La Sindicatura pone en cuestión los horarios de la sanidad asturiana

Advierte de que no existe un sistema de control, que hay excesos de guardias y que los problemas se parchean con complementos


La falta de un sistema de control de horarios, de un registro efectivo de guardias o el abuso de complementos por exceso de jornada que deberían ser excepcionales son algunas de las faltas del sistema sanitario asturiano señaladas en el último informe de la Sindicatura de Cuentas sobre la fiscalización de la gestión de personal del Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA) correspondiente al año 2015. 

Lo cierto es que el informe es benigno en lo relativo a «todos los aspectos significativos, con la normativa aplicable a la gestión de los fondos públicos»; pero a continuación introduce una serie de «salvedades» que son especialmente relevantes. La primera de ellas destaca la imposibilidad de «verificar el cumplimiento de la jornada ordinaria del personal de las áreas sanitarias, al no existir sistema de control horario»; del mismo modo advierte de que supone una «merma de información» el hecho de que con un único programa presupuestario denominado «asistencia sanitaria» no sea posible desglosar el gasto por actividad.

Pero las críticas más rotundas de la Sindicatura se refieren al descontrol de horarios y guardias, en algunos casos muy llamativos. En primer lugar señala que hay una imposibilidad de controlar las guardias localizadas (las que, a diferencia de las presenciales, se hacen fuera del centro pero estando disponible); así señala que no existe un sistema para calcular realmente cuántas horas se dedican la presencia efectiva en el puesto de trabajo y se han cuantificando extrapolando datos sobre guardias que sean simultáneas con las presenciales. También añade que «tampoco se pudieron calcular las horas de guardia en el caso de realizar únicamente guardias localizadas». Casi en la mitad, hasta en el 41% de los casos, el sistema informático no recoge la especialidad del médico interino residente así que no se ha podido analizar las guardias por especialidades.

Respecto a los excesos de carga de trabajo, se señala que tomando 62 personas de muestra sobre las guardias, en un 53% de los casos, se sobrepasan el límite de la jornada. «En todos los casos se excede el límite conjunto de 48 horas semanales en cómputo semestral para jornada ordinaria y complementaria. En 53 de esos 62 casos se excede el límite de 150 horas/año para jornada especial». El informe detalla un episodio en el que un profesional sanitario se le reconoció una exención de guardias «concepto por el cual recibió 1.924 euros durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2015. Sin embargo, durante el mismo periodo realizó guardias físicas de lunes a viernes, por las que recibió 1.475 euros» y alerta de que «ambas remuneraciones son incompatibles».

Hay descontrol también en las remuneraciones. El informe advierte de que «se han detectado siete conceptos retributivos para los que no existe ninguna regulación que soporte los mismos»; para suplir las carencias citadas en horarios y guardias se abusa de complementos que deberían ser debe ser excepcionales «y compensado a través de los correspondientes descansos». También destaca que «se han realizado pagos indebidos no prescritos estimados por el fiscalizado en un importe de 680.000 euros, consecuencia de la falta de actualización del complemento de jubilación».

El informe también es muy crítico con la administración asturiana en el desarrollo de la carrera profesional. Así señala que su implantación «no ha sido progresiva», que no se ha esteblacido de manera similar para el personal y que la valoración de méritos contradice el Acuerdo de 2006 «donde se establece que los méritos valorados para un grado no podrán utilizarse para acceder a otro superior. Además, un 22,7% de los expedientes revisados no alcanzaron los puntos requeridos para el grado/nivel concedido». Al final, según advierte la Sindicatura, en la práctica el cobro de esta remuneración «se asemeja más a un complemento fijo abonado por antigüedad, lo que contraviene la esencia misma de la carrera».

Entre sus recomendaciones, el informe destaca que la plantilla orgánica «cuya gestión debería corresponder íntegramente al SESPA», debería recoger la dotación completa de sus plazas, «tanto de las áreas sanitarias como del personal estatutario, funcionario y laboral de los Servicios Centrales». También que todas las nóminas deberían gestionarse con un único sistema único «para facilitar su gestión y control» y advierte de que debe suprimirse «todos los conceptos retributivos por retrocompatibilidad» que «ya no pueden generar pagos en el futuro».

Valora este artículo

1 votos
Tags
Comentarios

La Sindicatura pone en cuestión los horarios de la sanidad asturiana