El Principado quiere «acorralar» a los causantes de los incendios forestales

El Ejecutivo autonómico cambia la estrategia por la proliferación de grandes fuegos

Incendios
Incendios EFE

Oviedo

Asturias introducirá «cambios importantes» en su política de lucha contra los incendios forestales tras un año 2017, el peor de la serie histórica con 27.508 hectáreas quemadas hasta diciembre, en el que se ha constatado además la proliferación de grandes fuegos, aquellos que afectan a más de 500 hectáreas. Hasta el 31 de noviembre se habían registrado más de 1.700 fuegos que, sólo en la oleada del pasado mes de octubre, afectaron a 12.900 hectáreas de las que el 42% correspondieron a nueve de los grandes incendios registrados, un fenómeno que crece de forma «exponencial» y que suelen producirse de forma simultánea en un mismo espacio lo que contribuye a su propagación.

Ante esta coyuntura, el Gobierno aprobará previsiblemente esta semana el nuevo Plan de Incendios Forestales (INFOPA) y renovará en los próximos meses la estrategia general de lucha y prevención contra los fuegos que incorporará «cambios importantes», según ha señalado el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez.

Martínez ha hecho este anuncio junto a su homóloga de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, la nueva campaña institucional de sensibilización para reforzar la lucha contra los incendios forestales. «Ser testigo no basta: enciende tu compromiso, apaga la indiferencia» será el lema de una campaña publicitaria a la que se destinarán 149.248 euros y que incluirá el logotipo de una persona abrazada a un árbol con la leyenda «Es tu naturaleza».

El objetivo, según el consejero, es buscar «la tolerancia cero» con los responsables de los incendios, en su mayor parte intencionados, de forma que quienes prendan fuego al bosque «se sientan acorralados» por sus vecinos apelando a la corresponsabilidad de todos los ciudadanos en este ámbito. La campaña, que se llevará a cabo a través de medios de comunicación y carteles publicitarios, busca sensibilizar a la población «involucrando al espectador» dado que «está muy bien que las redes sociales ardan, pero hay que hacer algo más», según los responsables de la empresa encargada de su diseño, Bittia.

Para Martínez, aunque Asturias tenga «una buena política de extinción y prevención», es necesario además «reforzar las acciones de sensibilización para generar reacciones en positivo para que todos» y que la sociedad en su conjunto se sienta «completamente comprometida» a la hora de defender su patrimonio. A su juicio, hay instrumentos legales en los que se debe seguir avanzando y actualizarlos dado que la principal dificultad a la hora de lucha contra los incendiarios reside en su identificación.

Por su parte, y en presencia del Fiscal de Medio Ambiente, de los responsables del Servicio de Emergencias, asociaciones del sector forestal y diputados del PSOE, Podemos e IU, la consejera de Desarrollo Rural ha incidido en la necesidad de reforzar las políticas de prevención «incluyendo la concienciación social».

Tras recordar que en el último lustro se han producido más de 6.000 incendios o conatos que afectaron a 59.000 hectáreas -más de 40.000 de ellas en 2015 y en 2017-, ha incidido en que, pese a haber grandes diferencias anuales, desde 1990 hay más años que superan las 10.000 hectáreas que los que se quedan por debajo de las 5.000. No obstante, ha destacado el esfuerzo inversor del Gobierno en materia de prevención -seis millones de euros en 2016; diez en 107 y dieciséis en el proyecto de presupuestos para 2018- para mantener en buenas condiciones las masas forestales, reducir la presencia de combustible en los montes y limpiar, sólo en los dos últimos años, unos 2.100 kilómetros de senderos y desbrozar 800 hectáreas.

El Principado gestiona actualmente 320.000 hectáreas de montes públicos, el 45 por ciento de la superficie forestal de Asturias, concede subvenciones del cien por ciento de la inversión a los propietarios de los 360.000 hectáreas en manos privadas.

Comentarios

El Principado quiere «acorralar» a los causantes de los incendios forestales