Lección de vida de un osezno huérfano

El Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) asegura que el esbardo aparecido desnutrido hace 18 meses en Somiedo se ha salvado de lo que parecía «una muerte segura»

OS ACORDAIS DEL OSEZNO HUÉRFANO from FAPAS on Vimeo.

Lección de vida de un oso huérfano El Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) asegura que el esbardo se ha salvado de «lo que parecía una muerte segura»

Redacción

El esbardo aparecido sin madre hace ahora año y medio en el Parque Natural de Somiedo goza de un excelente estado de salud. El osezno ha dado toda una lección de vida y ha sabido sobreponerse a una delicada situación que llevó a los especialistas a temer por su vida. El Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) ha publicado un vídeo en el que muestra la evolución del plantígrado durante esos 18 meses. 

El osezno apareció en junio de 2016 en el Parque Natural de Somiedo. Estaba desnutrido y presentaba una delgadez extrema. Su edad, apenas cinco o seis meses. El esbardo estaba solo, sin la compañía de su madre, no se sabe si porque estaba muerta o porque le había abandonado. 18 meses después, el FAPAS sostiene que está totalmente recuperado y que se ha recuperado de lo que parecía «una muerte segura».

Los ecologistas aseguran que el osezno se ha acercado a los pueblos a comer manzanas pero que repetidamente ha vuelto a su hábitat. Según aseguran, ha convivido con otros osos y su caso demuestra la capacidad de los oseznos «para sobrevivir en la naturaleza». «Nos ha aportado mucha información», concluyen.

Críticas del FAPAS

«La conservación del oso en la Cordillera Cantábrica no puede ser solamente contar cuantos osos hay, engatusar con cifras infladas para demostrar que todo va muy bien y ocultar rápidamente los incidentes de osos muertos», afirman desde el FAPAS. 

Los ecologistas argumentan que «proteger al oso es evitar todo eso y cuando se encuentra un problema, darle solución, pero sobre todo, garantizar la supervivencia de la especie, aunque sea un pequeño osezno». «Cada ejemplar muerto es un paso atrás, cada uno que sobrevive, un paso adelante», concluyen.

Valora este artículo

15 votos
Comentarios

Lección de vida de un osezno huérfano