¿Es la sociedad asturiana cada día más laica?

S.D.M. REDACCIÓN

ASTURIAS

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz; el presidente del Principado, Javier Fernández; el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, y el resto de autoridades, en Covadonga.El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz; el presidente del Principado, Javier Fernández; el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, y el resto de autoridades, en Covadonga
El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz; el presidente del Principado, Javier Fernández; el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, y el resto de autoridades, en Covadonga

Desciende la participación en ritos católicos y el número de alumnos de Religión mientras aumenta la presión de los colectivos laicistas. Los expertos señalan que una sociedad 100% secular es imposible

09 dic 2017 . Actualizado a las 10:23 h.

«Una sociedad laica pura no es posible. Una religión se sustituye por otra. El mejor ejemplo reciente es el experimento de la Unión Soviética, tras la revolución. Con la Perestroika florecieron de nuevo las religiones. Lo cierto es que no se habían ido nunca. No lo consiguió ni Stalin». David Alvargonzález es profesor titular de Filosofía en la Universidad de Oviedo y experto en Filosofía de la Religión. Hoy, día 9 de diciembre, se celebra el Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia. En los últimos años, la participación en actos religiosos ha caído en picado, así como la matrícula en la asignatura de Religión en los colegios y las vocaciones sacerdotales. Mientras tanto, el movimiento laicista ha ganado presencia. Reclama que se investiguen las inmatriculaciones de la Iglesia, se corrija la terminología católica imperante, los municipios se incorporen en la Red de Municipios Laicos, los cargos públicos no participen en ritos... Trata de agitar el debate y fomentar la reflexión. Hasta ha abierto la idea de cambiar el Día de Asturias, para que deje de ser el 8 de septiembre, con la Virgen de Covadonga, y pase a ser el 25 de mayo, fecha que conmemora el año 1808, cuando la Junta General se declaró soberano y declaró la guerra a los franceses. ¿Pero, en realidad, la sociedad asturiana camina hacia la secularización? ¿Comparte estos postulados?

Datos objetivos

 Existe una serie de números que pueden ofrecer un acercamiento a esa pregunta. Esas cifras no parecen tampoco demasiado favorables a ninguna de las respuesta, ni a la Iglesia ni tampoco a los colectivos laicistas.

El Arzobispado de Oviedo aprovechó durante años sus órgano oficial de comunicación, el periódico Esta Hora, para ofrece el balance de los sacramentos, es decir, el volumen de asturianos que se bautizaban, se casaban por la iglesia o por los que se organizaban funerales. Hace ya unos ejercicios que no aparece en esa publicación. La tendencia no era demasiado favorable. Solo los bautismos habían remontado ligeramente. Pero la caída era palpable. Un ejemplo, son las bodas religiosas. Los datos son del Instituto Nacional de Estadística (INE). En el año 2009, el balance global para España decía que, por primera vez, se habían registrado más matrimonios civiles que eclesiásticos. En el año 2006, en Asturias, de los 3.718 registrados solo 972 se oficiaron ante un cura. Eso supone menos del 30%. Mucho peores son los balances de sacramentos como la confirmación, por debajo del millar anual desde el 2010. Se redujeron prácticamente a la mitad en el periodo 2002-2010, de 1.680 a 969. En cuanto a los bautismos, el propio Arzobispado de Oviedo dio la voz de alarma hace ya una década. En 2008 sólo habían pasado por la pila bautismal 5.820 bebés de los 8.600 nacidos ese año.