«La Asturias del talento no tiene el peso que debiera en la política»

Ignacio Prendes asegura que Ciudadano tiene un crecimiento «sostenido» en Asturias aunque no adelanta si será candidato en los comicios autonómicos

Ignacio Prendes
Ignacio Prendes

Redaccion

Tras los resultados de las elecciones catalanas que se saldaron con Ciudadanos como la fuerza más votada, los naranjas viven un momento dulce en las encuestas que les auguran resultados similares en el ámbito estatal. Ignacio Prendes, diputado por Asturias y secretario segundo de la Mesa del Congreso, ha asumido el cargo de portavoz en el Principado y aspira a trasladar ese empuje a los próximos comicios autonómicos. Asegura que el giro del debate político sobre el eje territorial les beneficia.

-Se ha mostrado muy seguro de que Ciudadanos puede emprender un sorpasso en Asturias.

-Si alguna comunidad necesita el proyecto político que representa Ciudadanos es Asturias. Somos una garantía frente al inmovilismo y el continuismo y si hay una comunidad que está presa de esta situación desde hace mucho tiempo es Asturias. Nuestro discurso es de cambio y regeneración y a la vez de sensatez, encaja en las necesidades que tiene Asturias. Las sensaciones, lo que estamos percibiendo, es un apoyo creciente, que no está sólo en las encuestas, es el crecimiento que estamos teniendo, con gente que hasta ahora no se había acercado a la política, gente joven, que nos ve como instrumento para participar, es algo que vivimos en el día a día del partido, no nos lo tiene que contar nadie. En Asturias hay dos proyectos políticos agotados, que ya tuvieron su oportunidad de gobernar y nosotros somos una fuerza política nueva que está con los vientos de cambio.

-¿En qué se concreta ese crecimiento, han aumentado las afiliaciones, han crecido las agrupaciones?

-Estamos formando grupos locales por toda Asturias y también un apoyo que es creciente y constante. No vivimos un tiempo político en el que haya una avalancha de incorporaciones pero sí un crecimiento que es sostenido y continuado desde hace tiempo y ya antes de las elecciones catalanas. Y sobre todo que a mí, a parte de las incorporaciones cuantitativas, me importan las las cualitativas. Se nos acerca gente profesional, del ámbito de la universidad, de esa clase media que durante mucho tiempo ha sido la gran olvidada en Asturias y en España. Todo eso se tiene que concretar de cara a las elecciones en un proyecto político regenerador, fuerte y ganador, con aspiraciones de triunfo.

-Su nombramiento como portavoz del partido en Asturias puede hacer pensar que será el candidato en las autonómicas.

-No es algo que está relacionado, mi obligación es trabajar para fortalecer el partido, para elaborar el proyecto que vamos a ofrecer a los asturianos y no significa más que eso. Este partido tiene un sistema para elegir el candidato muy claro y muy definido, mediante primarias y no vamos a abrir ese debate en este momento. Queda todavía mucho tiempo y mucho trabajo por hacer y no queremos que nos distraiga de lo que tenemos que hacer ahora que es un programa sólido, lo estamos elaborando con grupos sectoriales, con unas propuestas adaptadas a las necesidades asturianas pero con un partido que tiene un proyecto de país, muchas cosas que planteamos para España son necesarias en Asturias evidentemente pero hay otras peculiaridades asturianas. Y no queremos que nada nos distraiga, cuando se empieza a hablar de nombres, de listas, se puede perder el objetivo. Y yo no voy a ser una distracción en ese sentido, trabajo en el proyecto político pero no tiene nada que ver con candidaturas futuras que se verá en su momento.

-¿Cuáles son esas particularidades de Asturias?

-Cada vez que yo vuelvo a Asturias en el tren o en el avión desde Madrid coincido con asturianos que vienen de trabajar por todo el mundo, gente joven, del ámbito de la ingeniería, de servicios avanzados para las empresas, que vienen de una planta en Emiratos Árabes o Catar, me pasa casi todos los fines de semana y suelo hablar mucho con ellos. Están en todas esas empresas asturianas de bienes de equipo que están instaladas aquí y que tienen la capacidad de entrar en esos mercados. Esa Asturias, que existe y es real, no tiene el peso que debería tener en la política, en la sociedad o incluso en los medios de comunicación y nosotros queremos que esa Asturias del talento tenga un papel de mucho más liderazgo, que tenga un efecto tractor y que nos saque al resto de la sociedad asturiana del continuismo que vivimos. Por eso para nosotros todo lo que son las políticas de innovación y apoyo al emprendimiento, a las empresas que están arriesgando en el mundo, es fundamental. De hecho puedo decir que estamos trabajando ya con un grupo multisectorial, con personas que son del partido y otras que no lo son, en un documento que planteará a Asturias como tierra de oportunidades, de innovación y de futuro. Hay otros partidos que están poniendo el acento en el pasado, con políticas defensivas de sectores del pasado, y nosotros queremos poner el acento en el futuro. Asturias tienen que utilizar todos los recursos territoriales que tiene a su disposición y son muchos, que tiene enormes posibilidades para ofrecer calidad de vida, tenemos que saber aprovechar nuestra posición estratégica dentro del arco atlántico y aprovechar también una tradición de formación e industrial que tiene que ser una activo importante. Y hay que pensar en las políticas para las personas, se habla continuamente de la despoblación, de la baja natalidad pero hay que dejar de hablar y hacer políticas que apoyen a la gente joven, que les motiven a tener un proyecto de vida  y quedarse en Asturias. Y aquí tenemos unos servicios públicos de calidad que hay que defender también pero hay que abordar políticas de fiscalidad que no sean un freno para el emprendimiento. La financiación autonómica para Asturias es clave y nosotros tenemos muy claro cuál es el marco para el conjunto del país, para defender la igualdad en el acceso a los servicios públicos en el conjunto de España; hay otros a los que se les llena la boca con esto pero luego admiten la financiación privilegiada del cupo vasco o hablan de bilateralidad con Cataluña y que hay que ofrecerle un trato privilegiado para solucionar el llamado problema catalán y nosotros lo que tenemos es un proyecto de país sólido, que es adecuado para una tierra como Asturias, que ha aportado mucho a España pero que también necesita un país y un estado fuerte.

-En el debate sobre la financiación, partidos y comunidades se han dividido sobre el principio de ordinalidad, un límite a la solidaridad territorial en función de la renta, ¿ustedes son partidarios de ese principio?

-No es que seamos partidarios o no, no es un asunto definitivo porque si la ordinalidad viene después de que se hayan tenido en cuenta las peculiaridades de cada uno de los territorios y qué condiciones existen en una región como Asturias para prestar los servicios públicos, hablando de despoblación, de medio rural, de envejecimiento, el problema no es la ordinalidad, lo que no podemos consentir es que haya una España que tenga una financiación privilegiada y que precisamente las comunidades más ricas con mayor capacidad de presión acaben recibiendo una relación bilateral privilegiada porque entonces será insostenible España y también los servicios públicos en Asturias. Asturias debe aspirar a que el modelo de financiación recoja nuestras especificidades, lo demás yo creo que son discusiones falsas, muy teóricas pero que nos despistan del objetivo principal.

- ¿Y qué plantean, una reforma constitucional para eliminar el sistema foral?

-No, calcularlo bien. El cupo está recogido en la Constitución y no vamos a cuestionarlo ahora, pero está mal calculado, lo han dicho todos los expertos, se ha hecho sin que el País Vasco contribuya al principio de solidaridad del conjunto de los territorios. No tiene sentido que la segunda comunidad autónoma en términos de PIB resulta que no contribuye a ese principio de solidaridad, hay que calcularlo bien. Hace meses en un medio nacional pude leer a Ángel de la Fuente decir que la cifra del cupo nadie sabía de dónde salía, que era arte de magia, que se había pactado esa cifra como se podría haber pactado otra pero no calculada en función de la capacidad económica del País Vasco, de los servicios que recibe del conjunto del Estado, no con criterios lógicos sino en función de un pacto político con unos parámetros que nadie explicaba. Y por eso instamos ya en diciembre en la Junta General que se presentara un recurso ante el Tribunal Constitucional.

-Cuando habla de sectores del pasado ¿estaba pensando en el carbón?

-No me refería sólo al carbón. Hay partidos que llevan presentando el mismo programa electoral desde hace 20 años y diciendo las mismas cosas que hace 20 años y están gobernando, ya sea en Asturias o ya sea en España; de la misma manera que llevan prometiendo fechas de inauguración de grandes infraestructuras que se cambian seis o siete veces y no pasa nada. Por eso digo que son como estatuas de sal que se quedan mirando atrás.

-Respecto a la Variante de Pajares ¿qué opinión le merece la solución planteada por Fomento para el tráfico de mercancías por un tercer hilo en uno de los túneles?

-No me satisface plenamente sobre todo porque hemos perdido más de un año con esta discusión. Nosotros nunca hemos impuesto una solución técnica, que esa no es tarea de los políticos y aquí algunos en sus programas electorales defienden hasta el detalles de decir cuántos milímetros debe haber entre dos raíles en un determinado recorrido, o dónde tiene que estar situado un determinado intercambiador, que se presentaron a las elecciones con esos aunque ahora digan que no plantearon una solución técnica concreta, eso a es tratarnos a todos como tontos. Y hemos perdido un tiempo precioso que Asturias no tiene, hemos vuelto a una situación parecida a la que había en agosto de 2016 cuando nosotros pactamos con Rajoy y lo hicimos con dos cosas: una fecha determinada, que era 2017, y un modelo para el uso de la Variante que era tráfico mixto de pasajeros y mercancías. Porque es un absoluto disparate gastarse 4.000 millones y que los trenes de mercancías siguiesen transitando por la antigua rampa de Pajares con todos los problemas de mantenimiento que tiene. Foro y Álvarez Cascos en concreto, aprovechó en un momento puntual su capacidad de influencia sobre el presupuesto para imponer una solución que era un disparate técnico y lo señalaron así todas las asociaciones profesionales y las entidades empresariales. Esto le dio la coartada al gobierno de Rajoy para olvidarse de la infraestructura y marear la perdiz durante un año y pico. Ahora lo que se pactó con nosotros se difiere a 2022 y sin embargo se vende como un gran avance. Es una infraestructura fundamental para Asturias, que nos conecta con el mundo, a nuestro tejido empresarial, al puerto de El Musel y lo importante es conectarnos con ese eje Atlántico que está potenciando la UE. Espero que sea ya la solución definitiva que no haya más vueltas atrás ni más caprichos de nadie. Está muy condicionado por el ciclo presupuestario que no sé cómo va a afrontar el PP y lo que no queremos es perder más tiempo sino exigir que se cumplan los compromisos.

-¿Le preocupa el anuncio de Iberdrola sobre el cierre de la térmica de Lada?

-Me preocupa ese anuncio, pero sobre todo me preocupa que a estas alturas ya en 2018 sigamos sin entender que estamos inmersos en un proceso de transición a otra economía, de transición energética muy importante y muy serio y que no se entienda. Hay que ir de frente y no seguir escondiendo la cabeza debajo del ala. Hay que buscar soluciones para esos puestos de trabajo pero decirle la verdad a la gente, en el térmica de Lada no se quema ni un solo gramo de carbón que salga de la minería asturiana. Evidentemente no se puede prescindir de las térmicas así de golpe, habrá que tener en cuenta los costes sociales, pero al futuro no se le puede volver la espalda como tanta veces ha hecho Asturias  sino afrontarlo de frente.

-Tuvieron buenos resultados en Cataluña, pero también es cierto que hay una tendencia a inflar las expectativas de sus partido en las encuestas.

-En 2015 éramos un partido de reciente constitución y no había referencias, podía haber una incertidumbre en las encuestas pero es que ya hemos pasado por dos elecciones legislativas, nos hemos consolidado en el peor de los escenarios por encima de los 3 millones de votos. Y el debate ahora mismo es sobre los que defienden un modelo de España o los que no tienen proyecto para España, el eje de la discusión política ha girado hacia el debate territorial, sobre España, qué es España y su futuro y todo el mundo reconoce que en este sentido hemos sido un partido muy claro, lo hemos explicado donde los demás son un mar de dudas y de ambigüedad, de proyectos de plurinacionalidades que no sabemos a dónde conducen. Y eso es básico, porque el proyecto de país es sobre lo que se construye todo. España es un estado social y así se reconoce en la Constitución pero para que ese estado social sea efectivo necesita tener una estructura territorial fuerte, capaz de garantizar la igualdad, y los ciudadanos se han dado cuenta. El debate político ha girado hacia eso y ahí somos el partido con mayor credibilidad. Y todos los demás son, o puro inmovilismo como un PP incapaz de afrontar los problemas, las reformas que se necesitan o un partido socialista que está absolutamente perdido, diciendo una cosa en un territorio y otra en otros. Esa es la gran cuestión del momento y donde los demás tienen pasado nosotros tenemos futuro.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

«La Asturias del talento no tiene el peso que debiera en la política»