Los transportistas culpan al alcalde de Villablino del ataque a un camión asturiano con cócteles molotov

El presidente de la asociación de empleados del sector amenaza con paralizar el suministro de carbón a las térmicas de la zona

Camión de carbón volcado en una carretera
Camión de carbón volcado en una carretera

Redacción

Crece la tensión entre los transportistas y los vecinos y mineros de Villablino. El conflicto, que ya viene de largo -el año pasado hicieron bascular la carga a varios camiones e incluso agredieron a los conductores, apalizándoles- se ha avivado en las últimas horas debido a un nuevo suceso. El presidente de la Unión Independiente de Transportistas Autónomos (UITA), José Fernández, denuncia el ataque a un transportista con dos cócteles molotov cuando realizaba un servicio de transporte de carbón procedente de El Musel hacia la térmica de Anllares, en la localidad de Villablino, en León. Ante este incidente, la reacción de la asociación es tajante en caso de que no se tomen medidas por parte de las autoridades. «No vamos a suministrar más carbón a las térmicas de la zona, lo paralizaremos todo y ya está», advierte el presidente de la asociación. «Cuando se queden sin carbón para funcionar ya veremos lo que pasa. Igualmente no nos vamos a poner a su nivel con acciones como las que ejecutan», concreta.

A su juicio, «el culpable indirecto» del repunte de las agresiones en Villablino es el alcalde de la localidad leonesa. «Es el que está incitando los altercados con ese escrito que mandó a la Subdelegación de Gobierno, diciendo que no era seguro que los camiones de carbón circulasen por allí», explica Fernández. Según enfatiza el dirigente de UITA, «lamentan» que el político haya emitido este documento en el que solicita se que restrinja la circulación de camiones de transporte de carbón por Villablino y que se deriven a otras rutas. «A nuestro entender lo que hace es apagar fuego con gasolina», relata Fernández, agregando que el alcalde afirma en su misiva que son los transportistas «los que provocan». Por otro lado, añade que la desviación de camiones conlleva un incremento de costes que los transportistas tienen que soportar sin que haya compensación económica. En su opinión, ir por otro lado «no soluciona nada».

Para tratar de solventar el conflicto la agrupación va a comenzar a moverse. En primer lugar, enviarán a la Subdelegación de León un escrito pidiendo «todo lo contrario que pide el alcalde», es decir, que se garantice la circulación de los transportistas. En función de la respuesta, «tomarán medidas» como puede ser la paralización de suministro de cabrón. «Nosotros no queremos entrar en ninguna guerra con los mineros, pero si no hay garantías para nuestros camiones y trabajadores no nos quedaremos con los brazos cruzados», sentencia.

No están en desacuerdo con que los mineros defiendan sus trabajos

José Fernández también ha hecho hincapié en que los transportistas «no están en desacuerdo con que los mineros leoneses defiendan sus puestos de trabajo». «Queremos que la opinión pública lo sepa pero, por supuesto, no son formas de hacerlo atacando a los transportistas, que también son trabajadores y tienen que defender su núcleo familiar. No es de recibo, la situación que pasan no les legitima para hacer eso», concreta el portavoz de los transportistas. Además, la mayoría de ellos son autónomos, lo que implica que si sus vehículos sufren daños tienen que soportar el coste de la reparación.

Fernández apostilla que ellos «no son los responsables» del cierre de la minería. «A quien deben dirigir sus protestas es a quienes han firmado el finiquito de la minería, que fueron el Gobierno de Felipe González junto con los sindicatos mayoritarios», explica. Cree que son «los que deberían dar la cara» sobre el tema. También considera que los mineros deberían buscar explicaciones de los motivos por los que en España batió el récord de importación de carbones mientras que, en Asturias y León, se cierran las minas. «¿Acaso el carbón de importación es menos contaminante?», se pregunta. «Es aquí donde debemos reflexionar y no en atacar a transportistas indefensos por hacer servicios para lo que están autorizados», concluye el presidente de UITA.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Los transportistas culpan al alcalde de Villablino del ataque a un camión asturiano con cócteles molotov