Redada masiva a los inmuebles ilegales en Asturias

El Catastro aflora más de 27.500 construcciones ocultas en la región en tres años. En 2017 investigará propiedades en otros 24 concejos

Vista aérea
Vista aérea

Redacción

La campaña iniciada por la Dirección General del Catastro hace tres años para detectar construcciones ilegales en Asturias continúa dando sus frutos. Desde 2013 y hasta mediados del año pasado, la redada masiva impulsada desde Hacienda ha permitido aflorar más de 27.000 inmuebles ocultos. Y en los próximos meses se detectarán muchos más, ya que ahora han puesto el foco en otros 24 concejos, que serán investigados a lo largo de este año.

Los propietarios de estos inmuebles tendrán ahora que tributar ante los ayuntamientos correspondientes, que les podrán exigir pagos por no regularizar antes la situación. El Catastro ha regularizado exactamente 27.632 inmuebles -entre urbanos y rústicos- en 44 municipios en Asturias desde el comienzo del plan. El fraude más habitual es el que se engloba en el apartado de reformas y cambios de uso (34%), seguido de ampliaciones y rehabilitaciones (33%), nuevas construcciones (29%) y piscinas (3%).

Los datos facilitados por el ministerio también indican que la regularización supondrá una subida del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en los municipios donde se aplicó el plan. El incremento medio del recibo del padrón del IBI en Asturias es de un 8,49% en los municipios terminados, aunque la subida del impuesto no se debe exclusivamente a esta campaña de regularización, sino también a que, a petición de los ayuntamientos, se han hecho revisiones catastrales debido a que en muchos casos se trataba de valores desactualizados. En algunos municipios no se habían modificado desde hacía décadas.

Para llevar a cabo las inspecciones, el Catastro ha trabajado fundamentalmente con técnicos sobre el terreno y con los datos facilitados por el Plan Ortofotográfico Nacional del Ministerio de Fomento. Aunque reconocen que también han utilizado drones, fuentes de Hacienda afirman que su uso ha sido «residual». 

El procedimiento

Para hacer su tarea, el Catastro cuenta con un cuerpo de más de 2.300 trabajadores. Inician el trabajo de campo con fotos aéreas (de drones o de satélite) y supervisiones sobre el terreno. Luego, confrontan la información con la documentación de los ayuntamientos y al detectar el fraude se envía la carta al contribuyente alertándole del inicio del proceso.

Antes de llegar a pagar, se puede alegar. Por ejemplo, porque la infracción sea por una pérgola o una piscina hinchable. Hacienda sostiene que muy pocos casos han terminado en una reclamación formal. Hay que hacerlo 15 días después de recibir la comunicación con el fraude o infracción detectada. Se puede incluso llegar al Tribunal Económico Financiero. Las principales reclamaciones se producen, por ejemplo, por piscinas hinchables, pérgolas o barbacoas, inmuebles que, debido a las fotos realizadas por los drones, pueden dar lugar a equívoco.

Investigaciones en otros 24 concejos

La campaña de inspecciones finaliza este año, aunque antes de que concluya el plazo desde Hacienda investigarán otros 24 concejos de la región. Una resolución del Ministerio de Hacienda, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 20 de diciembre de 2016, refleja que el procedimiento se aplicará hasta el 30 de noviembre de 2017 en Allande, Aller, Bimenes, Boal, Cangas del Narcea, Carreño, Degaña, Gozón, Grado, Grandas de Salime, Ibias, Illano, Langreo, Mieres, Pesoz, Ponga, Quirós, San Martín de Oscos, San Tirso de Abres, Sobrescobio, Tineo, Vegadeo, Villanueva de Oscos y Villayón.

Comentarios

Redada masiva a los inmuebles ilegales en Asturias