Hoy preguntamos nosotros

Plena inclusión Asturias y la Asociación de la Prensa de Oviedo tratan de romper las barreras que existen entre los medios de comunicación y las personas con discapacidad intelectual. Preguntas sobre el día a día y los posibles prejuicios salpican una rueda de prensa inversa

Rueda de prensa de Plena inclusión Asturias y la Asociación de la Prensa de Oviedo
Rueda de prensa de Plena inclusión Asturias y la Asociación de la Prensa de Oviedo

Oviedo

Ponerse en el pellejo del otro. Eso pretendía la rueda de prensa inversa organizada por el colectivo Plena inclusión Asturias, la federación de entidades de familias de personas con discapacidad intelectual, con la colaboración de la Asociación de la Prensa de Oviedo (APO). Un grupo de 16 usuarios de tres colectivos de la federación sometió a un riguroso interrogatorio a seis periodistas de diferentes medios de comunicación regionales. Los primeros habían preparado cuidadosamente las preguntas en talleres previos, para intentar descubrir cómo es el día a día de un medio de comunicación, por qué algo es noticia o no o qué imagen tienen de ellos los profesionales. Por su parte, los periodistas iban dispuestos a no dejarse nada en el tintero. De ese premeditado cara a cara, surgieron dos horas de conversación intensas, amenas y con un sincero compromiso de entendimiento.

Los entrevistadores -que procedían de los colectivos Rey Pelayo y Ateam Integra, ambas de Avilés, y Adepas, de Oviedo- quisieron saber cómo los periodistas titularían una información sobre la necesidad de recursos que tiene el colectivo, si acuden con prejuicios a una entrevista, quién decide qué es noticia y qué no o si la sociedad es consciente de que ellos tienen los mismos derechos pero no siempre pueden ejercerlos. También intentaron bucear en la trastienda de los medios y en los intereses de los profesionales. Si es un oficio vocacional, cuáles son los temas más interesantes o cómo ha evolucionado la tecnología, si alguno había querido ser corresponsal de guerra. Hasta de Cataluña se habló en el foro.

Los periodistas, poco habituados a ser objeto de escrutinio, intentaron estar a la altura en sinceridad e interés. Pablo Álvarez, de La Nueva España, Elena Alarcón, de la agencia Europa Press; Laura Mayordomo, de El Comercio; Susana D. Machargo, de La Voz de Asturias; Nacho Monserrat, periodista y presentador de TPA; y Fernando Robles, presidente de la Asociación Profesional de Fotoperiodistas de Asturias (APFA) trataron de trasladar el el rigor y la profesionalidad que separa al opinador de redes sociales del informador, la rapidez con la que las nuevas tecnologías han cambiado los medios, la compleja estructura de funcionamiento de un periódico, en papel o digital, de una radio, una televisión o una agencia de noticias -quizá la más desconocida para el público-; y también el interés por trasladar a la sociedad los problemas y los anhelos de las personas con discapacidad intelectual.

Después de más de dos horas de conversación, y cuando aún quedaba carrete para rato, la inusualmente larga rueda de prensa, acabó por falta de más tiempo. Aún hubo margen para hacer una foto de familia, para intercambiar correos e incluso la promesa del atleta con discapacidad intelectual Jesús Acebedo de enviar alguna tabla de estiramientos a una runner principiante.

Llámame por mi nombre. Destaca mi oficio, mi afición o el motivo por el que me entrevistas. Háblame como a un adulto. Di que soy una persona con discapacidad intelectual, con diversidad funcional o con capacidades diversas. Minusválido o deficiente no son términos adecuados ni correctos. Plena inclusión Asturias tiene claro que con la Asociación de la Prensa de Oviedo forma un tándem fundamental para fomentar la inclusión.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Hoy preguntamos nosotros