Así saldrán a concurso miles de plazas para docentes

El ministerio pretende mantener el actual sistema de acceso sin primar la experiencia de los interinos. Convocará cinco oposiciones en cinco años

.

Redacción

Hasta 150.000 plazas docentes podrían salir a oposición en los próximos cinco años. Ese es el número que se estima necesario para reducir la tasa de interinidad -que en Asturias roza el 30%- a solo un 8%. De momento, hay un marco general. Sindicatos y administraciones coinciden en la necesidad de consolidar las plantillas para dar estabilidad al profesorado y para contribuir a la calidad educativa. El problema está cuando se baja al detalle, a cómo será el proceso y los exámenes. Ahí comienzan a surgir las diferencias. Lo único en lo que parece haber acuerdo es en que la oferta pública de empleo se desarrolle en cinco años. Durante los cuatro primeros años se alternará las convocatorias de profesores y maestros. Es decir, tendrán dos cada uno. El quinto año será el del remate, para completar todo lo que falte por salir en todos los cuerpos docentes. Las plazas serán tanto las que ya no tienen propietario como todas las que queden vacías en este periodo de tiempo, hasta el 2022, por jubilaciones, porque la tasa de reposición en en estos cinco cursos será del 100%.

Estas son las bases sobre las que ha trabajado la mesa sectorial, a la que se sientan el Ministerio de Educación y las organizaciones sindicales. Hay no, obstante, un escollo en el camino. La Asociación Nacional de Interinos y Laborales, cuyos intereses representa el abogado Manuel Martos, ha impugnado el acuerdo por la mejora del empleo suscrito entre la administración y los sindicatos y ahora amenaza con hacer lo mismo con los presupuestos generales del Estado. La causa es que en el articulado no se reconocen los derechos adquiridos por el personal interinos, estatutario y laboral temporal contratado por las administraciones.

La negociación

El papel que jugarán los interinos es precisamente uno de los principales motivos de escollo para concretar la oferta de empleo. Al ministerio le sirve el actual sistema de acceso, fijado por el real decreto 276 del año 2007. El Gobierno cree que es válido para conseguir el objetivo de la estabilización. Como está en marcha la negociación de un pacto educativo, considera que la aprobación de un nuevo método tendría que autorizarse en ese marco, a medio plazo. No lo ven así, por ejemplo, los STES-i, el colectivo bajo el que se enmarca SUATEA, que reclaman «la necesidad de abrir un sistema diferenciado y extraordinario de ingreso que posibilite la consolidación real de todo el profesorado interino como personal funcionario de carrera». Entienden que es necesario «y de justicia dar una salida a estas personas que han accedido a la enseñanza a través de procesos muy duro» y que se han quedado varados, sin plaza pero sosteniendo el sistema, por un «funcionamiento inadecuado» de la administración, que ha permitido tasas de interinidad de hasta el 30%. 

Más conciliador se muestra ANPE. Este sindicato puntualiza dos cosas. En primer lugar, que si se cambia el sistema de acceso debe hacerse con antelación suficiente para no generar incertidumbre entre los miles de opositores que se presentarán a los procesos. En segundo lugar, añade que solo aceptaría cambios que supusiesen «el aumento de la valoración de la experiencia docente en la fase del concurso hasta el máximo legalmente posible». Esto supone que SUATEA reclama un proceso diferenciado y ANPE quiere que, dentro del actual modelo, la experiencia cuente más.

En lo que sí coinciden los dos es en que no quieren que se cambien los actuales temarios. El ministerio ha quedado pendiente de realizar un estudio en el que determine qué hacer y se ha comprometido también a consultar el tema con las comunidades autónomas. Para ANPE y SUATEA es precipitado, generará incertidumbre entre los aspirantes y modifica las reglas del juego con poca antelación.

Habrá comisión de seguimiento, un punto que era irrenunciable para ANPE. La próxima reunión se ha convocado para septiembre, algo que no ha gustado nada a SUATEA que quiere agilizar las conversaciones y seguir negociando durante el verano, «para dar mayor celeridad al proceso». Su petición no ha tenido eco. En esto no ha tenido más remedio que ceder. Pero en el resto, el sindicato no está dispuesto. Afirma que si el ministerio mantiene el sistema actual, «que podría convertirse en un ERE para los interinos, anunciará movilizaciones coincidiendo con el inicio de curso».  

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

Así saldrán a concurso miles de plazas para docentes