El colectivo entrega su manifiesto tránsfobo entre fuertes medidas de seguridad

El portavoz de Hazte Oír asegura que el autobús círculará por Oviedo y afirma que rechazan todo tipo de violencia

El portavoz de Hazte Oír Miguel Vidal en el registro del ayuntamiento de Oviedo
El portavoz de Hazte Oír Miguel Vidal en el registro del ayuntamiento de Oviedo
Agencias
Redacción

El autobús de Hazte Oír apenas circuló por Oviedo. Recibido a pedradas en Lena, el vehículo trató de desviar las protestas que acompañaron su recorrido hasta poder llevar a los representantes del colectivo hasta el registro del ayuntamiento donde no presentaron un permiso para estacionar en la ciudad sino un resumen de su manifiesto. La entrega se hizo entre fuertes medidas de seguridad por las protestas que seguían a los miembros del grupo ultracatólico, ya que al mediodía se había celebrado una concentración en su contra en la plaza del ayuntamiento.

 

Para su llegada a Asturias, Hazte Oír estrenó un nuevo lema: «Dejad a los niños en paz». Según informa la agencia Europa Press, el portavoz de Hazte Oír Miguel Vidal acudió al mediodía al registro del Ayuntamiento de Oviedo, donde entregó el manifiesto con la intención de que sea conocido por el alcalde de la ciudad, el socialista Wenceslao López.

Vidal ha registrado el manifiesto entre fuertes medidas de seguridad, dado que efectivos policiales tuvieron que cortar la calle para impedir el acceso de unos manifestantes que increpaban a la asociación. De hecho, la llegada del autobús a Asturias ha sido accidenta desde el primer momento. Hazte Oír tenía prevista una parada en una gasolinera de Pola de Lena. Sus portavoces tenían intención de atender a los medios de comunicación allí, pero no pudieron hacerlo al ser increpados por más de veinte personas que les estaban esperando, entre ellas el secretario general de Podemos, Daniel Ripa.

Huyendo de la confrontación, decidieron seguir camino, pero fue entonces cuando el vehículo en el que viajaban fue apedreado y sufrió desperfectos materiales. Aunque en un principio desde la asociación informó de que el conductor del autobús había sido herido por una pedrada, su portavoz Miguel Vidal lo negó posteriormente en unas declaraciones que sí pudo hacer en Oviedo. «No ha habido heridos», señaló, aunque se refirió a lo ocurrido en Lena como «incidentes graves».

En cualquier caso, Vidal se ha mostrado sorprendido por el hostil recibimiento, sobre todo teniendo en cuenta el mensaje rotulado que tiene ahora el autobús («Dejad a los niños en paz»). «Nosotros rechazamos todo tipo de violencia, pedimos respeto para los niños y nos sorprende que haya gente que ante un mensaje así responda con violencia», ha lamentado. «El autobús recorrerá hoy Oviedo y seguirá hasta otras ciudades de España en defensa de los niños y la libertad de expresión», ha afirmado Vidal.

El manifiesto que han registrado en Oviedo pide a las instituciones públicas protección para los niños frente al «adoctrinamiento» que se propone desde cualquier ideología, incluida «la de género». Hazte Oír también solicita que se impida que la identidad de los menores «sea manipulada» por parte de quienes, bajo la cobertura de ideologías «aparentemente igualitarias», quieren «experimentar con su personalidad».

«Que los niños no sean hormonados ni sometidos a intervenciones quirúrgicas irreversibles para modificar su identidad sexual», es otra de sus peticiones. La organización reclama además que se respete la voluntad de los padres a la hora de decidir la educación afectivo-sexual que reciben sus hijos, tal como «reconoce la Constitución española». «Que no se deroguen las leyes que imponen obligatoriamente modelos de adoctrinamiento sexual que no son compartidos por todos los ciudadanos», es la última reivindicación del nuevo manifiesto del colectivo.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

El colectivo entrega su manifiesto tránsfobo entre fuertes medidas de seguridad