Los «galácticos de la sidra» acaparan el «mercado de fichajes»

Graciela M. Camporro REDACCIÓN

ASTURIAS

I Concurso de Escanciadores en Cabranes.I Concurso de Escanciadores en Cabranes
I Concurso de Escanciadores en Cabranes Campeonato de Escanciadores de Asturias

Los mejores escanciadores de la región consiguen atraer a clientes que buscan el mejor culín

22 may 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Disfrutar de un buen culín de sidra depende de muchos factores, pero quizás el más importante sea el escanciado. Esa es la razón por la que muchos amantes de esta bebida prefieren recorrer decenas de kilómetros y disfrutar de una botella echada por un auténtico profesional. Los ganadores de los concursos de escanciado lo saben, y es que una parte de su clientela se debe a este título que ostentan. Reconocen que dominar esta técnica ha atraído a muchos sidreros que se acercan a los bares donde trabajan y que esto ha aumentado las ventas. Esta cualificación extra es la que ha llevado al sector a proponer la homologación de la figura del escanciador.

Un incremento en las ventas

Las hermanas Ovín saben muy bien lo que es ganar el campeonato de escanciadores y los beneficios que ello conlleva. Susana fue la primera mujer en ganar este campeonato en 1999, cuando tenía 19 años, y posteriormente repitió título en 2004 y 2005. Fue a partir de la participación en estos concursos cuando su nombre empezó a sonar y sus fotos comenzaron a aparecer en los medios de la región. Esa popularidad supuso que el negocio que ambas regentaban en Nava, La barraca, se convirtiese en uno de los favoritos para los amantes de la sidra, por lo que las ventas comenzaran a aumentar notablemente.

Después de 20 años, Susana Ovín decidió dejar a un lado estos concursos para dedicarse en cuerpo y alma a su negocio, después de que su hermana tuviera que abandonarlo para comenzar a trabajar como profesora. A pesar de ello, la fama que supuso su participación en estos certámenes la sigue manteniendo. «La gente continua viniendo porque es una cuna de escanciadores y saben que aquí van a tener un buen trato», comenta Ovín. Aunque se ha apartado de los campeonatos, Ovín se encarga de formar a todos lo que se quieran especializarse en esta técnicas. «En el último curso que ofrecí aquí en Nava participaron 19 personas. Duró tres semanas y salieron de allí no solo sabiendo escanciar, sino también teniendo conocimientos sobre el producto»