Guerra abierta entre PSOE y Podemos por las primarias en Asturias

Los susanistas acusan a los morados de estar vinculados a las protestas en sus mítines y Del Fueyo carga contra la FSA


Redacción

Cruzado el ecuador de la campaña de las primarias socialistas (cuya votación será el próximo fin de semana, el 21 de mayo), la tensión no se ha rebajado, ni en el interior del partido ni en las relaciones, o interferencias, que llegan desde el exterior. Las tres candidaturas socialitas en liza --la de Susana Díaz, la de Patxi López y también la de Pedro Sánchez-- coincidieron en rechazar la propuesta de una moción de censura propuesta por Pablo Iglesias, el anuncio de Podemos de convocar una manifestación de apoyo a esa moción en la víspera de la votación de las primarias sentó entre los socialistas como una intromisión. El sábado, el acto de la plataforma asturiana a favor de la candidata andaluza en Gijón se vio alterado por el intento de un grupo de la Asamblea de Estudiantes de la Universidad de Oviedo que interrumpirlo para demandar una rebaja de las tasas académicas lo que derivó en un forcejeo y en un desencuentro en el exterior con el portavoz en el parlamento asturiano, Fernando Lastra, que apartó bruscamente una cámara que le grababa.

Al término del acto de Gijón, la plataforma a favor de Susana Díaz en Asturias emitió un comunicado «el intento de sabotaje» del acto en el pabellón del Llano pone de manifiesto «la forma en que algunas organizaciones políticas entienden la democracia, que es más propia de actitudes totalitarias y fascistas que los socialistas siempre condenaremos». A su juicio de la protesta estaba relacionada con Podemos al que acusaron de provocar «el enésimo intento» para «infiltrarse en un acto del PSOE en Asturias con el único objetivo de reventarlo». Los socialistas acusaron a los morados de «tratar de interferir en un proceso interno».

Al día siguiente, fue el concejal de Xixón Sí Puede, Mario del Fueyo, quien acusó a la Federación Socialista Asturiana «de tratar de usar a Podemos como arma arrojadiza contra otros sectores en las elecciones internas del PSOE». Del Fueyo responsabilizó de esto a la agrupación asturiana del PSOE y aunque el acto estaba organizado por la plataforma susanista de Asturias. Así el concejal afirmó que los estudiantes que protestaban trataron de «sacar una pancarta y dirigirse a los dirigentes del PSOE asturiano» pero que los socialistas rechazaron la manifestación porque es un partido «alejado de la gente normal, de la gente de la calle» y que «cada día se acerca más a un modelo de bipartidismo que coincide con el PP».

A la protesta del sábado se llegó después de toda una semana de cruce de insinuaciones entre ambas formaciones. El viernes, durante la presentación de las enmiendas del PSOE a los presupuestos estatales, Antonio Trevín y Vicente Álvarez Areces (ambos partidarios también de la candidatura de Susana Díaz) señalaron también las «interferencias» que en su opinión se estaban produciendo. Lo hicieron después de denunciar lo ocurrido cuando el senador de Compromís Carles Mulet rompió en el atril de la cámara una foto de Susana Díaz a la que llamó «gusana». Trevín reprochó esas injerencias pero también que se usasen en el debate interno y defendió la figura de Javier Fernández como presidente de la gestora advirtiendo a las otras candidaturas de que «cuando se le pone en cuestión se le ocasiona una erosión institucional, que es una erosión al conjunto de los socialistas asturianos, el desgaste a Javier Fernández es desgaste al PSOE asturiano».

Este domingo el grupo parlamentario de Podemos en la Junta General, emitió un duro comunicado contra ambos expresidentes asturianos. A Areces le reprocharon que no quiera comparecer en la comisiónde la Ley de Asturianía «para hablar sobre la emigración». Los morados cargaron contra el portavoz socialista en el Senado y su salario «cuando en su día tuvo la desafortunada idea de referirse a la emigración juvenil asturiana como leyenda urbana». Respecto a Trevín también reclamaron su comparecencia y afirmaron que el PSOE le «recicló» como congresista «para facilitar la investidura de Mariano Rajoy, aunque de esta forma incumpliera sus propias promesas electorales».

El mismo grupo de estudiantes que se manifestó durante el acto de Susana Díaz en Gijón, había protagonizado otra protesta a comienzos de mayo durante la presentación en la Universidad de Oviedo de los actos de la Selmana de les Lletres asturianes, en presencia de la presidenta de la Academia de la Llingua, Ana Cano y del consejero de Educación , Genaro Alonso. También ese día demandaron una rebaja de las tasas universitarias. A través de su cuenta en Twitter, la Asamblea de Estudiantes ha negado mantener ningún vínculo con Podemos.

Los estudiantes llevan varias semanas exigiendo esa rebaja de las tasas, que la Consejería de Educación se comprometió a estudiar el pasado 9 de mayo. En esas fechas el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, también reclamó una bajada de las tasas universitarias «que sea del 1% en primera matrícula y del 1,5% en el resto de matrículas» aunque «sé que es sólo un gesto».

Lo cierto es que Asturias congeló las tasas universitarias desde el inicio de la crisis, en seis años sucesivos. Sólo Asturias y Galicia han mantenido los precios de estas tasas desde el año 2012, lo que ha provocado unas enormes diferencias en los abonos de un territorio a otro. Así están congeladas las tasas para la primera matrícula pero los estudiantes reclaman también rebajas para la segunda y la tercera. 

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Guerra abierta entre PSOE y Podemos por las primarias en Asturias