Los pedristas recuerdan a la FSA que ha apoyado un modelo de partido que no quieren los asturianos

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

Alberto Morante

Los portavoces en el Principado de las tres corrientes piden altura de miras para conseguir una formación unida y fuerte

22 may 2017 . Actualizado a las 17:19 h.

Lealtad y unidad. Estas son las dos palabras más repetidas tras conocerse los resultados de las primarias del PSOE. Sin embargo, solo unos minutos después de que Pedro Sánchez hubiese ganado las primarias, llegaron las primeras advertencias a la Federación Socialista Asturiana (FSA) para que analice los resultados en clave regional y escuche a la militancia. Los portavoces asturianos de las tres corrientes en liza destacan que es el PSOE quien ha ganado por la alta participación de los afiliados. Todos coinciden en que el partido sale fortalecido y en que es el momento de ponerse a trabajar juntos. «Generosidad a los ganadores y responsabilidad a los perdedores», exigencias comunes que persiguen el objetivo de cicatrizar una herida que, esperan, no sea demasiado profunda.

Los pedristas asturianos tienden la mano pero dejan claro quién ha ganado y recuerdan que la FSA ha apoyado un modelo de partido que no quieren los afiliados de la región. Iván Fernández, alcalde de Corvera y defensor de las tesis de la candidatura ganadora, afirma que «la dirección de la FSA, el gobierno y el grupo parlamentario» se posicionaron «unánimemente» bajo los planteamientos de Susana Díaz, «un modelo de partido que ha quedado demostrado que no quieren ni los españoles ni los asturianos». «Es un mensaje para que todos pensemos qué tenemos que hacer» añade Fernández, quien recuerda que la FSA «debe representar a la mayoría de los afiliados de Asturias».

El mensaje es contundente, aunque es el único reproche de los pedristas, que piden altura de miras para cohesionar el partido. «Nos daban por muertos pero el partido está hoy más vivo que nunca», asegura el alcalde de Corvera, quien considera que el resultado de las primarias «es un logro colectivo, no de ninguno de los candidatos». El PSOE tiene nuevo líder pero ahora se abre una nueva etapa para la que Fernández pide «lealtad y unidad». «Decíamos que por la mañana se abrirían las urnas para cerrar filas por la noche y estamos convencidos de ello», sostiene. «Es una gran victoria generada por un caudal de ilusión, no se puede cerrar esta etapa en falso».