El parlamento aprueba el viernes la supresión del Consejo Económico y Social

La iniciativa del PP cuenta con el respaldo de Podemos, Foro y Ciudadanos y ha sido criticada por la patronal y los sindicatos


Redacción

El pleno de la Junta General del Principado aprobará el próximo viernes la proposición de ley impulsada por el PP para suprimir el Consejo Económico y Social (CES) con el respaldo de Podemos, Foro y Ciudadanos.

Entre las funciones asignadas al CES, un organismos constituido en 1988, figuraban las de emitir dictámenes sobre anteproyectos de ley y proyectos de decreto sobre materias socioeconómicas y laborales, elaborar estudios sobre estas materias y emitir anualmente un informe sobre la situación económica y social.

De este órgano forman parte la patronal y los sindicatos --con ocho representantes cada uno-- así como el Gobierno regional (4), la Federación Asturiana de Concejos (2), la Universidad de Oviedo (1) y la Fundación para el Fomento de la Economía Social (1).

Para el PP, no resulta necesaria una estructura estable tan costosa cuando su actividad se puede garantizar por otros mecanismos menos onerosos dado que, según esta formación el CES cuesta anualmente unos 800.000 euros, --más de diez millones desde su puesta en marcha-- para realizar una decena de informes al año.

Se trata de un organismo «prescindible», según la presidenta del PP, Mercedes Fernández, que ha coincidido en este aspecto con el portavoz de Podemos, Emilio León, que ha incidido en que Asturias no necesita un organismo consultivo «que cueste tanto dinero».

Por su parte, la líder de Foro, Cristina Coto, ha incidido en que su grupo no era inicialmente partidario de suprimirlo, pero que optó por esta vía después de que el CES optara por «no mover un dedo» para aceptar una representación más plural o reducir su estructura, a lo que se añadieron actitudes «poco respetuosas» en relación con la Junta que demostraron que no había «voluntad de consenso».

Mientras Ciudadanos ha considerado el CES un ejemplo del tipo de organismo que se debe suprimir de la administración, el portavoz del PSOE, Marcelino Marcos, ha lamentado que el PP promueva su eliminación en contra de la postura que mantienen en otras comunidades «donde funciona con diligencia».

Para su homólogo de IU, Gaspar Llamazares, esta decisión responde «al sectarismo y a una visión conservadora de la sociedad» y, aunque ha considerado que sería «un milagro» una rectificación de Podemos, ha señalado que no hay «ninguna razón» para eliminar el único ámbito institucional de concertación de que dispone Asturias.

La iniciativa del PP fue tomada en consideración en octubre de 2015, pese al informe desfavorable del Gobierno, y fue cuestionada por UGT, CCOO y FADE al considerar que suponía «eliminar una institución democrática formada por la sociedad civil asturiana».

La aprobación de la ley que suprimirá el CES formará parte de un orden del día que incluirá iniciativas sobre el envejecimiento de las plantillas de médicos en la sanidad pública, las ayudas a los autónomos, los incendios forestales, la eliminación de la valorización energética del Plan de Residuos, la lista de espera en materia de dependencia o la propuesta de crear una Zona Franca.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El parlamento aprueba el viernes la supresión del Consejo Económico y Social