El Principado achaca las listas de espera del ERA a las preferencia por un centro

A finales de septiembre constaban 1.336 demandas sin cubrir. En los casos en que no se marca una prioridad el ingreso es inmediato


Redacción

¿Cuántas personas hay en la lista de espera para entrar en una residencia del ERA? El último dato, con fecha del pasado 26 de septiembre, es de 1.336 personas. Es una cifra ofrecida por la Consejería de Servicios Sociales en su respuesta a una pregunta parlamentaria planteada por el diputado de Foro, Pedro Leal. 

En ella, Servicios Sociales destaca además que, en parte, esa lista de espera puede explicarse por el hecho de que a la hora de solicitar plaza, debe marcarse un máximo de tres centros de preferencia. De este modo, y siempre según la Consejería, llega a ocurrir que «en la misma ciudad, o en el mismo concejo, ha plazas libres en un centro y personas en lista de espera porque tienen solicitado ingreso en otro». Más aún, Servicios Sociales destaca que en el que caso de que en una solicitud de ingreso no se marque una prioridad en el centro de elección no hay lista de espera, «es decir, (si) está dispuesta a ingresar en cualquier residencia de la red de centros,accedería de forma inmediata a una plaza. Lo mismo ocurre, en cuanto a inmediatez, para aquellos ingresos por vía judicial o mujeres víctimas de la violencia de género».

Ley de Dependencia

Donde sí hay una lista de espera revelante es en el ámbito de la Ley de Dependencia, en concreto respecto a las personas a las que se les ha reconocido la prestación pero aún no cuentan con la resolución del Programa Individual de Atención (PIA) --en el que un informe médico y de valoración social detalla los servicios y prestaciones que le correspondan, en función del grado y nivel de dependencia--; en el caso de Asturias, a fecha del 31 de agosto, eran 3.027 personas las que se encontraban en esta situación. Según la Consejería de Servicios Sociales, suponen un 12,6% de los dependientes a la espera del trámite de reconocimiento «siendo la media nacional del 25,3%».

Las cifras ofrecidas por Servicios Sociales señalan que en total son 31.774 personas las que ya tienen la dependencia reconocida con resolución de grado en Asturias, mientras que las que ya cuentan con la prestación de la PIA suponen 20.942. En las tablas estadísticas del Sistema para la Autonomía y Atención de la Dependencia (SAAD), que pertenece al Ministerio de Sanidad, se indica que la mayor parte de los solicitantes son mujeres (un 64%), y la diferencia de género se acentúa con la edad. Así, a partir de los 65 años crece de manera importante la demanda de ayudas, y en los grupos de edad más envejecidos, a partir de los 80 años se disparan las solicitudes, son 902.770 del total del 1,6 millones registradas en todo el estado.

En el SAAD se indica además que las resoluciones de dependencia en Asturias representan un 3,05% respecto al total de la población del Principado. Es un porcentaje que se sitúa en la media de las comunidades, siendo La Rioja (con 4,8%) Castilla y León (con un 4,5%) y País Vasco (4,4%) las comunidades con más resoluciones respecto al total de habitantes y Canaria (con un 1,6%), la Comunidad Valencia (con un 1,7) y Baleares (con un 2,1%) las que menos.

Una cuestión polémica, y que ha sido frecuente objeto de debate en el ámbito político asturiano, es la financiación de la Ley de Dependencia y singularmente a qué administración le corresponde pagar qué. Las necesidades reales de los beneficiarios, los planes del Estado y los recursos disponibles están lejos de sintonizar.  De media en España, el Estado aporta el 18. En Asturias, está en el 15%. Es decir, del coste del plan individual de atención (PIA), que es el que establece cuál es la mejor prestación para cada dependiente, el Principado pone el 75%, el Estado el 15% y el 15% restante corresponde al copago de las familias.

 De forma reiterada el Principado ha reclamado un pacto al Ejecutivo central. El espíritu inicial de la ley era la cofinanciación. En principio, el Estado debía aportar el 50%. Ese horizonte nunca se cumplió. Es más, la tendencia es justo la contraria. Su participación es ya casi residual. Paga lo mismo que el beneficiario.

Valora este artículo

0 votos
Etiquetas
Listas de espera Ley de Dependencia Servicios Sociales Castilla y León Baleares Ministerio de Sanidad Violencia machista
Comentarios