El reino en el norte

La conjunción de las elecciones y los distintos procesos internos de los partidos ha situado a varios políticos asturianos en primera línea de la actualidad nacional


Redacción

No se puede negar que ha habido una sobredosis desmedida de metáforas sobre la política española con la serie de Juego de Tronos. Demasiadas y no siempre bien enfocadas. Pero lo cierto es que el desarrollo de los dos procesos electorales celebrados el año pasado y la coincidencia de congresos internos celebrados por varios partidos políticos en el último mes han puesto de relieve al auge de todo un clan de nombres asturianos que ganan presencia en primera línea de la actualidad política. Es un fenómeno transversal que se desarrolla más allá de los colores políticos y que no tiene tampoco ningún nexo en común porque cada caso se explica por circunstancias particulares, pero ha sido una conjunción de episodios en un breve espacio de tiempo.

Javier Fernández

El presidente asturiano cobró un protagonismo innegable en el ámbito nacional cuando recibió el encargo de dirigir la gestora del partido socialista después de la crisis abierta tras la cascada de dimisiones en el comité federal y la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general. A la espera de que se celebre el congreso ya anunciado para el próximo mes de junio, Fernández se convirtió en la cara visible del PSOE, el encargado de conducir la reorganización interna y también de dialogar en nombre del partido con el presidente del Gobierno. El presidente asturiano llegó a esta semana con la buena noticia de encontrarse entre los líderes nacionales mejor valorados por la encuesta del CIS; la letra pequeña es que aún se halla entre los dirigentes menos conocidos y también que muchas de las buenas notas que recibe proceden de votantes del espectro conservador; aunque es cierto que aprueba (con un 5,11) entre los que reconocen haber apoyado al PSOE en los últimos comicios. Javier Fernández ha compaginado a lo largo de estos meses su labor como dirigente de la gestora y la presidencia del Principado y lo ha hecho sin dejar de señalar en todo momento que se trata de una situación interina y que no aspira a dar el salto estatal sino a permanecer en el ámbito autonómico.   

Ignacio Prendes

El abogado, excandidato en Asturias de UPyD y luego de Ciudadanos, logró con los naranjas un escaño en el Congreso de los Diputados en las elecciones de diciembre que luego revalidó en el adelanto de junio. Constituidas las cortes y en virtud de un acuerdo con el PP para el reparto de la mesa, Prendes fue elegido vicepresidente primero del Congreso y se llegó a especular con que hubiera podido ser elegido presidente si el pacto entre Ciudadanos y PP hubiera estado más atado. El pasado mes de enero, dentro de la reorganización orgánica del partido naranja, el asturiano ha pasado a formar parte de la Ejecutiva de Albert Rivera, en la cúpula del partido y estará a cargo del área de Justicia.

Sofía Castañón

La poeta asturiana fue cabeza de lista de la candidatura de Podemos en diciembre y de Unidos Podemos en junio. Lo hizo después de un proceso interno en el que participó de la lista plancha afín a Pablo Iglesias con la que después se confeccionaron las candidaturas autonómicas. De cara al congreso de Vistalegre II, Castañón se ha sumado de nuevo a la lista de «Podemos para todas» que cuenta con el respaldo del secretario general. La asturiana ha participado muy activamente en la elaboración de las propuestas feministas de esta lista y que además ha celebrado actos conjuntos --en esta materia-- con la lista de «Podemos en movimiento», ligada a los anticapitalistas. Finalmente, la lista de Iglesias obtuvo mayoría y Castañón logró un puesto entre los miembros del Consejo Ciudadano, cargo que compaginará junto al de diputada por Asturias en el Congreso de los Diputados. En la cúpula de Podemos estarán junto a ella otros tres asturianos: Estefanía Torres, Tania González y Daniel Ripa. No han sido elegidos y, por la tanto, salen de la dirección del partido morado, los también asturianos Segundo González y Laura Casielles.

Gaspar Llamazares

Llamazares ya fue coordinador general de IU en legislaturas pasadas, hoy es portavoz parlamentario de la coalición en el parlamento asturiano y su ambición política se circunscribe a estas fronteras. Pero lo cierto es como coportavoz de Izquierda Abierta (un partido integrado en IU) y también dadas las ciclotímicas relaciones entre los morados y la coalición en la Junta General, ha terminado por convertirse en el rostro de la oposición interna al actual coordinador general, Alberto Garzón. Llamazares ha sido muy crítico con la estrategia mantenida por Garzón para buscar una confluencia con Podemos en la que el asturiano ve en realidad «una disolución acelerada»; en el programa «Vidas públicas, vidas privadas» de TPA, destacó además que Izquierda Abierta podría aspirar a recoger el voto de un elector que se ha refugiado en la abstención desencantado por las propuestas tanto de Unidos Podemos como del partido socialista.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

El reino en el norte