«Sólo concibo los debates con rivales políticos»

Mercedes Fernández rechaza celebrar un cara a cara abierto a la militancia con su rival a presidir el PP de Asturias, Carmen Maniega

 La presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández
La presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández

Oviedo

La presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, ha rechazado la propuesta de la también precandidata a liderar esta formación, Carmen Maniega, de celebrar un debate abierto a la militancia de cara al próximo congreso en el que poder contrastar los diferentes modelos de partido. «Sólo concibo los debates con rivales políticos», ha señalado Fernández a los periodistas antes de asistir en Navia a una reunión con las Juntas Locales del PP del Noroccidente y ha abogado por que el Congreso del próximo día 18 sirva para demostrar que la formación «está preparada para gobernar tras treinta años de socialismo».

Además, ha insistido en que la asamblea de los populares tiene que convertirse «en una lanzadera sólida para conseguir un horizonte que tiene que ser ganar las elecciones municipales y autonómicas». «Treinta años de socialismo son demasiados y eso se evidencia en el agotamiento del Gobierno», ha apuntado la dirigente popular que, ha subrayado el «buen momento electoral» que atraviesa su partido después que en las últimas generales superara por algo más de 60.000 votos al PSOE y obtuviera el 35 por ciento de los sufragios.

Fernández ha apuntado que los populares han llegado a esta situación tras pasar «años de grandes dificultades y tremendos obstáculos» y ha incidido en que a su llegada a la presidencia del PP, el partido estaba sumido «en un estado de desánimo generalizado» por la reciente escisión protagonizada por Foro. «Teníamos muchas cosas que hacer y mucha tarea por delante para reestructurar un partido sólido y con ganas de gobernar Asturias», ha apuntado la líder del PP que ha contrapuesto las «ideas nuevas» de su partido con un gobierno cuyos consejeros «no tienen respuestas ni ánimos ni ideas».

A su juicio, el Ejecutivo regional se encuentra «instalado en la pasividad» y se limita a fiar todo al «fatalismo» de su presidente, Javier Fernández, y a la idea de que «sólo es posible hacer lo que está haciendo» pese a que, a su juicio, «es posible hacer otras políticas y dinamizar Asturias». 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«Sólo concibo los debates con rivales políticos»