López describe un congreso de «aguas calmadas» tras el aprobado a Javier Fernández

El alcalde de Oviedo habla de «integración de ideas» y resta importancia a la retirada de la Ejecutiva saliente del debate de su ponencia marco

.Un momento del 32 Congreso de la FSA-PSOE
Un momento del 32 Congreso de la FSA-PSOE
EFE
Oviedo

El debate de las 461 enmiendas que centrará hoy buena parte de la actividad del 32 Congreso de la Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE) avanza sobre «aguas calmadas» tras el aprobado, ayer, por la mínima de la gestión de la ejecutiva que presidió Javier Fernández. Así lo aprecia el presidente del Congreso y alcalde de Oviedo, Wenceslao López, que describe como «agradables» los debates en «un congreso de integración de ideas y de compartir soluciones para Asturias» en el que «todos los compañeros están participando abiertamente e integrados en las conclusiones».

«Que haya habido una aprobación de la gestión es bueno para el partido como para Asturias porque, valga la metáfora, deja las aguas calmadas tanto interna como externamente», ha explicado López, que considera que el 54% de respaldos obtenido por Javier Fernández y su equipo responde a «una decisión ajustada, justa, democrática y equilibrada».

Respecto al ritmo de trabajo, el regidor ovetense ha precisado que algunas de las comisiones que están debatiendo las 461 enmiendas presentadas al documento marco elaborado por el consejero de Presidencia y miembro de la ejecutiva saliente Guillermo Martínez «van ya bastante avanzadas», y que algunas de ellas habrán rematado su tarea antes de la pausa de primera hora de la tarde. «Se están asumiendo muchas enmiendas», ha adelantado Wenceslao López, para quien el congreso está  «funcionando perfectamente a nivel de propuestas, debate interno y enriquecer el programa para el próximos cuatro años».

López ha restado importancia al hecho de que la Ejecutiva saliente no esté defendiendo el texto en las comisiones, una actuación que ha generado extrañeza en el ámbito del sector mayoritario que respalda al nuevo secretario general de la FSA, Adrián Barbón. El alcalde de Oviedo lo encuentra «coherente» porque -afirma- serán los nuevos responsables de la FSA quienes tengan que «asumir el liderazgo y gestión de lo que aquí resulte».

En todo caso, ha precisado que el documento que llegó al Congreso es «un documento compartido», por cuanto las enmiendas que contiene superan en «cuatro o cinco veces» el texto original. «La propiedad se pierde en el momento en que entra en debate en las agrupaciones; es un documento de todo el partido, no de la ejecutiva», ha argumentado López.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

López describe un congreso de «aguas calmadas» tras el aprobado a Javier Fernández