¿Qué criterios cumplen las playas con bandera azul?

Calidad excelente de las aguas, limpieza, no admitir animales, tener socorristas con certificación profesional y un mapa con todas las instalaciones y servicios son condiciones imperativas

Playa de Santa María del Mar, Castrillón
Playa de Santa María del Mar, Castrillón

Calidad de las aguas de baño, información sobre espacios naturales y servicios disponibles, actividades de educación ambiental, limpieza, socorristas y accesos fáciles y seguros. Son solo algunos de los requisitos que cumplen las 15 playas asturianas en las que, a partir del 1 de junio, ondeará la bandera azul. De los 23 arenales asturianos que se presentaron como candidatos este año, seis no la consiguieron pero, a cambio, se suman tres que no tenían la bandera azul en 2016 (Santa María del Mar, San Pedro de Bocamar y Frejulfe). 

En todo caso, Arnao, San Juan de Nieva, Los Quebrantos, Luanco, Rodiles, Salinas y el puerto deportivo de Gijón se quedan sin bandera. Una pérdida que, al menos en los casos de las playas de Rodiles y Salinas, así como el puerto gijonés, será motivo de debate en el Parlamento asturiano a través de las preguntas de Ciudadanos sobre las medidas que el Gobierno socialista tiene previsto aplicar en vista del «daño al rendimiento turístico que todo ello supone» y «la pérdida de ingresos por turismo en las localidades afectadas». 

Los motivos por los que esas seis localizaciones no han conseguido renovar la bandera azul se deben, en todo caso y como comunicó en su momento la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC) a cada municipio, a que se incumplen los requisitos exigidos en la convocatoria de este año. Estas son algunas de las principales claves sobre el procedimiento para se una playa de bandera.

¿Qué entidad concede la bandera azul?

La bandera azul es un galardón que sirve como sistema de certificación de la calidad ambiental y que, en 1987, fue desarrollado por la Fundación Europea de Educación Ambiental (FEE), a la que pertenece la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC), que preside el jurado nacional que concede los distintivos en España. En el jurado en España también participan representantes de las comunidades autónomas litorales, de los ministerios de Sanidad y de Medio Ambiente y expertos de la Universidad de A Coruña. Este año se han concedido 684 banderas azules en España, que vuelve a liderar el ranking mundial pese a perder dos con respecto al 2016. De ellas, 579 se han concedido a playas, siete menos que en la temporada pasada.

¿Qué playas pueden ser candidatas a la bandera azul?

Aquellas que hayan sido designadas oficialmente a nivel nacional como una zona de baño con al menos un punto de muestreo para el análisis de sus aguas de baño, con las instalaciones y los estándares exigidos. Para que la playa pueda ser galardonada por el jurado internacional, una vez que el ayuntamiento de la localidad en la que se ubica la presenta como candidata a la bandera azul, es necesario que ADEAC la haya visitado durante la temporada de años anterior, de forma programa o sin aviso previo, y haya emitido el pertinente informe.

¿Cuáles son los criterios que deben cumplir las playas con bandera azul?

Los criterios para obtenerla se agrupan en cuatro áreas según establece la guía de interpretación de criterios Bandera Azul 2017: calidad de las aguas de baño, información y educación ambiental, gestión ambiental y, por último, seguridad, servicios e instalaciones.

Calidad excelente de las aguas de baño

Una calidad excelente de las aguas de baño, nada de vertidos de aguas residuales industriales o de otro tipo de contaminantes o que las algas y los restos de vegetación no se recojan siempre y cuando su acumulación no resulte molesta e insalubre. Son algunos de los requisitos de este apartado, en el que también aparece el que ha motivado que este año la playa de Rodiles no renueve su bandera azul. En este sentido, ADEAC comunicó al Ayuntamiento de Villaviciosa que el arenal no lucirá esta temporada el distintivo debido a que el municipio incumple los requisitos establecidos para el tratamiento y posterior vertido de las aguas residuales urbanas. 

En concreto, en la guía de interpretación de criterios Bandera Azul 2017, en el apartado 9, se indica que, para cada aglomeración urbana, se debe comprobar el cumplimiento de la Directiva de Aguas Residuales Urbanas en la estación depuradora correspondiente. Y que si la estación depuradora vierte a mar o a un curso de agua interior, que desemboca en el mar y puede afectar a la playa candidata, el criterio le será de aplicación, con independencia de que afecte o no a la calidad de sus aguas de baño. Para evaluar la posibilidad de afectación de las playas candidatas se analizan los perfiles de aguas de baño, incluyendo la zona de influencia del efluente de la depuradora, sea a la costa o a través de un emisario submarino. 

Para verificar este criterio, el jurado nacional dispone de los datos oficiales del informe Q15 elaborado con la información que preceptivamente el Reino de España envía a la Comisión Europea sobre sus estaciones depuradoras en 2013 y 2014. Sin embargo, se han tenido en cuenta los datos actualizados que hayan aportado las comunidades autónomas y los municipios que mejoren los resultados de 2013 y 2014.

Información sobre los espacios naturales y sobre las normas de uso del arenal

En cuanto a la información y educación ambiental, es imperativo que las playas dispongan de información sobre los ecosistemas litorales, los espacios naturales sensibles y las especies protegidas en la zona, así como información actualizada sobre la calidad de las aguas de baño, sobre el programa Bandera Azul y las normas de uso del arenal. Además, el ayuntamiento debe demostrar que se ofrecen como mínimo cinco actividades de información y educación ambiental.

La playa debe estar limpia, tener papeleras y no admitir animales

De mano, la playa debe estar limpia, con un mantenimiento y vaciado regular de un número adecuado de papeleras y contenedores que también deben tener en cuenta la recogida selectiva de residuos. Asimismo, debe disponer de sanitarios adecuados y limpios, no admitir animales domésticos y tampoco acampar. 

También es imperativo que la playa tenga un comité de gestión que se responsable de las actividades de gestión ambiental y el desarrollo de inspecciones o auditorías ambientales de las instalaciones. En este sentido, el municipio debe contar con un plan de desarrollo y ordenación del territorio para su zona litoral. Además, se tiene en cuenta que el municipio promueva el uso de medios de transporte sostenibles como la bicicleta, el acceso a pie o el transporte público.

Socorristas con certificación profesional y mapa con todas las instalaciones y servicios

En el apartado de seguridad y servicios, las playas con el distintivo de la bandera azul deben tener presencia de socorristas contratados con certificación profesional en espacios acuáticos naturales durante la temporada de baño, con un equipo de salvamento adecuado y claramente señalizado, así como de primeros auxilios. También es imperativo que dispongan de señalización en las zonas específicas para actividades incompatibles con el baño, como puede ser el surf, y planes de emergencia locales y/o regionales con los que hacer frente a accidentes o desastres ecológicos. Los accesos deben ser fáciles y seguros, debe existir al menos un punto de agua potable y un mapa la ubicación de las diferentes instalaciones y servicios. En el caso de las playas urbanas, deben disponer de puntos accesibles para todas las personas.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

¿Qué criterios cumplen las playas con bandera azul?