Los pediatras proponen vacunar a todos los niños para controlar las epidemias de gripe

Europa Press REDACCIÓN

ASTURIAS

El presidente de la Asociación Española de Pediatría (AEP), Serafín Málaga, junto a el coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la AEP, David Moreno, y el secretario del Comité, Francisco Álvarez..El presidente de la Asociación Española de Pediatría (AEP), Serafín Málaga, junto a el coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la AEP, David Moreno, y el secretario del Comité, Francisco Álvarez.
El presidente de la Asociación Española de Pediatría (AEP), Serafín Málaga, junto a el coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la AEP, David Moreno, y el secretario del Comité, Francisco Álvarez.

La asociación nacional de profesionales exige invertir más en prevención, como ya hace Reino Unido. Reclama un calendario común para todas las regiones

03 feb 2017 . Actualizado a las 15:03 h.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) se ha mostrado este viernes favorable a vacunar, en un futuro próximo, a toda la población infantil contra la gripe, y no solo a los menores con enfermedades de base crónicas, como se viene haciendo, con el fin de disminuir su incidencia en el conjunto de la población. El presidente del colectivo, Serafín Málaga, ha comparecido en Oviedo con motivo de la VIII Jornada de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría que se celebra en el Auditorio Príncipe Felipe. Junto a Málaga, han asistido el coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la AEP, David Moreno, y el secretario del Comité, Francisco Álvarez.

Moreno ha sido el encargado de defender la pertinencia de vacunar a todos los niños para así reducir el número de infecciones, ya que, por lo general, son los menores los que transmiten la enfermedad a la población adulta. Se trataría de invertir más en vacunas, al igual que hacen en otros países europeos como Reino Unido, para rebajar la incidencia de la gripe y reducir la gravedad de los episodios víricos en caso de contagio. A juicio de Moreno, una vacuna generalizada rebajaría la influencia en los niños y, en consecuencia, redundaría en un «beneficio para todos».

En el otro lado de la balanza, ha reconocido que se trata de una medida «complicada» porque implicaría destinar «muchos recursos» sanitarios y económicos para ello. Sin embargo, ha asegurado que invertir más en vacunas supone a largo plazo un ahorro en el gasto sanitario, al haber menos personas enfermas.