Redacción

Los efectos de la ciclogénesis explosiva Ana se han intensificado en el Principado con la llegada de la noche, aunque la peor parte se la está llevando Galicia. Las rachas máximas de viento en el Principado, a las diez y media de la noche ,ya habían rebasado los 100 kilómetros por hora en tres puntos: el aeropuerto (113), cabo Busto (108) y Villayón (101).  La intensidad del viento está lejos aún de los 160 kilómetros por hora que habían azotado Estaca de Bares, alrededor de las ocho y media de la tarde. Algo similar ha pasado con las precipitaciones. El aguacero ha comenzado a caer una vez que había oscurecido. La máximas acumuladas en Asturias se han localizado en el puerto de Pajares y en Somiedo, con 61 y 58 litros por metro cuadrado acumulados a las diez de la noche. La cifra es importante y demuestra la intensidad del chaparró pero está muy lejos de los 201 litros por metro cuadrados recogidos a esa misma hora en A Lama (Potenvedra).

La visibilidad en las carreteras es muy escasa y la gran cantidad de agua acumulada en la calzada, por ejemplo de la Autovía del Cantábrico a su paso por Siero, dificulta la conducción.

Aemet mantiene activa la alerta roja por vientos y la naranja por lluvias en toda la parte sur del Principado, desde el suroccidente hasta Picos de Europa, hasta la madrugada. Las administraciones locales han extremado las precupaciones, siguiendo los consejos de Protección Civil, y han cerrado al público parques como el Campo San Francisco en Oviedo.

Las imágenes tomadas por el satélite dejan constancia de la importancia de esta profunda borrasca que ha puesto sobre aviso a todo el norte penínsular. Aemet ha compartido vídeos con su evolución hora a hora en las redes sociales. Este es el canal que también está utilizando para reclamar la máxima precaución. Este temporal coincide, además, con la operación retorno del puente de la Constitución.

Las estaciones invernales de Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno han recibido en sus instalaciones a un total de 7.021 esquiadores a lo largo del puente de la Constitución. El cambio meteorológico registrado en los últimos días, con el incremento de las temperaturas y la aparición de intensas lluvias, ha mermado los espesores y por consiguiente las pistas útiles para los usuarios. De los 22,91 kilómetros esquiables los días 6 y 7 a 17 kilómetros el viernes 8 pasó a solo nueve kilómetros los días 9 y 10 de diciembre.

El refugio del Meicín, por ejemplo, permanecerá cerrado una semana. El albergue no ha tenido reservas para el puente. La falta de confirmaciones y la llegada del temporal ha empujado a los gestores a no abrir durante los próximos siete días.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La borrasca «Ana» se recrudece