Asturias se blinda ante los ciberataques

Oriol López
Oriol López REDACCIÓN

ASTURIAS

Las principales administraciones de la región toman medidas ante cualquier posible infección. La prevención es su principal premisa

20 may 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El mundo digital vive unas jornadas convulsas. Los ciberataques de los últimos días ocasionados por el virus WannaCry, que han afectado a más de 70 países entre los que se encuentra España y a empresas de la magnitud de Telefónica, han vuelto a encender una vez más todas las alarmas sobre los peligros que se pueden encontrar en la Red. Por si fuera poco, nuevas versiones del archivo malicioso están apareciendo. Es el caso de los virus conocidos como Adylkuzz, una aplicación para robar bitcoins (moneda virtual); y UIWIX y WannaCry 2.0, que se comportan de manera similar al original, siendo este último una mutación del original. Asturias no se ha quedado de brazos cruzados al respecto. A pesar de que no han existido incidencias, las administraciones asturianas no bajan la guardia y toman medidas para protegerse de las infecciones de los virus a través de la red. ¿Las principales? La prevención y la precaución, tanto a través de medidas tecnológicas como sociales.

«Prevención, prevención y prevención», asegura Ramiro Concepción, jefe del servicio de Infraestructuras TIC del Principado de Asturias. En la Administración regional aplican un plan preventivo de vigilancia exhaustiva. Igualmente, no son los únicos que mantienen el control sino que hay un centro en Madrid que vela por la seguridad cibernética del Principado. Los servicios de ciberseguridad de la región recaen sobre la empresa Indra, a la que se le adjudicó a través de contrato público el pasado mes de marzo el llamado Lote B, que corresponde a la defensa en esta materia.

Cada vez que sale una amenaza a nivel internacional les llega un aviso informando de los nuevos virus y archivos maliciosos que han surgido. Normalmente, entre las medidas que toman en las administraciones del Principado están la instalación de todas las actualizaciones, tanto de antivirus como del sistema operativo, aunque se muestran más precavidos en caso de riesgo como el que ha habido en los últimos días. «Hemos limitado la entrada de ficheros adjuntos con extensiones que no dan garantías de seguridad y recomendamos a los trabajadores que estén más vigilantes», explica el responsable del servicio. Gracias a estas medidas, tomadas a tiempo, ningún equipo ha resultado infectado hasta el momento. «Aunque no se detectó nada, todo se basa en la prevención», reitera una vez más.