Médicos asturianos rechazan hasta plazas fijas en hospitales de las alas

Susana D. Machargo REDACCIÓN

ASTURIAS

EL HOSPITAL DE JARRIO ATIENDE TODA LA ZONA DEL OCCIDENTE DE ASTURIAS
EL HOSPITAL DE JARRIO ATIENDE TODA LA ZONA DEL OCCIDENTE DE ASTURIAS

Un facultativo que aprobó la última OPE renunció a su destino en Arriondas. Tres profesionales con la residencia recién terminada dijeron no a Jarrio. 40 de las 47 bolsas de especialistas están agotadas

09 jun 2017 . Actualizado a las 07:58 h.

Un médico aprueba una oposición, consigue una plaza fija en un hospital de las alas y renuncia. Prefiere quedarse como interino en una vacante en el área central. Tres especialistas que acaban de terminar la residencia rechazan un primer contrato en un hospital fuera de la zona centro. Prefieren esperar ofertas de la privada o de otras comunidades. Son casos reales y recientes registrados en la sanidad pública asturiana, que está encontrando serias dificultades para cubrir las plantillas, tanto con temporales como con estatutarios. El sistema de bolsas de especialistas que se ha implantado ayuda pero no es suficiente. 40 de esas 47 bolsas que empezaron a funcionar la última semana de abril ya están agotadas. El Sindicato Médico (Simpa) reconoce que es un momento complicado, en el que la escasez de medios no hace más que entorpercer. Por eso, aboga por establecer medidas complementarias que incluyan también incentivos económicos. Lo acaba de hacer Aragón. En esta región, los representantes de los trabajadores y el Gobierno han firmado un acuerdo que ataca todos los frentes, desde mejoras en las puntuaciones hasta incrementos salariales, reducciones de jornada y otros tipo de compensaciones sociales.

«Hay que poner ya los incentivos para las alas sobre la mesa», explica José Antonio Vidal, del Simpa, que apuesta por empezar a aflojar las restricciones económicas y combinarlas con medidas imaginativas. La escasez de médicos está siendo, a su juicio, «acuciante» y está derivando en una competencia entre comunidades y entre las redes pública y privada. La ley de la oferta y la demanda rige el mercado y los facultativos esperan mejores ofertas. Vidal, firme defensor del sistema de bolsas, cree que una vez que se hayan rodado y que el sistema de funcionamiento se haya ajustado todo mejorará. «Aceptar un puesto lejos del centro ya no es condenarse al pozo, como en el juego de la oca. El sistema de mejora siempre permite competir por otras plazas y mientras tanto estás consiguiendo más puntos», precisa. Antonio Matador, secretario general del Simpa, recuerda que ya en el plan de recursos humanos del Servicio de Salud del Principado (Sespa) se fijó una puntuación extra en el baremo para los hospitales de las alas y, a partir de los dos años, la preferencia para optar a otro puesto en la zona central. Sin embargo, nunca llegó a utilizarse.

Casos concretos

El Sespa tiene sobre la mesa casos concretos, así que sabe lo que está pasando en las áreas sanitarias. En concreto, un radiólogo que aprobó la última OPE renunció a su destino en el hospital de Arriondas y prefirió quedarse como interino en la vacante que ocupa en la actualidad. Esto sucede en casos de profesionales con muchos puntos que tienen el trabajo garantizado, comenta Vidal. También en Arriondas se están detectando dificultades para cubrir un puesto de Anestesista, una disciplina que la privada está pagando «a precio de platino», según el Simpa.