Las borrascas pasan un verano en el sur

El corredor atmosférico por el que pasan los frentes fríos en esta época se ha instalado este año en el Cantábrico en vez de ascender, como es habitual, hacia el norte de Europa

PLAYA DE PONIENTE - GIJÓN
PLAYA DE PONIENTE - GIJÓN

Redacción

Para los meteorólogos, el principal culpable de lo que los legos perciben como mal tiempo es «la circulación muy baja de la corriente en chorro». David Arango, el meteorólogo de TPA y La Sexta, explica que ese concepto es complejo, pero puede simplificarse para que se entienda de manera intuitiva. «La corriente en chorro, dicho de forma tosca, es la carretera que siguen las borrascas y los frentes fríos para cruzar el Cantábrico», señala. Lo que pasa con ella este año es que está más al sur de lo que suele. En verano, por lo general, se sitúa en una latitud septentrional, hacia el norte de Europa, que ni roza a Asturias. Pero en el 2017 se ha quedado justo encima de la región, lo que explica la sucesión de días grises y de temperaturas mucho más frescas de lo que se espera en agosto. «No es normal que pasen esos frentes en esta época. Pero este año sí que están pasando», añade.

A esas nubes invitadas de forma excepcional se unen los días cubiertos que son naturales en el verano de Asturias. Esas masas nubosas, empujadas por los vientos del norte, se enroscan alrededor de la Cordillera Cantábrica y dan lugar a las jornadas nubosas a las que los asturianos sí están acostumbrados. «Son esos días de nubes finas y bajas que siempre hemos visto», asegura Arango. Pasa también que, después de algunos veranos, con más sol de lo habitual, los asturianos se habían acostumbrado a lo bueno y que este regreso a un agosto con poca luz ha sorprendido a muchos que habían hecho otros planes.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Las borrascas pasan un verano en el sur