Un troleo de antología saca los colores a los opositores a la cooficialidad

Una supuesta «Plataforma Educación» revela la falsedad de sus argumentos en Twitter, de los que se han hecho eco varios medios y colectivos contrarios al uso oficial del asturiano

Manifestación en defensa de la oficialidad de la llingua asturiana
Manifestación en defensa de la oficialidad de la llingua asturiana

Algunos lo consideran ya el mayor troleo de lo que va de 2018, y es probable que lo sea. La víctima ha sido al menos triple: el digital OK Diario, dirigido por Eduardo Inda; el colectivo de agitación y propaganda Club de los Viernes, vinculado al partido ultraderechista Vox y que cuenta entre sus socios de honor a Daniel Lacalle y Hermann Tertsch, y la plataforma Cooficialidad No, ligada a él y que desde hace algunos meses caldea las redes con mensajes de trazo grueso en contra de la cooficialidad de la lengua asturiana (por ejemplo, la afirmación de que la cooficialidad contribuirá a hundir la economía asturiana hasta el punto de obligar a los asturianos a comer hierba, acompañada de la foto de un individuo de raza negra haciendo eso mismo).

https://twitter.com/CooficialidadNo/status/927101559749664768

Fueron sobre todo ellos quienes se hicieron indignadísimo eco de una denuncia que apareció en Twitter, formulada por una misteriosa Plataforma Educación de la que nada se sabía por lo demás: la de que en un instituto de Gijón, a los alumnos de 1º de la ESO de la asignatura de Cultura Asturiana se les había obligado a leer Faer Asturies: la política llingüística y la construcción frustrada del nacionalismu asturianu (1974-1999), un ensayo escrito por el historiador estadounidense Patrick W. Zimmerman (había sido su tesis doctoral) y publicado hace algunos años por la editorial en asturiano Trabe.

Algunos ojos sagaces detectaron ya en un principio algún motivo de sospecha, el principal de los cuales era que la asignatura de Cultura Asturiana no se imparte en la ESO, sino sólo en Primaria; pero la cosa llegó a motivar una inspección de la Consejería de Educación (que no llegó a ninguna conclusión) y encontró altavoz en el diario de Inda, donde el periodista Agustín de Grado publicó un artículo alusivo en el que comenzaba afirmando que «el nacionalismo asturiano cobra fuerza. Y lo hace mediante el adoctrinamiento de los menores» y continuaba exponiendo que el libro recogía afirmaciones como la de que Asturias era una nación diferente de España, caracterizada por su sustrato celta distintivo de la raigambre «mora» del resto del país, y blanqueaba la violencia de ETA considerándola debida a la «persistencia» en el País Vasco «de formas culturales ancestrales». Terminaba la pieza De Grado alertando de que «el libro llega en un momento en que cobra fuerza la presión impulsada por la izquierda política para imponer la co-oficialidad del bable, denunciada por gran parte de la sociedad asturiana como “excusa y herramienta” para introducir un proyecto político de separatismo idéntico al que ya está en marcha en otras regiones españolas como Cataluña, País Vasco, Baleares y Comunidad Valenciana».

Hermann Tertsch también contribuyó a amplificar la denuncia: «¡Ya vale de ofensas! ¡Ya vale de atentados y de perseverar en lo peor!», clamaba en su cuenta de Twitter el 18 de enero.

Ese mismo día la plataforma Cooficialidad No publicaba otro en el que enlazaba la noticia de OK Diario y afirmaba que «la cooficialidad es la excusa, la batasunización es el objetivo».

Ya el día anterior, el Club de los Viernes había clamado, también vía Twitter, que «los políticos no respetan la educación de nuestros hijos! Los quieren manipular cuando todavía son niños para obtener en el futuro un ejército de borregos adoctrinados que no sepan decidir por sí mismos!».

El asunto también generó un artículo de La Gaceta, el periódico del Grupo Intereconomía («Mentiras en un libro para la ESO: “Asturias es una nación diferente a España”»), y fue comentada en el programa La tarde, de la Cadena Cope, y en Es la tarde de Dieter, de esRadio, la emisora de otro periodista ilustre de la derecha española: Federico Jiménez Losantos.

El eco de lo que así se desarrollaba no tardó en llegar, a través de las autopistas de la información, a San Francisco, ciudad en la que reside Zimmerman. El historiador comenzó por agradecer irónicamente al digital de Eduardo Inda por la publicidad para después dudar de la credibilidad de la noticia: «Tengo que decir que me parece poco probable que un niño de 1ª de ESO sería obligado leerlo. La brevidad [sic] nunca fue mi punto fuerte».

Después, ya más en serio, Zimmerman pasó a impugnar las afirmaciones que De Grado hacía en su artículo y sobre todo la de que en su libro se defendía o justificaba a ETA: la reflexión según la cual la violencia de ETA era comprensible en el marco cultural euskaldún era en realidad del antropólogo vasco Joseba Zulaika, que relacionaba los antiguos rituales de caza de la prehistoria vasca con la caza de guardias civiles por el nacionalismo radical; y en el libro, tan pronto como Zimmerman la citaba, pasaba a mostrarse en desacuerdo con ella. Que Asturias es una nación diferente de España, por lo demás, no lo afirma Zimmerman en absoluto: de hecho, a Asturias se la presenta en la introducción del libro como «una provincia del noroeste d’España con una historia, cultura, llingua (llamada asturianu o bable), y una base económica diferenciada del restu d’España», afirmación difícilmente cuestionable y que, excepción hecha de la lengua, valdría sin mayor problema para cualquiera de las regiones españolas.

Se desvela la broma

«Que la vida iba en serio uno lo empieza a comprender más tarde», escribió Gil de Biedma; y que este asunto de los niños adoctrinados por el asturtzalismo no iba en serio en absoluto, quienes lo creyeron y difundieron también lo comprendieron más tarde. El 19 de enero por la tarde, la cuenta Plataforma Educación se desenmascaró a sí misma en un largo hilo que mientras se escriben estas líneas va ya por los 1.961 retweets, entre ellos el del periodista Antonio Maestre y el del humorista Facu Díaz.

Así comenzaba el hilo: «No somos ninguna plataforma de padres. De hecho ni somos: soy. Hice esta cuenta de Twitter hace un par de años para reírme de los payasos del Club de los Viernes […] Llevo más de dos años utilizando esta cuenta para poner payasadas y ver cómo retrasados mentales como vosotros me las aplaudís cuando me aburro. Aprovechando el tema de la oficialidá llevo más de dos meses poniendo barbaridades y payasadas a cuál mayor a ver hasta dónde tragabais, pensando que llegaría el día que vieseis que me río de vosotros, pero no, sois bastante más mongolos de lo que me pensaba en un principio. Que ya es decir».

Continuaba el anónimo detentador de la cuenta enlazando algunos de los troleos que había conseguido hacer creíbles a los tuiteros antibablistas: desde comparaciones de la oficialidad con los decapitamientos del Dáesh o el Holocausto judío hasta un tuit en el que de una foto de un coche con la luna trasera rota se explicaba que era el de un compañero de la plataforma y que había sido atacado por «nazibablistas». La foto, como se explica en el hilo en el que se ha desvelado todo, había sido sacada en realidad de Google Imágenes.

Seguidamente, Plataforma Educación pasaba a explicar el affaire Zimmerman. «El tema está en que este miércoles, buscando un libro en la estantería [de la biblioteca], me encuentro con el famoso Faer Asturies, que ni es una guía para la creación de un futurible Estado asturiano ni el señor Zimmerman es el ideólogo del nacionalismo asturiano último, como ya leí a un tarado. Es simplemente la tesis doctoral de este señor sobre un movimiento político. No significa que él apoye dicho movimiento ni mucho menos que sea el ideólogo. Pero claro, explícale tú esto a este tropel…». El anónimo detentador de la cuenta Plataforma Educación se dijo entonces, cuenta: «“Bueno, pongo un tuit con cualquier parida y echo la tarde muy ricamente”. Con el apoyo y la difusión de la gandaya de Cooficialidad No y el Club de los Viernes ya contaba, con el retraso de mis followers también, y viendo la ofensiva de los últimos días de los medios contra la llingua no dejará de haber algún periodista que me publique la puta mierda ésta. Es más, puse que era en la asignatura de Cultura Asturiana, asignatura que ni siquiera existe en la ESO, para ver hasta dónde llegaba la profesionalidad de algunos no dignándose ni a comprobar si existe tal asignatura». Dicho y hecho: en OK Diario «no sólo se pasan el código deontológico por los cojones al no confirmar la noticia, sino que ponen todas las mamarrachadas que pongo yo como si las escribiese el propio Zimmerman».

El hilo continúa recogiendo capturas de pantalla de una conversación de WhatsApp que el orgulloso troll mantuvo con Javier Jové Sandoval, presidente del Club de los Viernes, del que se daba la circunstancia de que el viernes 19 iba a auspiciar en Oviedo una conferencia de la gallega Gloria Lago, líder de la organización hermana Galicia Bilingüe, que también se había hecho eco de la falsa denuncia de Plataforma Educación: «Esta es la manera de actuar del nacionalismo en toda España, antidemocrático en esencia, cuando no abiertamente criminal». En las capturas compartidas por Plataforma Educación, las respuestas de Jové están tachadas, seguramente para evitar incurrir en un delito de invasión de la intimidad, pero Plataforma Educación asegura que, tras comunicarle a Jové que la denuncia que había hecho era mentira («Nos lo inventamos todo. Los bablistas están en campaña por la oficialidad y nosotros no nos podemos quedar mirando. Hay que ir contra ellos con todo»), éste celebró la ocurrencia. De hecho, Cooficialidad No publicó después en Facebook, aun sabiendo ya que todo era un bulo, un post en el que se reafirmaba en la veracidad de la denuncia y respondía a las dudas sobre la misma explicando lo siguiente: «Algunos comentáis que tiene que ser mentira porque la asignatura de Cultura Asturiana no existe en la ESO. […] Es probable que se hayan equivocado y se refiriesen a Lengua Asturiana».

Envalentonado, Plataforma Educación pasó entonces a testar la credulidad de Jové proponiéndole que aparecieran por la charla de Gloria Lago «dos compañeros nuestros con pasamontañas y una bandera de Asturias gritando, insultando y tal» e incluso lanzarle una madreña a Gloria Lago: «Escucha, tú dile a Gloria que le van a tirar una madreña, que se tire para la derecha que va para el otro lado. Su derecha, ¿eh?, la suya, no vayamos a tener un disgusto». Efectivamente, Jové le cree, aunque rechaza, incómodo, la propuesta. Y ahí se acabó la broma, desvelada poco después. Plataforma Educación termina su hilo agradeciendo en perfecto asturiano a la Xunta Pola Oficialidá de la Llingua Asturiana y a la Academia de la Llingua «tol trabayu que faen, amás de tener qu’aguantar les mentires y bilordios d’esta xentecaya. L’asturianu y gallegu-asturianu, ¡llingües oficiales yá!».

El asunto está llamado a animar las redes durante varios días más. De momento, Cooficialidad No ya ha lanzado un primer intento de contraataque: clamar (con la profusión de mayúsculas que los expertos y parodistas de eso que se da en llamar cuñadismo señalan como uno de los rasgos distintivos de la cosa) que los asturianistas «ESTÁN DISPUESTOS A TODO para lograr la cooficialidad: MENTIR, MANIPULAR, lo que haga falta».

El espectáculo está servido.

Valora este artículo

66 votos
Comentarios

Un troleo de antología saca los colores a los opositores a la cooficialidad