El futuro de los barcos sin piloto pasa por Asturias

Una asociación internacional anuncia la creación de un circuito experimental en la costa de la región para este tipo de embarcaciones marítimas


Redacción

En la última década el panorama tecnológico se vio sorprendido por un tipo de vehículos no tripulados, principalmente destinados al uso militar, que deslumbraron al mundo: los drones. Este tipo de ingenios fueron utilizados en primera instancia por el ejército norteamericano en Oriente Medio para llevar a buen término distintas misiones -sobre todo del área de información e inteligencia- sin poner peligro vidas humanas. Como toda tecnología, ésta también terminó llegando al mundo civil, convirtiéndose en una suerte de aeromodelismo de nueva generación. El éxito de estas máquinas ya apunta ahora algo mucho más grande, los vehículos sin piloto para transporte de personas o mercancías. Con ese objetivo final a largo plazo, la delegación española de la Asociación Internacional para Sistemas de Vehículos no Tripulados (AUVSI-España) ha anunciado la creación de cuatro circuitos experimentales en nuestro país en el congreso Diálogo 2017 sobre la Nueva Era del Transporte (NERTRA), de los cuales uno de ellos estará en Asturias. En concreto será el destinado a las pruebas y recogida de datos sobre el funcionamiento de las embarcaciones sin piloto o timonel y será ubicado próximamente en un lugar de la costa del Principado.

«En la costa habrá un gran repunte del transporte y como tenemos a Asturias al lado -AUVSI-España tiene sede en León- nos parece el entorno idódeo», manifiesta Antonio Yuste, portavoz de AUVSI-España, que avanza que a «la marina mercante se le hacen los ojos chiribitas» con la iniciativa. Al circuito marítimo asturiano se le unirán otros tres, situados en Castilla y León que serán destinados al testeo de vehículos de tierra en las modalidades urbana, mixta, y de largo recorrido.

La iniciativa todavía se perfila a largo plazo. «La inmediatez no existe en un proyecto técnico. Nosotros no disponemos de embarcaciones, pero hay empresas muy interesadas en explotar el circuito, que es lo que ponemos nosotros», detalla Yuste. También apunta que las instalaciones estarán abiertas «a todo el mundo», al tratarse de un «espacio experimental». Respecto a fechas, es pronto para dar una. En este momento se encuentran en diálogos con la Administración. «Ya sabes como funciona la burocracia», señala el miembro de AUVSI, añadiendo que también están elaborando una memoria que estará lista, aproximadamente, dentro de un año. «Cuando la tengamos preparada será el momento de empezar con los trámites importantes», puntualiza.

En este momento del proyecto AUVSI únicamente puede avanzar que su circuito marítimo estará en Asturias, pero se encuentra en proceso de descubrir cuál puede ser el lugar más apropiado para la instalación experimental. «Ahora mismo tenemos opiniones para todos los gustos. Hay quienes abogan por el occidente, otros por la zona oriental. Tenemos que estudiar bien cuáles son las características de cada zona costera antes de tomar una decisión definitiva. No te puedo decir ahora mismo un lugar concreto», detalle el portavoz. AUVSI se encuentra ya con la vista puesta en el congreso del año que viene, que será cuando el proyecto esté más próximo y hayan preparado la citada memoria.  «Para este congreso -señala- hemos puesto toda la carne en el asador por los coches y drones, para la próxima edición haremos lo propio con las embarcaciones».

En el futuro el transporte será autónomo

Las investigaciones de AUVSI sobre los vehículos autónomos se atreven incluso a establecer un plazo de aproximadamente 20 años para afirmar que en torno al año 2035 serán los vehículos más extendidos. A día de hoy muchos de ellos son capaces de efectuar viajes en la modalidad de piloto automático, como es el caso de los aviones, pero el objetivo es que sean totalmente autónomos. «Todos los vehículos del futuro, tanto barcos, aviones, trenes, etc. serán tan inteligentes como para ir en piloto automático desde el inicio al final de la marcha, desde el despegue al aterrizaje», sentencia Yuste, añadiendo que los medios de transporte del mañana tendrán que reunir ciertas características imprescindibles. Deberán ser electropropulsados y conectados entre sí. «Es decir, tienen que comunicarse para gestionar la red de navegación totalmente autónoma», explica. ¿Traducción? Una comunicación que les permita coordinarse, sin intervención humana, para que el tráfico sea fluido y sin siniestros.

Al respecto de los viajes de corta, media y larga distancia cree que existe un «agujero» en las dos primeras, a las que suma otra: las micro distancias. «No hay que fabricar vehículos, sino movilidad. Dos tercios del parque móvil tienen que estar parados, si saliesen todos a la vez sería un caos, tanto por contaminación como por siniestralidad», reiterando que el futuro es «el transporte público con vehículos autónomos». «Una ciudad como Oviedo tendrá perfectamente 200 líneas de transporte público y a nadie se le ocurrirá utilizar un coche propio para distancias tan cortas», detalla.

En cuanto a los viajes por aire, opina que hay «mucho espacio desaprovechado». Por ello, prevé que se delimitarán «autopistas» destinadas a diferentes naves y usos. «Desde los 10.000 metros de altura a los que vuela un avión comercial, hasta los varios cientos de metros que puede alcanzar el un dron, hay todo un espectro para ocupar», desarrolla. Aunque, a diferencia de la Marina, los ingenios no tripulados o sin piloto no hacen demasiada gracia al Ejército del Aire. «La verdad es que no quieren oír hablar de ellos y tienen toda una colección de chistes para dejarlos mal», concluye entre risas el portavoz de AUVSI.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

El futuro de los barcos sin piloto pasa por Asturias