Un troleo de antología saca los colores a los opositores a la cooficialidad

Pablo Batalla Cueto

ASTURIAS

Manifestación en defensa de la oficialidad de la llingua asturiana
Manifestación en defensa de la oficialidad de la llingua asturiana

Una supuesta «Plataforma Educación» revela la falsedad de sus argumentos en Twitter, de los que se han hecho eco varios medios y colectivos contrarios al uso oficial del asturiano

20 ene 2018 . Actualizado a las 15:58 h.

Algunos lo consideran ya el mayor troleo de lo que va de 2018, y es probable que lo sea. La víctima ha sido al menos triple: el digital OK Diario, dirigido por Eduardo Inda; el colectivo de agitación y propaganda Club de los Viernes, vinculado al partido ultraderechista Vox y que cuenta entre sus socios de honor a Daniel Lacalle y Hermann Tertsch, y la plataforma Cooficialidad No, ligada a él y que desde hace algunos meses caldea las redes con mensajes de trazo grueso en contra de la cooficialidad de la lengua asturiana (por ejemplo, la afirmación de que la cooficialidad contribuirá a hundir la economía asturiana hasta el punto de obligar a los asturianos a comer hierba, acompañada de la foto de un individuo de raza negra haciendo eso mismo).

Fueron sobre todo ellos quienes se hicieron indignadísimo eco de una denuncia que apareció en Twitter, formulada por una misteriosa Plataforma Educación de la que nada se sabía por lo demás: la de que en un instituto de Gijón, a los alumnos de 1º de la ESO de la asignatura de Cultura Asturiana se les había obligado a leer Faer Asturies: la política llingüística y la construcción frustrada del nacionalismu asturianu (1974-1999), un ensayo escrito por el historiador estadounidense Patrick W. Zimmerman (había sido su tesis doctoral) y publicado hace algunos años por la editorial en asturiano Trabe.

Algunos ojos sagaces detectaron ya en un principio algún motivo de sospecha, el principal de los cuales era que la asignatura de Cultura Asturiana no se imparte en la ESO, sino sólo en Primaria; pero la cosa llegó a motivar una inspección de la Consejería de Educación (que no llegó a ninguna conclusión) y encontró altavoz en el diario de Inda, donde el periodista Agustín de Grado publicó un artículo alusivo en el que comenzaba afirmando que «el nacionalismo asturiano cobra fuerza. Y lo hace mediante el adoctrinamiento de los menores» y continuaba exponiendo que el libro recogía afirmaciones como la de que Asturias era una nación diferente de España, caracterizada por su sustrato celta distintivo de la raigambre «mora» del resto del país, y blanqueaba la violencia de ETA considerándola debida a la «persistencia» en el País Vasco «de formas culturales ancestrales». Terminaba la pieza De Grado alertando de que «el libro llega en un momento en que cobra fuerza la presión impulsada por la izquierda política para imponer la co-oficialidad del bable, denunciada por gran parte de la sociedad asturiana como “excusa y herramienta” para introducir un proyecto político de separatismo idéntico al que ya está en marcha en otras regiones españolas como Cataluña, País Vasco, Baleares y Comunidad Valenciana».