Más de un millar de alumnos asturianos de Secundaria sufre ciberacoso severo

El polémico estudio Ciberastur concluye que el acoso presencial y tecnológico es una realidad en las aulas. Los acosadores, en cambio, son muchos menos

Conversaciones en whatsapp
Conversaciones en whatsapp

Redacción

El consejero de Educación y Cultura, Genaro Alonso, ha presentado este martes los resultados del informe CiberAstur, que muestran que el 2,4% del alumnado de los centros de Secundaria del Principado sufre acoso escolar grave y un 3,25% padece ciberacoso severo. En el momento en el que se hizo el estudio había matriculados 42.200 estudiantes en las etapas analizadas. Eso supone que algo más de un millar reconoce que sufre acoso grave y que hasta 1.300 son víctimas de ciberasoso severo. El estudio, realizado en colaboración con la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), analiza este tipo de situaciones, así como el uso problemático de internet, especialmente a través de dispositivos móviles; los comportamientos del alumnado y sus hábitos de vida. Esta investigación provocó el año pasado una oleada de protestas entre los padres y los sindicatos docentes, ya que se estaba dejando en manos de una firma privada información personal de las familias y porque además los cuestionarios entraban en detalles personales de los padres, al margen de los aspectos meramente educativos.

El estudio

El profesor agregado del Departamento de Psicología de la Educación y Psicología de la UNIR, Joaquín González, ha explicado que fueron invitados a participar 156 centros públicos y concertados de Asturias, de los cuales han participado 140. De manera significativa han participado 115 centros -82 públicos y 33 concertados- y un total de 25.582 estudiantes de ESO, Bachillerato y de Centros de Educación Especial. El análisis, que diferencia entre los roles de agresor, observador y víctima, concluye que los acosadores no llegan al 1% del alumnado en casos de acoso tradicional, mientras que el porcentaje se eleva hasta el 2,3% en las situaciones de ciberacoso.

Respecto a la utilización de internet, los datos indican que se realiza un control insuficiente en cuanto al tiempo de uso y los contenidos a los que accede el alumnado. También muestra la preferencia por las interacciones sociales en línea en el 2% de la población escolar y la utilización de la red como mecanismo de regulación del ánimo en más de un 10%.

Las preguntas que se les realizaron a los alumnos se dividieron en tres bloques, uno genérico acerca del uso del teléfono móvil, otro acerca del acoso tradicional y otro acerca del ciberacoso. En relación con el uso del teléfono móvil, un 95,7% de los alumnos afirmaron tener teléfono móvil propio con conexión a internet. Respecto a la frecuencia de uso, un 86,6% señalaron que lo usan a diario, un 6,9 sólo los fines de semana y un 4,9% que «raramente». El 71,3% de los encuestados afirmó que no reciben supervisión por parte de la familia en relación con las actividades que hacen con el teléfono.

Acoso tradicional

En relación con el acoso tradicional, 8.421 alumnos y 10.065 alumnas afirman no haber sufrido nunca agresiones como golpes, patadas o empujones. Al preguntar si ellos habían realizado esas acciones, 8.428 alumnos y 10.923 alumnas indicaron que nunca lo habían realizado, siendo muy frecuente para 189 alumnos y 54 alumnas. Al preguntar si habían sido insultados, 4.256 alumnos y 5.053 alumnas indicaron que nunca lo habían sufrido; mientras que 6.245 alumnos y 5.742 alumnas afirman haberlo soportado «alguna vez», siendo muy frecuente para 756 alumnos y 575 alumnas. Respecto a situaciones en las que se han visto excluidos o ignorados por otras personas, 10.016 alumnos y 8.805 alumnas indicaron que nunca lo habían padecido, siendo muy frecuente para 291 alumnos y 418 alumnas. En relación con el ciberacoso, 101 alumnos y 97 alumnas reciben con frecuencia mensajes amenazantes o insultantes, mientras que 10.626 alumnos y 10.148 alumnas nunca han vivido esa situación. Por otro lado, 62 alumnos y 76 alumnas afirman que a menudo le han escrito «bromas, rumores, chismes o comentarios que le ponían en ridículo en internet».

El Principado y la UNIR, con este estudio, han concluido que los problemas de convivencia pueden desembocar, si las conducta inadecuadas persisten y se reiteran, en situaciones de acoso y ciberacoso. Además, argumentan que tanto la lucha contra el acoso como la búsqueda de un uso adecuado de las nuevas tecnologías requieren de la implicación de toda la comunidad educativa.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Más de un millar de alumnos asturianos de Secundaria sufre ciberacoso severo