Asturias y Galicia reivindican la conciencia del noroeste

Encuentros en el Eo aborda los objetivos y retos colectivos de ambas comunidades

La Voz
Ribadeo

Los presidentes de Asturias, Javier Fernández y la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, han reivindicado este lunes en Ribadeo la «conciencia del noroeste» en los Encuentros del Eo, una iniciativa promovida por la Corporación Voz de Galicia y patrocinada por el Banco Sabadell. Ambos líderes políticos han mantenido un diálogo sereno, constructivo y sin fronteras en un momento tan delicado como estratégico para la sociedad española y han tratado temas como la reforma de la Constitución, la financiación autonómica, el modelo de Estado, las infraestructuras y la demografía. Al acto, celebrado en el auditorio de Ribadeo han asistido un centenar de empresarios de ambas comunidades que han intercambiado opiniones en el almuerzo que ha seguido al encuentro de ambos mandatarios, cuyo diálogo ha sido precedido por la intervención de Lois Blanco, director general de La Voz de Galicia, Pablo Junceda, director general del Sabadell-Gallego en la zona noroeste y el director de La Voz de Galicia, Xosé Luis Vilela.

Fernández y Feijoo han coincidido en la necesidad de un amplio y gran «consenso» a la hora de abordar una reforma constitucional. El presidente asturiano, que ha hablado de una «conciencia del noroeste» y de la existencia de «una serie de problemas comunes» entre Asturias y Galicia, no cree que «pueda hacerse a corto plazo, por la configuración de las Cortes Generales», y ha insistido en la necesidad de una amplia «mayoría». Por su parte, el jefe del Ejecutivo gallego consideró que «no debemos tener miedo a la reforma constitucional pero necesitamos el mismo sentido de Estado del 76, 77 y 78 y si eso no lo tenemos pues lo lógico es no precipitarnos». Coincidió con Fernández en la vital importancia en este sentido del «consenso» y si no existe, «no precipitarse». Tienen que «estar políticos que tengan el mismo sentido de estado» que los de de hace cuarenta años. «Si no lo tienen estamos ante un grave riesgo, que lo que se pretenda no sea reformar la Constitución sino derogarla», ha concluido.

Financiación autonómica

Sobre ese trasfondo, ambos han hablado ampliamente sobre financiación autonómica. Los dos mandatarios autonómicos han apostado por un sistema de financiación que permita un buen servicio a cualquier ciudadano teniendo en cuenta el coste real que eso supone en cada comunidad.  Javier Fernández ha advertido de que «la reforma del sistema de financiación es compleja» y apuntado hacia «los desequilibrios territoriales muy fuertes que hay en España» en un momento en el que los recursos del Estado son, además, escasos, a la salida de una crisis.

Encuentros desde el EO La Voz reúne en Ribadeo a los presidentes de Galicia y Asturias

El presidente asturiano cree que el noroeste español necesita «un sistema de financiación que permita un buen servicio a cualquier comunidad y cualquier ciudadanos independientemente de donde viva», en línea con Feijoo, que ha dicho en que se debe pensar como un «reparto entre 47 millones de ciudadanos, no como un reparto entre 17 comunidades» y ve imprescindible el consenso. Para Fernández, es imprescindible que los servicios públicos universales sean similares y de una alta calidad, así como conocer la diferencia de costes en comunidades como la asturiana y la gallega, «más dispersas, o en otra donde la población está concentrada». Por otra parte, Feijoo volvió a insistir en la necesidad de una explicación a los presidentes regionales sobre el cupo vasco. Pide que se explique por «lealtad» con los ciudadanos que representa y también por el Estado. Recuerda que el Concierto Económico Vasco está recogido en la Constitución y explica que lo que pide es conocer el cálculo. 

Javier Fernández, en este mismo apartado, ha señalado que los balances fiscales «no se hacen en ningún país salvo en este» y que no les ve más sentido que provocar «agravios comparativos» y el «victimismo» de determinados territorios. Además, lo que Fernández considera «dificultades objetivas por la coyuntura de ausencia de recursos», produce a su parecer una situación donde no hay «sintonía» entre autonomías «porque algunas tienen un régimen especial, como País Vasco o Navarra», un desequilibrio que «llega un momento que no es soportable». «Se ve que tienen unos recursos que doblan los del sistema común», algo que para el presidente asturiano, «no es normal». Más allá de cómo se calculó el cupo vasco -ha razonado Fernández- su contribución a la solidaridad está restringida al fondo de solidaridad interterritorial, «que si que está en la Constitución y que se nutre este año en los PGE de 433 millones».

«Como la aportación del País Vasco es el 6,24%, calculen ustedes que les dará 27 millones de aportación, mientras si vamos al sistema general, las cantidades de algunas comunidades, como Madrid o Cataluña, son muchísimo mas relevantes. Esto es algo que tiene ya un carácter de agravio que creo que en el futuro habría que corregir», ha defendido Fernández, para quien el Estado que está siempre «en evolución» y tiene que tener una relación entre autonomía y solidaridad.

Por otro lado, ha afirmado que las diferencias de opinión sobre cómo tiene que ser la financiación son «algo normal» y ha descrito como un «hecho diferencial» español respecto a los estados federales la existencia de nacionalistas que «debilitan» el sistema de solidaridad al comprometerse «exclusivamente en términos de solidaridad con aquellos que consideran sus nacionales».

Infraestructuras

Durante el coloquio, los presidentes autonómicos también han tenido tiempo para hablar de infraestructuras y de demografía. En el primer apartado, ambos destacan la importancia de la Autovía del Cantábrico, que une ambas comunidades. Feijoo señala que un error ha sido siempre la «obsesión» de unirse con Madrid, mientras que Javier Fernández ha admitido que existe «un contencioso con el Gobierno por la variante de Pajares» a propósito del paso de mercancías y que sigue sin haber fechas para su entrada en funcionamiento. Sobre la conectividad con Galicia, la ha enmarcado en un punto de vista estratégico relativo al arco atlántico. Debe «corregirse la decisión que nos dejaba fuera» porque en la franja atlántica europea hay ochenta millones de personas, ha señalado Fernández, que no se ha pronunciado sobre un AVE del Cantábrico por quedarle fuera de su ámbito de decisión. Sí que se ha referido al interés de, un vez concluida la autovía del Cantábrico, potenciar una conexión asturiana con A Fonsagrada.

Demografía

¿Se puede revertir la sangría demográfica? ¿Cómo abordar el pago de pensiones en dos comunidades envejecidas? Fernández y Feijoo se han planteado este problema, uno de los más cruciales para ambas regiones. Ambos han coincidido en ello, pero también en precisar que es un problema «estructural» -ha dicho Feijoo- que «es local, pero también europeo, más allá de que en el noroeste tengamos las peores cifras de Europa», como ha apuntado el mandatario asturiano. Javier Fernández ha hablado de una Asturias «muy deficitaria en pensiones» y ha incidido en la necesidad de bajar el paro yponer en marcha «políticas que vayan desde lo local a lo europeo» en una Europa a la que «le falta conciencia común», en muchas cosas y también lo demográfico.

Para Fernández es, por ello, un «problema de orden sociológico» que hay que analizar con profundidad y que hay que tratar con «medidas locales», pero también «implicando al Estado español y a Europa». Feijoo, por su parte, ha precisado que en Galicia no se trata de un problema de pérdida de población joven sino de natalidad. «Hay que tener hijos desde que tú puedas hasta los 60», ha defendido el presidente gallego, que ha hablado de medidas como la de conciliación en las empresas y también de la posibilidad que tienen Galicia en el más de un millón de gallegos, con sus hijos y nietos, que están en el exterior, guaderías, casas nido, la tarjeta bienvenida... en un contexto de un «viejo continente es más viejo que nunca».

Comentarios

Asturias y Galicia reivindican la conciencia del noroeste