Estos son los seis timos más frecuentes de las eléctricas

La voz OVIEDO

ASTURIAS

Las compañías han recibido sanciones por fraudes que van desde la usurpación de personalidad al engaño para contratar facturaciones más caras

31 mar 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

La Unión de Consumidores de Asturias (UCE) ha denunciado que las sanciones impuestas en las últimas semanas a las principales cuatro centrales de referencia ponen de relieve las «estafas» de las compañías eléctricas. Estas condenas están relacionadas con la realización de nuevos contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales necesarios.

Una de las tácticas utilizadas para actuar de manera fraudulenta es la suplantación de la identidad. Endesa fue condenada con una multa de 100.000 euros tras demostrarse que había captado clientes de manera irregular, reproduciendo contratos de luz, agua y gas a una sevillana que, en su momento, solo tenía acordado el suministro de luz. La empresa aseguró que todo había sido firmado por el marido de la demandante, una mujer soltera, y que además nunca antes había estado casada. Según interpreta la UCE, algún empleado de la compañía se había hecho pasar por el supuesto esposo. En la misma línea, determinados trabajadores de Iberdrola firmaron acuerdos de gas, electricidad e incluso seguros de luz eléctrica y electrodomésticos usurpando la identidad de una mujer. Iberdrola, alegó entonces que había creído contar con la firma auténtica de la clienta, aunque más tarde la compañía adujo que algunos agentes comerciales habían simulado la contratación.

Los contadores son otro medio para la estafa. En uno de los casos en los que se utilizó esta técnica, una clienta de Zaragoza recibió la visita de un supuesto trabajador de Fenosa, con quien tenía contratada la luz y el gas, para revisar los aparatos. La mujer facilitó su factura y DNI al controlador. A partir de esa fecha dejó de recoger recibos de la compañía. Extrañada, cuando llamó para informarse, le indicaron que ahora formaba parte de Endesa. La eléctrica alegó que creía que quien había realizado el traspaso era la titular real del contrato.