El PP abre la puerta a negociar un pacto de infraestructuras si lo dirige Javier Fernández

IU también reclama que el presidente asuma en persona la iniciativa. Foro advierte a los populares sobre incumplimientos en el acuerdo de coalición


Redacción

El frente común en defensa de las infraestructuras asturianas de cara a la negociación de los presupuestos estatales se encuentra paralizado, al menos en su dimensión política. El Ejecutivo asturiano ha emplazado a los grupos a sumarse a esta iniciativa --que en la actualidad sólo cuenta con el respaldo de PSOE e IU-- esgrimiendo el apoyo al documento base de más de una decena de colectivos de «la sociedad civil», en palabras del consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, y entre los que se encuentran la patronal y los sindicatos mayoritarios. Pero siempre ha contado con el rechazo explícito de Foro y PP, con varios reparos por parte de Podemos y Ciudadanos abandonó los encuentros después de denunciar que no se recogía ninguna de sus propuestas.

Pese a todo, y aunque el PP no participó en ninguna de las reuniones celebradas en semanas anteriores, la presidenta de los populares en Asturias, Mercedes Fernández, dejó abierta este lunes la posibilidad de sumarse al diálogo siempre que sea encabezado por el el propio presidente de Asturias, Javier Fernández, y no por la consejera de Infraestructuras que «no nos merece confianza». Mercedes Fernández indicó que si el presidente del Principado «nos llamase a los portavoces sería algo distinto» que permitiría «trabajar todos juntos». La presidenta popular afirmó que su grupo había dado muestras en el pasado de su capacidad para lograr acuerdos de «consenso» en particular respecto a la aprobación de presupuestos autonómicos, si bien destacó que no se puede obviar que pertenecen al mismo partido «que gobierna España» y que no es partidaria de formar frentes porque es «algo antiguo como de los años 80». En este sentido reclamó al presidente que «tome el liderazgo» para un acuerdo de grupos pero sin tener en cuenta «a la plataforma» por ser «un disparate».

También Gaspar Llamazares, el portavoz de IU, había reclamado tras el encuentro de la Junta de portavoces que el presidente asturiano «se ponga al frente» del diálogo porque «nos parece un asunto de suficiente importancia» poder llegar a una acuerdo en infraestructuras «con un programa básico que debe de tener reflejo en los presupuestos». Para Llamazares esta iniciativa es «una demanda de país» que debe contar con el respaldo de las fuerzas políticas a las que no se puede ofrecer un «plato precocinado».

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Nicanor García, señaló que los naranjas «somos una fuerza dialogante» pero que no volverían a la negociación si no se incorporaban todos los grupos con representación parlamentaria y reclamó que la negociación se establezca «en condiciones de igualdad» porque hasta ahora «no se ha recogido ninguna de nuestras aportaciones». Asuntos todos ellos más relevantes, a su jucio, que el hecho de que sea el presidente quien encabece las reuniones.

Para el portavoz de Podemos, Emilio León, resulta imprescindible en todo caso, unir a la demanda de las infraestructuras «una auditoria económica y social» porque se incluyen proyectos que «se iniciaron en la época de la burbuja inmobiliaria» y otros que «aún no se han iniciado» pero que podrían estar lastrados, en su opinión, por caso de corrupción y tramas como la del «cartel de hormigón». Así, León añadió que «no es tanto el interlocutor como perseguir el despilfarro».

La portavoz de Foro, Cristina Coto, descartó en todo caso que su grupo pudiera sumarse a estos encuentros porque «Javier Fernández es el gran claudicador ante el estado en el tema de las infraestructuras» y añadió respecto a la carta de la consejera de Infraestructuras dirigida a los grupos para que reconsideraran su participación que «no tenemos nada que reconsiderar» respecto a un plan que, además, tildó de «poco ambicioso».

Coto señaló pese a todo sus suspicacias respecto a la actuación del Ejecutivo Central y sus iniciativas para el desarrollo del AVE hacia Asturias. Así indicó que las propuestas del Ministerio de Fomento sobre el tramo León-La Robla «no son de alta velocidad, es un parche y dejaría a Asturias fuera de la red europea». Coto recordó que Foro había firmado un acuerdo con el PP --con el que concurrió en coalición a las elecciones generales-- respecto a este punto si bien descartó, por el momento, que pudiera romperse el pacto porque «no quiero creer» que no vaya a cumplirse.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El PP abre la puerta a negociar un pacto de infraestructuras si lo dirige Javier Fernández