El presidente del Principado, Javier Fernández, felicita a Fernando Lastra en los pasillos de la Junta General

Javier Fernández remodela el Gobierno para potenciar Medio Ambiente

El presidente del Principado inicia los trámites para crear una viceconsejería que asumirá también competencias que hasta ahora eran de Desarrollo Rural. Le entrega las atribuciones al departamento de Fernando Lastra


Redacción

El presidente del Principado, Javier Fernández, no ha esperado al inicio de un nuevo curso político para acometer una remodelación de su Gobierno. Mañana mismo, lunes, publicará en el Boletín Oficial del Principado (BOPA), el decreto con el que comenzará la creación de una Viceconsejería de Medio Ambiente, una de las áreas que ha estado sometido a más polémicas en el actual mandato. Fernández concede a este departamento el rango de Viceconsejería, la mantiene bajo el paraguas de Infraestructuras -que gestiona desde hace unas semanas Fernando Lastra- y además le suma funciones que hasta ahora estaban Desarrollo Rural, bajo la tutela de María Jesús Álvarez. La medida ya ha recibido las primeras críticas. IU, por ejemplo, cree que es insuficiente. La coalición reclama una consejería independiente, con su presupuesto. 

El anuncio se produce justo un mes después de que Belén Fernández, la anterior consejera de Infraestructuras y Medio Ambiente, que incluso fue reprobada en la Junta General, presentara su dimisión. Fernández alegó razones personales para abandonar el puesto, pero lo cierto es que su gestión había estado sometida a fuertes críticas, desde el principio, procedentes de todos los grupos de la oposición y de colectivos sociales y ambientales. Entonces, se entendió la decisión de nombrar a Fernando Lastra como su sucesor como un movimiento para blindar al Gobierno. Lastra es hombre de confianza de Javier Fernández y un experimentando portavoz parlamentario que hasta entonces no había tenido responsabilidades en las administraciones socialistas. Este movimiento refuerza aún más su cartera. 

Pasos y organigrama

«El Gobierno de Asturias reforzará su política de cuidado del medio y de los espacios protegidos con la creación de una viceconsejería de Medio Ambiente. De ella dependerán las actuales direcciones generales de Calidad Ambiental, Prevención y Control Ambiental y Recursos Naturales». En estos términos ha anunciado la Administración asturiana la remodelación. Este cambio conlleva una serie de pasos. El primero el decreto de Javier Fernández. En los próximos días, un segundo decreto precisará el organigrama correspondiente.

No obstante, el presidente ya ha dejado claro que la nueva viceconsejería formará parte del departamento de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, que dirige Fernando Lastra. También ha puntualizado que asumirá las competencias relacionadas con el pago de daños por la fauna salvaje, al igual que la caza y de la pesca fluvial que hasta ahora pertenecían a la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales dirigida por María Jesús Álvarez.

El Principado vende este cambio en la estructura como algo positivo también para María Jesús Álvarez que, en realidad, pierde competencias. Afirma que así podrá centrase en «mantener sus excelentes niveles de gestión en todo lo relacionado con la producción agraria y ganadera, la aplicación de iniciativas como los planes Leader, el desarrollo de las industrias agroforestales y la gestión de los montes y la pesca marítima».

Las razones

El argumentario ya está sobre la mesa. No solo considera que este es el mejor instrumento sino, además, el momento más oportuno, al estar a punto de aprobarse nuevos planes de calidad del aire, uno de los asuntos que ha centrado el debate político y social durante meses: «Con este cambio se persigue básicamente un objetivo: potenciar las políticas medioambientales. Para el Gobierno, este es un momento adecuado para agrupar las competencias relacionadas con la mejora y cuidado del medio, con la lucha contra el cambio climático y la protección de los espacios naturales. Entre otras iniciativas, actualmente están a punto de aprobarse los planes de calidad del aire de Gijón y de Avilés y el protocolo para situaciones de mayor polución».

Hay más retos sobre la mesa. La previsión es que la revisión del plan de residuos esté aprobada antes de 2018. En cuanto a los espacios naturales, una vez actualizada la normativa con los correspondientes instrumentos de gestión, se han realizado cuantiosas inversiones que los han consolidado como potentes herramientas de desarrollo territorial, que ahora tendrán que demostrar su utilidad.    

El desafío más importante al que se enfrenta este nuevo departamento, a juicio del propio Gobierno, es «hacer compatible la expansión industrial con la exigencia ciudadana, cada vez más elevada, de preservación del medio ambiente», ya que ninguno de los dos es renunciable. 

 

 

Valora este artículo

2 votos
Etiquetas
Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales Medio Ambiente IU Cambio climático