Angustia en la familia asturiana del español desaparecido en el atentado de Londres

El padre de Ignacio Echevarría, un ingeniero ovetense, cree que puede ser uno de los heridos que están inconscientes o sedados, pero no tiene confirmación

;
Ignacio Echeverría, el español desaparecido tras el atentado en Londres, es gallego Vivió en el municipio de As Pontes hasta su adolescencia. Su padré trabajó varios años como ingeniero en Endesa.
L. ORDÓÑEZ.
Redacción

El español desaparecido en Londres tras enfrentarse a uno de los terroristas de los atentados del sábado tiene raíces asturianas. Ignacio Echeverría, soltero y nacido hace 39 años en Ferrol, fue vecino de As Pontes hasta que, por motivos de trabajo de su padre, un ingeniero ovetense en la central térmica de la localidad, se tuvo que trasladar. En el momento del atentado, en el que murieron siete personas, Ignacio regresaba en bicicleta de patinar en un parque con sus amigos cuando vieron como un hombre apuñalaba a una mujer en el entorno de Borough Market, junto al London Bridge.

Los amigos del desaparecido han explicado a los familiares que Ignacio Echeverría fue el único del grupo que se paró para socorrer a la mujer que estaba siendo apuñalada y se enzarzó con el agresor esgrimiendo su monopatín. La última vez que le vieron estaba tendido en la acera. Desde entonces, ni la familia ni sus amigos han logrado contactar con él.

Según señaló la familia, Ignacio va indocumentado, dado que regresaba de hacer deporte y no debía llevar su carné de identidad encima. Mide aproximadamente 1,75 metros e iba vestido con pantalones vaqueros, zapatillas 'Vans' negras y jersey oscuro, además de una cadena de oro.

El padre de Ignacio Echeverría ha descartado que el joven se encuentre entre los siete fallecidos que han sido identificados hasta el momento. En declaraciones a la Cadena Cope, el ovetense Joaquín Echeverría, explicó que aún no tiene «noticias concretas» sobre su paradero si bien destacó que a través de la embajada española se habían puesto en contacto con las autoridades británicas para trasladarse huellas dactilares y otros medios para localizar al joven que, en el momento de su desparición, iba indocumentado.

Joaquín Echeverría explicó que otra de sus hijas también vive en Londres y que, al no tener noticias de su hermano, acudió a su domicilio donde comprobó que no se encontraba. Con la ayuda de algunos de los amigos del joven están realizando «un peregrinaje de hospital en hospital» en su búsqueda. Echeverría destacó además que estos amigos habían acompañado a su hija a la comisaría para interponer una denuncia sobre su desaparición y afirmó que «el agradecimiento que tengo hacia estos caballeros que no conozco no tiene medida». Aunque el padre señaló que desconocía los datos precisos sobre la desaparición del joven, sí señaló que la versión que contaron sus compañeros es que se encontró con uno de los terroristas cuando regresaba de dar un paseo con un patinete y al verlo atacando a una mujer trató de defenderla y se enzarzó con el agresor quedando posteriormente herido en el suelo. La esperanza de la familua es que se encuentre inconsciente en alguno de los centros hospitalarios donde se está atendiendo a los heridos del ataque.

Por su parte, fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación han señalado que están al corriente de este caso y que la embajada y consulado en Londres están prestando toda la ayuda posible a la familia, en contacto con ella y con las autoridades británicas.

«Todo lo humanamente posible»

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha afirmado este lunes que el Gobierno está haciendo «todo lo humanamente posible» para averiguar el paradero del español Ignacio Echeverría, desaparecido tras los ataques perpetrados el sábado por la noche en Londres (Reino Unido).

Dastis ha hecho estas declaraciones a los periodistas antes de participar en un acto sobre la UE, después de conocerse que el padre del joven informara de que las autoridades británicas han reclamado las huellas dactilares de su hijo para verificar si se encuentra entre los heridos de los hospitales.

El jefe de la diplomacia española ha confirmado que ya se han proporcionado las huellas dactilares a la policía británica y que se están haciendo «intensas gestiones» con la embajada y el consulado, acompañando a la hermana de Ignacio Echeverría «tratando de entrar en los hospitales». La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha abierto una investigación para esclarecer los motivos de su desaparición.

Por su parte, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha pedido calma a la familia apuntando que Ignacio Echeverría puede ser uno de los heridos en el atentado que aún permanecen sedados en algún hospital. «Me parece muy razonable lo que está diciendo, ojalá sea así», ha dicho su padre en Onda Cero. «Pensamos que está inconsciente y no identificado», ha dicho también su hija Isabel, que vive en Londres al igual que su hermano. El Gobierno español ha recibido confirmación del británico de que Ignacio no está entre los fallecidos. No obstante, hay unos 20 heridos que están en estado crítico.

Isabel Echeverría se dirigió este domingo a varios hospitales, pero no consiguió encontrarle por esa vía. Además, ha relatado que los amigos de su hermano pasaron varias horas declarando en comisaría para facilitar información que permita identificarlo.

Según ha dicho, las autoridades británicas están siendo muy herméticas y facilitando poca información mientras llevan a cabo su protocolo de actuación. En cambio, ha elogiado el trato por parte del Ministerio de Exteriores. Ella ha hablado con el cónsul español en Londres y su marido lo ha hecho con el ministro, Alfonso Dastis.

 Por otro lado, Zoido ha asegurado que el otro español que resultó herido leve en el ataque terrorista, está «en buen estado» pese a las lesiones que tiene en «el pecho, en la muñeca y en la pierna». «Quería recuperarse cuanto antes porque tenía un examen», ha dicho Zoido, tras afirmar que el Gobierno estuvo ayer en contacto con él.

Comentarios

Angustia en la familia asturiana del español desaparecido en el atentado de Londres