El HUCA quedará conectado a los grandes ejes de comunicación

Infraestructuras da prioridad a la conexión del hospital con la AS-II y a los accesoa al parque empresarial de Avilés y la Zalia de Gijón. Las partidas de medio ambiente son más modestas


Redacción

Al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) solo le queda una conexión pendiente por carretera. Se trata de su salida natural a la AS-II, entre Oviedo y Gijón. Ese proyecto se lleva una buena tajada de los presupuestos de Infraestructuras para 2018, cuyo proyecto el Gobierno acaba de presentar en la Junta General. Junto a las comunicaciones del HUCA, aparecen también los accesos a dos focos económicos de gran importancia para la región aún pendientes, los accesos tanto a la Zalia de Gijón como al parque empresarial de Avilés.

Las tres obras forman parte del apartado de Carreteras, que se lleva 45,1 millones de euros de los 73,2 millones para inversiones de que dispondrá la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente si, finalmente, estas cuentas regionales salen adelante. Hay otras iniciativas ya anunciadas que sí aparecen en el documento pero con cantidades más modestas. Esto es lo que sucede, por ejemplo, con el plan de movilidad del área metropolitana que se queda con algo más de 231.000 euros. El soterramiento de las vías de Langreo percibe 150.000 euros y en el apartado de puertos, las partidas más grandes son para el dique de El Puntal (Villaviciosa) y para la reparación del morro del espigón de Navia. 

La Dirección General de Calidad Ambiental cuenta con una serie de proyectos de construcción de saneamientos y de renovación de las redes de abastecimiento de aguas valorados en 4,5 millones de euros. En esa cantidad se incluye desde los gastos de expropiación de terrenos a las propias obras. Los más destacables, tanto por el importe de su presupuesto como por el volumen de población a la que benefician son los del abastecimiento de Mieres, desde el río Aller; la zona de la Marina de Villaviciosa, Llanes y el de Paladeperre, en Valdés.

Medio Ambiente

Tras la última remodelación de la estructura del Gobierno diseñada este verano, la cartera de Infraestructuras se quedó con todos los asuntos relacionados con medio ambiente y calidad del aire. Dentro del proyecto de cuentas, en importe económico, su presencia no es la más destacada. Pero sí que aborda temas complejos y polémicos. La Dirección general de Prevención y Control Ambiental suma casi dos millones de inversión. El proyecto más ambicioso es la recuperación ambiental de las instalaciones de EPA-Calprim, en Llanera. El plan de residuos puesto en marcha suma otros 275.000 euros. Dentro de del plan de calidad del aire hay proyectos como la compra de equipos de vigilancia (125.000 euros) y la sustitución de las calderas de carbón de Trubia (120.000), donde se ha concentrado la contaminación en Oviedo.

La Viceconsejería de Biodiversidad tiene que lidiar con otro tipo de elementos. La lucha contra el plumero de la Pampa, la especie invasora que ya cubre el Principado, recibe medio millón de euros. La propia consejería ya había adelantado que era una prioridad. Otros temas polémicos aparecen en el proyecto. La eliminación del avispón asiático se financia con 60.500 euros y el marcaje y seguimiento de lobos, 50.000 euros. Son solo alguno de los planes a los que se destinarán los 1,86 millones de euros de sus inversiones.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El HUCA quedará conectado a los grandes ejes de comunicación