Rechazada la petición del arzobispo de Oviedo de ser juzgado por El Vaticano

El juez afirma que competencia del «caso Lumen Dei» recae en la jurisdicción civil y no en la eclesiástica

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes
El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes

Oviedo

Un juez ha rechazado la petición formulada por el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, y el obispo de Cuenca, José María Yanguas, para que fuera un tribunal eclesiástico del Vaticano y no la jurisdicción civil española la que resolviera una demanda presentada por 268 misioneras de la Asociación Privada Lumen Dei.

En un auto, el titular del Juzgado de Primera Instancia número 77 de Madrid desestima las declinatorias presentadas por Sanz y Yanguas contra la demanda de las misioneras por vulneración del derecho fundamental de asociación.

Sanz y Yanguas consideran que en virtud del acuerdo entre el Estado y la Santa Sede este asunto no compete a la jurisdicción civil española, sino que a los tribunales de la Iglesia Católica, en concreto al Tribunal Eclesiástico de la Signatura Apostólica del Vaticano, al tratarse, según ellos, de una asociación eclesiástica sujeta al Derecho Canónico y no privada como defienden ellas.

Pero el magistrado afirma que una demanda de protección del derecho fundamental de asociación, recogido en la Carta Magna, interpuesta por un ciudadano español contra una asociación inscrita y domiciliada en España, por hechos acaecidos en nuestro país es competencia de la jurisdicción civil española.

«No es posible estimar una declinatoria de jurisdicción para privar del conocimiento de un asunto a la jurisdicción civil y atribuírsela la jurisdicción eclesiástica porque esta no es una jurisdicción estatal reconocida en nuestra Constitución», precisa.

Las misioneras defienden que Lumen Dei se divide en tres organizaciones independientes aunque las tres utilicen las palabras «Lumen Dei».

Se trata de la Asociación Privada Lumen Dei, aprobada en Valencia en 1975 y que es la que dispone de todo el patrimonio, la Asociación Unión Sacerdotal Lumen Dei erigida en Cuenca en 1986, y la Unión Lumen Dei constituida en Cuenca en 1986 y que es la que depende del Vaticano.

Y añaden que la Santa Sede nombró Comisario Pontificio de la Unión Lumen Dei a Sanz, aunque este «maniobró» con la ayuda del obispo de Cuenca para proclamarse también el líder de la asociación, si bien Sanz defiende que las tres asociaciones son una misma y única Lumen Dei según el Código de Derecho Canónico.

Las misioneras recuerdan que Sanz no ha sido votado ni elegido por los asociados, como así establece el estatuto general de la institución, por lo que no puede destituir a los cargos que sí fueron elegidos previamente ni gestionar un patrimonio sobre el que no tiene potestad alguna.

Desde entonces, Sanz ha vendido los principales bienes de la asociación por 12,7 millones de euros, lo que ha ocasionado daños morales y económicos a los asociados, que no han recibido ninguna cantidad, según recoge la demanda.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Rechazada la petición del arzobispo de Oviedo de ser juzgado por El Vaticano