El bluf del proyecto que costó casi 7 millones de euros para salvar al urogallo cantábrico

ASTURIAS

Ejemplar de urogallo macho en Benasque
Ejemplar de urogallo macho en Benasque Gobierno de Aragón

Cinco investigadores expertos en esta especie en serio peligro de extinción desmontan los principales resultados del proyecto LIFE+

21 dic 2017 . Actualizado a las 20:03 h.

El proyecto LIFE+ del urogallo cantábrico, que se llevó a cabo entre 2010 y 2016 sin resultado positivo alguno, vuelve a estar en el punto de mira al ser cuestionado en un artículo divulgativo que era publicado este mismo mes en la revista científica Grouse News. La misma en la que, en mayo de este año, el subdirector de la Fundación Biodiversidad, Ignacio Torres, publicaba los principales resultados de un proyecto que supuso una inversión de ente seis y siete millones de euros y estaba enfocado a la conservación del urogallo cantábrico, que ya se encuentra en situación crítica por su alto riesgo de extinción. 

«En ese artículo aportaba una opinión sesgada de las cosas como se ha ido conociendo con posterioridad», explica uno de los cinco autores del nuevo artículo, Rolando Rodríguez, investigador de la Universidad de Exeter y miembro de la asociación de biólogos Geotrupes. «No le veo ninguna parte positiva al proyecto LIFE y, pese a que Torres plantea los diez principales resultados, ninguno es útil», afirma tajante. En el artículo, de hecho, los investigadores, aparte de repasar todos esos supuestos hitos conseguidos, aprovechan para conminar a los futuros gestores de la conservación de esta especie a que aprendan de los errores para que no vuelvan a cometerse, teniendo en cuenta encima que el urogallo cantábrico está en serio peligro de desaparecer de forma irreversible.

«No es una opción aceptable no hacer absolutamente nada para salvar al urogallo»

«Para no cometer los mismos errores habría que realizar un análisis más objetivo de lo que se ha realizado para ver si funcionó y, si no funcionó, lógicamente no caer en lo mismo. Nuestra idea con este artículo de réplica era hacer lo que se debería haber hecho en su momento», insiste Rodríguez, que confía en que el futuro de la conservación del urogallo no pase por continuar con un programa de cría en cautividad que no ha dado resultado positivo alguno. «Tampoco es una opción aceptable no hacer absolutamente nada para evitar que desaparezca. El proyecto LIFE no ha servido absolutamente para nada y el futuro del urogallo no está nada claro. Una vez que desaparezca será irrecuperable y no es cuestión de que el cantábrico valga más que otras especies. Tiene un gran interés social y sería lamentable que desapareciera», añade Rodríguez.