El PSOE reclama un debate sin «mentiras» sobre sucesiones

Hacienda remite al PP el primer borrador de la reforma para elevar la exención a las herencias de 300.000 euros que debe aprobarse en abril

Manifestación contra el impuesto de sucesiones ante la Junta General
Manifestación contra el impuesto de sucesiones ante la Junta General

Redacción

En los presupuestos de Asturias de 2017 se aprobó un aumento de la exención para las herencias (de familiares directos) de 150.000 a 2000.000 euros; pero el acuerdo para que las cuentas fueran respaldadas por la cámara fue posible gracias a un pacto paralelo entre PP y PSOE por el que esa exención se incrementará a los 300.000 el año próximo. Se trata de una reforma que llegará a la Junta General el próximo mes de abril y cuyos primeros detalles ya han sido remitidos por la Consejería de Hacienda al PP según informó su presidenta Mercedes Fernández. En todo caso, los grupos valoraron este lunes al término de la reunión de la Junta de Portavoces la necesidad de que este debate se aborde de forma urgente y, en el caso del PSOE, destacando la necesidad de que se haga «sin mentiras».

El portavoz del grupo parlamentario socialista, Fernando Lastra, señaló que el aumento de la exención a 300.000 euros respondía a una «aproximación» durante las negociaciones hasta alcanzar una cifra «mínima razonable». En todo caso, destacó que «lo que resulta molesto es la mentira y la cantidad de informaciones falsas que se mueven alrededor de este asunto». Así, Lastra aludió, sin citarla, al caso de Clavelina García que ha abanderado varias de las protestas de la plataforma contra el impuesto de sucesiones en Asturias, destacando las desigualdades sobre el pago de este tributo en las distintas comunidades autónomas pero que, en su caso, al haber recibido una herencia de un hermano fallecido en el extranjero se abonó al ente estatal, que es igual en el conjunto del territorio nacional. «Se ha dado una notoriedad importante a una persona cuando realmente no tenía ningún efecto sobre la norma asturiana, hubiera pagado lo mismo en cualquier sitio de España», señaló el portavoz socialista quien añadió que «nadie sabe exactamente a qué se refería, si pagaba por dinero, si pagaba por una casina... todo es falso y conviene que en esta discusión seamos suficientemente serios y rigurosos para que los ciudadanos sepan exactamente de qué estamos hablando». 

En este sentido señaló que estos impuestos deben ser «justos y ecuánimes» pero son los que sirven para financiar los servicios públicos e insistió en que no se deben «decir mentiras». Desde IU, su portavoz Gaspar Llamazares avanzó que su grupo se opone a esta reforma que, en parte, responde a «la presión por parte de un colectivo» y también apuntó que «nadie se pregunta con qué se va a sustituir esa financiación, si será con impuestos indirectos o si afectará al salario social o al gasto sanitario, hay que explicar de dónde se van a reducir los gastos». Llamazares explicó que las reformas para ampliar las exenciones  han despertado la preocupación de su formación porque «se está rebajando sin más cuando se trata de mejorar y armonizar» este tipo de tributos que son «vitales para la financiación autonómica».

Por su parte, la presidenta del PP asturiano, Mercedes Fernández explicó que su grupo había recibido el pasado viernes el documento con el borrador de reforma planteado por al Consejería de Hacienda y añadió que será objeto de debate en el seno de su grupo «para que entre en vigor lo antes posible» y con la intención de que incluya también una reforma del impuesto de donaciones «a la baja».

A juicio de la dirigente popular se trata de que «paguemos lo adecuado y no por encima de la media nacional» y cargó también contra el céntimo sanitario, que grava los hidrocarburos, porque «lo único que hace es perjudicar al sector del transporte en Asturias, les causa sobrecostes y son muchos los transportistas que van a repostar a comunidades limítrofes». La presidenta del PP indicó que el modelo fiscal de Asturias «obliga a la gente a irse» de la comunidad.

Desde Podemos, su portavoz Emilio León señaló que la presidenta del PP asturiano «quiere importar el modelo fiscal madrileño a un territorio como Asturias que no tiene nada que ver» y afirmó que ese modelo «no lleva a la Edad Media, sin derechos laborales y tributos a la gleba». Durante las negociaciones presupuestarias, la propuesta de Podemos sobre sucesiones coincidía con elevar la exención a las herencias directas hasta los 200.000 euros. Para León, se trata de que el tributo no afecte a «los patrimonios fruto del trabajo» y sí «a las fortunas de la burbuja inmobiliaria».

La portavoz de Foro, Cristina Coto calificó pese a todo de «parche» el acuerdo entre PP y PSOE para elevar la exención ya que su grupo apuesta por supresión total del tributo.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

El PSOE reclama un debate sin «mentiras» sobre sucesiones