Nuevos recortes en educación: menos intérpretes de lengua de signos y docentes de Religión

S.D.M. REDACCIÓN

ASTURIAS

El colectivo de intérpretes de lengua de signos, en una manifestación educativa.El colectivo de intérpretes de lengua de signos, en una manifestación educativa
El colectivo de intérpretes de lengua de signos, en una manifestación educativa

La consejería elimina, el último día del curso, profesores de la asignatura religiosa en 15 centros y reduce 2.672 horas de apoyo a los alumnos sordos

30 jun 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Dos colectivos se han puesto en pie de guerra apenas 24 horas del final del curso: los docentes de Religión y los intérpretes de lengua de signos. Los primeros denuncian que la Consejería de Educación, de manera inesperada y fuera del plazo de alegaciones de los colegios e institutos, ha comunicado a las direcciones recortes en la plantilla. ANPE tiene constancia de, al menos, 15 jornadas completas que pasan a medias. Por su parte, los intérpretes han conocido alarmados el pliego de contratación del servicio para el próximo curso publicado por el Boletín Oficial del Principado (BOPA) que supone una reducción de casi 2.700 horas anuales, lo que compromete la comunicación oral de los estudiantes sordos, con discapacidad auditiva o sordociegos. Ya conocían la intención de la administración pero esperaban que recapacitara. Habrá alumnos que solo tendrán intérprete dos horas al día.

Religión

La actuación del Gobierno del Principado ha cogido por sorpresa a los profesores de Religión, ya que la propuesta inicial mantenía la plantilla del curso pasado. Sin embargo, ANPE denuncia que la consejería se ha valido de una argucia. Ha utilizado la notificación en la que responde a las alegaciones presentadas por los directores en otras apartados para notificar la reducción horaria de los docentes de Religión, que pasarán de una jornada completa a media. En la última semana, el sindicato ha recibido reclamaciones de 15 centros diferentes que se han enterado de este modo. Educación no ha informado previamente al comité de empresa ni a las centrales sindicales. «Se intenta hacer ahora, en estos días de finalización de curso, fuera del periodo de alegaciones, vulnerando la posibilidad de reclamar en un tiempo determinado, ya que no se establece de forma oficial otro periodo», insiste.

Ante el revuelo que se ha montado, la consejería ha convocado una reunión para la próxima con los representantes sindicales de los profesores de Religión, que reclaman a la Administración que mantenga la propuesta inicial de plantilla y no este recorte de última hora. ANPE explica que no hay ninguna razón que lo justifique. Argumenta que los números de matrícula son casi idénticos al curso pasado y ponen algún ejemplo. Habla de centros de Infantil y Primaria, unos con más de 150 alumnos y otros con más de 200, con una cifra idéntica a la del curso actual, en los que se reduce la docencia.