Los lobos abatidos fuera de los controles oficiales salen a la luz

Los cadáveres aparecieron en 30 concejos, solo ocho casos llegaron a la Fiscalía de Medio Ambiente y el censo incluye siete aparecidos entre enero y marzo de este año

Ejemplar de lobo asturiano
Ejemplar de lobo asturiano

Redacción

El número de lobos muertos en Asturias fuera de los controles legales ascendió a 64 en los últimos diez años, desde 2007 hasta marzo de 2017. De los 78 concejos asturianos, en 30 aparecieron en ese periodo cadáveres de lobos y, según las causas aparentes de las muertes, 26 fueron atropellados, ocho presentaban disparos, cuatro habían ingerido tóxicos y cuatro habían muerto atrapados en lazos. De los 22 restantes, las causas del fallecimiento fueron indeterminadas y solo ocho de estos 64 casos fueron derivados a la Fiscalía de Medio Ambiente.

Esta información fue aportada el pasado mes de abril por la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales como respuesta a una petición ciudadana cursada ese mismo mes, en la que se demandaba (en el ejercicio del derecho de acceso a la información pública) conocer el número de lobos muertos, sin incluir los controles oficiales de población que se realizan a través del Plan del Lobo de Asturias o de gestión cinegética, en los últimos 10 años. En la respuesta se indica que los ocho posibles casos delictivos, matizando que «a sabiendas de que abatir un lobo ilegalmente no constituye delito», son una muerte indeterminada ocurrida en Tineo en 2014 y las siete registradas entre enero y febrero de este año (cuatro por atropellos y tres por disparos) en otros seis concejos (Vegadeo, Villayón Cangas de Onís, Parres, Teverga y Somiedo). Como en la petición ciudadana se demandaba información sobre las investigaciones realizadas y los expedientes administrativos y/o judiciales, en la respuesta de la Consejería también se explica que no es posible facilitarla debido a que, al menos cuando se respondía en abril a esta solicitud, seguían pendientes de resolución judicial por parte de la Fiscalía de Medio Ambiente.

2016, con 16 ejemplares, fue el año que más muertes registró

El año completo en el que más lobos muertos se registraron, fuera de los controles de gestión oficiales, fue 2016, en el que prácticamente todos los meses (salvo en cuatro) aparecieron cadáveres en 12 concejos. De esos 16 lobos muertos, cuatro fueron atropellados, tres fallecieron a causa de disparos, uno atrapado en un lazo y, del resto, las causas no se determinan. Entre estos últimos, por ejemplo, se encuentra la cabeza de un ejemplar que aparecía colgada de una señal de tráfico en mayo en el concejo de Salas. Hay que recordar que a lo largo del año pasado aparecieron seis lobos muertos, decapitados y exhibidos públicamente.

En 2015, sin embargo, fueron solo tres los lobos abatidos fuera de los controles legales, dos por disparos y uno por causas sin determinar. Según los datos aportados por la Consejería de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, el segundo año con más muertes de este tipo fue 2007, con diez lobos abatidos de los que tres fueron atropellados, dos habían ingerido tóxicos, uno había sido atrapado en un lazo y cuatro no tuvieron causa de fallecimiento determinada. Hasta 2012, año en el que se registraron ocho muertes, la media anual venía siendo de entre dos y tres fallecimientos, en su mayoría por atropellos. En 2013, fueron cuatro lobos y, en 2014, cinco.

Lena y Villanueva de Oscos, con seis casos cada uno, los concejos con más muertes

De los 30 concejos en los que aparecieron los cadáveres a lo largo de estos diez años, destacan Lena y Villanueva de Oscos con seis casos cada uno, seguidos con cinco animales abatidos Proaza y Teverga. Concentran cuatro casos cada uno los concejos de Valdés, Salas y Cangas de Onís y, tres, Cangas del Narcea, Tineo y Caso. Parres, Somiedo, Piloña e Ibias presentan dos casos y el listado de concejos en los que apareció al menos un lobo abatido fueron Villayón Vegadeo, Amieva, Laviana, Aller, Cudillero, Allande, Ponga, Illano, Grandes de Salime, Grado, Belmonte de Miranda, Coaña, Morcín, Degaña y Quirós.

Según el Programa de Actuaciones de Control del Lobo para 2016-2017, que permite abatir hasta 45 lobos en este periodo en las zonas de gestión, en Asturias existen al menos 38 manadas de lobos y, al parecer, la población se mantiene estable desde hace cuatro años. En el anterior programa, correspondiente al periodo 2015-2016 (hasta el 30 de abril de 2017), se abatieron a un total de 32 lobos, nueve en los controles oficiales de población y, los 23 restantes, por otras causas (ocho atropellos, seis disparos ilegales y nueve de causa indeterminada). WWF denunciaba recientemente el «exterminio oficial» del lobo en Asturias a través de una campaña de firmas, que ya suma más de 34.000 apoyos, con la que se quiere exigir al Gobierno del Principado que no se permitan batidas en las zonas libres de gestión del Plan del Lobo, que suponen un tercio del territorio asturiano.

Valora este artículo

8 votos
Comentarios

Los lobos abatidos fuera de los controles oficiales salen a la luz