Asturias busca en Europa alternativas a la minería

Europa Press REDACCION

ASTURIAS

Central térmica de Aboño
Central térmica de Aboño

El Principado se ha adherido a la plataforma europea de regiones carboneras, que pretende que el nuevo modelo energético sea equitativo para los habitantes de las cuencas

11 dic 2017 . Actualizado a las 13:38 h.

El Gobierno del Principado de Asturias y la Junta de Castilla y León se han adherido a la Plataforma de Regiones Carboneras en Transición, que se presenta este lunes en Estrasburgo (Francia), con el fin de unir fuerzas con otros territorios de la UE para encontrar alternativas a la minería en términos de actividad económica y empleo. Este foro, impulsado por la Comisión Europea, pretende que el paso hacia el nuevo modelo energético promovido por las instituciones comunitarias sea «justo y equitativo» para los habitantes de las cuencas, según ha indicado la Administración autonómica.

Desde Asturias se ha desplazado a Estrasburgo la directora general de Minería y Energía del Principado, Belarmina Díaz. Igualmente, participará en el acto el director general de Energía y Minas de Castilla y León, Ricardo González Mantero. Ambos asisten al lanzamiento oficial de la llamada Coal Regions in Transition Platform, que pretende apoyar a las regiones carboneras de la UE en la aplicación del paquete de medidas «Energía limpia para todos los europeos», presentado por la Comisión el 30 de noviembre del año pasado y punto de partida para las posteriores disposiciones legislativas que debe aprobar el Consejo Europeo. Junto a esto, da respuesta a la importante reducción de la actividad extractiva derivada de la Decisión 2010/787/UE, que sólo permite que subsista la minería competitiva a partir de 2019, situación en la que ya se encuentran las explotaciones que continúan operativas en Castilla y León.

La nueva plataforma representa a todos los territorios de la UE donde la minería del carbón sigue considerándose un motor económico. Su objetivo es facilitar la identificación, el desarrollo y la implantación de proyectos que contribuyan a una transformación económica viable de estas zonas que facilite el intercambio de información sobre fondos y programas; el diálogo sobre el marco político y normativo necesario; el conocimiento de buenas prácticas para incentivar su aplicación y, en definitiva, el aprendizaje mutuo. Entre sus metas figuran, asimismo, la promoción del debate sobre las políticas necesarias a largo plazo y la financiación para aplicarlas. Con todo ello la Comisión Europea quiere ayudar a las regiones afectadas a identificar, desarrollar e implementar proyectos que impulsen una metamorfosis económica y tecnológica viable de las cuencas, además de hacer posible el entendimiento de los distintos agentes implicados para lograr el máximo acuerdo sobre el marco político y legislativo en el que debe moverse la transición prevista para este sector.