El PSOE rechaza de plano la maternidad subrogada

La filósofa asturiana Amelia Valcárcel, una de las coordinadoras de la  ponencia, carga contra los vientres de alquiler. «No forman parte de la tradición socialista», sostiene

Amelia Valcárcel
Amelia Valcárcel

Redacción

La ponencia política del PSOE elaborada por la filósofa asturiana Amelia Valcárcel mostrará su rechazo a la gestación subrogada. Valcárcel, una de las coordinadoras de la ponencia política que el PSOE está diseñando para su 39 Congreso, compara ese tipo de maternidad con «las prácticas comerciales abusivas que obtienen de la debilidad del otro un sí forzado por la necesidad». Esa será la postura que plantee el PSOE, aunque estará abierta a enmiendas.

«Hay que llamarle vientres de alquiler. Eufemismos, nada», ha reclamado Amelia Valcárcel. «Todo lo que sea comercializar el cuerpo de las mujeres mediante trata, prostitución o vientres de alquiler no puede formar parte de las ideas que nos remiten a la tradición socialista», ha afirmado en la Cadena Ser. La filósofa tiene claro que no deben «en modo alguno» apoyarla.

Valcárcel ha valorado que en seno del PSOE, hay sectores defensores de la maternidad subrogada pero asegura que «nadie va a callar a nadie». «Serán perfectamente libres para plantear enmiendas y ver a cuántas personas logran convencer, aunque tendrán que cargarse de razones».

Eutanasia

Otro de los temas que abordará la ponencia será la eutanasia. «La sociedad española está preparada para afrontar ese tema», asegura. Valcárcel considera que «hasta en el espectro más conservador», hay un cierto consenso en eliminar el encarnizamiento terapéutico, es decir, cuando se prolonga innecesaria y dolorosamente la vida de alguien y no existe ninguna esperanza de recuperar la salud.

La filósofa asturiana sostiene que el debate debe ser amplio y riguroso para conseguir una legislación. «Sabemos que es una cuestión difícil que exige un acuerdo parlamentario amplio». Por ello defiende que el Grupo Parlamentario Socialista se abstuviera en la votación sobre la eutanasia que llevó Unidos Podemos al Congreso el pasado martes. «No hay por qué apoyar una iniciativa que no ha sido hablada ni abierta. Hay que hacerlo más seriamente», afirma Valcárcel. La profesora asturiana considera que, una práctica que «toca el sentido moral de la gente del modo más profundo», no se puede pretender arreglarla «aisladamente y en una iniciativa fulgurante».

Comentarios

El PSOE rechaza de plano la maternidad subrogada