La plataforma contra la oficialidad se une a HazteOír para recoger firmas contra el asturiano

F. Sotomonte REDACCION

ASTURIAS

Hazte Oír

Adrián Barbón acusa al PP de promover el debate sobre la llingua para eludir los asuntos sociales

14 feb 2018 . Actualizado a las 18:18 h.

Una Asturias en la que sus habitantes «sólo podrán usar el bable», abrasada por mastodóndicas imposiciones de impuestos y además huerto en el que se ha plantado la «semilla del odio». Así describen las consecuencias de que se llegue a aprobar la oficialidad de la lengua asturiana los promotores de la Plataforma contra la Oficialidad, un grupo ligado estrechamente al lobby El Club de los Viernes. Las conexiones de este colectivo con grupos de la extrema derecha se han extendido después de presentar 11.000 firmas contra la oficialidad que ha sido recabadas a través de la plataforma digital Citizengo, que fue fundada por el grupo HazteOír, el mismo que adquirió notoriedad por recorrer varias ciudades de España con un autobús que difundía mensajes de odio hacia los niños transexuales. Esa misma plataforma promueve peticiones en oposición al matrimonio homosexual, al aborto y la eutanasia en un ámbito internacional.

La Plataforma asegura que trabaja para evitar que la cooficialidad se implante «en contra la voluntad de una importantísima mayoría de asturianos» y considera que sería «negativa» para la sociedad asturiana. A su juicio, esta medida acabaría con la libertad lingüística, porque «el bable pasaría de voluntario a obligatorio»; mataría los distintos dialectos; crearía barreras y divisiones en la sociedad y generaría un aumento del gasto público y de los impuestos.

La Plataforma considera que la cooficialidad es negativa para el futuro laboral de próximas generaciones, que «sólo podrán usar el bable» en Asturias; supondrá un deterioro de los servicios públicos, porque primaría como mérito el conocimiento de la Llingua y no las funciones, y es mala para la economía, contraria a las esencias de la asturianía y «semilla del odio».