Mercedes Fernández agita el fantasma de las escisiones para sumar apoyos

La presidenta del PP asturiano señala que el congreso regional debe ser para unir al partido de cara a los próximos comicios autonómicos


Redacción

La presidenta del PP de Asturias, que optará a ser reelegida en el congreso regional del partido el próximo 18 de marzo, destacó que frente a las candidaturas alternativas --se han anunciado por el momento la de la dirigente de Avilés, Carmen Maniega y la del vicesecretario de Relaciones Institucionales, Pablo Pichel-- la suya presenta la ventaja de ser la portavoz parlamentaria en la Junta General además de contar con el aval, en su opinión, del trabajo realizado para reconstituir una formación «llena de desánimo». Fernández destacó que el hecho de que compagine la presidencia del partido con la portavocía en el parlamento es «una opción razonable» porque en el PP «las bicefalias nunca han funcionado» y tener distintas voces «siempre fue un semillero de conflictos y dudas interpretativas». 

«Yo me encontré un partido con dificultades, en el que había sucedido una escisión, un partido lleno de desánimo y hoy puedo decir con satisfacción que es un partido distinto y con ilusiones renovadas», señaló la presidenta popular quien destaccó que el congreso regional debe servir de plataforma de discusión de ideas para optar a ganar las próximas elecciones autonómicas del mismo modo en el que en el último congreso nacional del PP el liderazgo de Rajoy «salió fortalecido». En este sentido insistió en una serie de mensaje en torno a la idea de que la variedad en la presentación de candidaturas no puede ser sinónimo de «desunión, de desánimo o de ruido» porque eso sería una «gran satisfacción para la izquierda y yo quiero que la izquierda pase a la oposición».

Mercedes Fernández indicó que era una candidata trabajadora, «yo lo que sé hacer es trabajar 12 horas al día» que «me recorro Asturias de oriente a occidente pasando por el centro y teniendo reuniones hasta altas horas». La presidenta popular consiguió fraguar una alianza estable con Foro en los dos últimos comicios generales, una coalición que le permitió alzarse como la fuerza más votada en Asturias tanto en las elecciones de diciembre como en junio.

Así, recalcó que esos problemas pasados --el PP asturiano sufrió dos escisiones importante en los últimos 20 años, una la URAS con Sergio Marqués y otra protagonizada por Francisco Álvarez-Cascos con la fundación de Foro Asturias-- «los tenemos que analizar, hubo demasiadas discusiones, no pocas disputas y algunas escisiones». Señaló que los socialistas se encuentran en «un momento bajísimo en intención de voto y en discurso» y añadió que «la experiencia política nos dice a todos que un partido, unido, fortalecido y con ideas, con arranque y coraje, es ganador». 

Aunque de cara al congreso regional se hayan anunciado, por el momento, hasta tres candidaturas, y que el reglamento incluye el sistema de elección de doble vuelta (una votación directa de los afiliados y una segunda sólo de compromisarios) acordada en el cónclave nacional; lo cierto es que la de Mercedes Fernández cuenta con más apoyos en la mayoría de agrupaciones lo que le podría permitir llegar a la elección final como única candidata. Sería así en el caso de que en la primera ronda lograra más del 50% de los votos, superara al resto de contendientes en más del 15% de apoyos y fuera la más votado en la mitad de las circunscripciones; en este caso una sola al ser Asturias una comunidad uniprovincial.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Mercedes Fernández agita el fantasma de las escisiones para sumar apoyos