Si nosotras paramos, Asturias se colapsa

Las mujeres todavían no representan el 50% de los contratos pero copan sectores como la educación, la sanidad o el sector servicios. La dirección de empresa y la política son retos pendientes

Huelga feminista del 8 de marzo
Huelga feminista del 8 de marzo

Redacción

¿Qué pasaría en Asturias, si un día todas las asturianas secundaran una huelga general feminista? La respuesta es sencilla: el Principado se colapsaría. No representan el 50% de los trabajadores pero copan sectores básicos para el funcionamiento de la sociedad, como la educación, la sanidad o los servicios. Así que si este 8 de marzo la convocatoria de paro es un éxito, los colegios tendrán que cerrar, los centros de salud de atención primaria quedarán bajo mínimos, los supermercados apenas dispondrán de personal para levantar la verja, las ventanillas públicas permanecerán cerradas y será casi imposible poder hacer compras. Se trata de cerrar museos, detener investigaciones científicas, incluso sustituir a regidores al frente de los ayuntamientos. No es una visión apocalíptica. Más bien, es un sueño de miles de activistas. 

Este 8 de marzo tiene lugar la primera huelga legal en España para reivindicar los derechos de las mujeres. Esta medida de presión se viene fraguando desde la primavera de 2017, cuando se produjeron movilizaciones en más de 170 países. La idea nació en Argentina, con el eslogan Vivas nos queremos, contra la violencia de género. En este caso el objetivo es mucho más ambicioso. En el Día Internacional de la Mujer se reivindicará la igualdad real, efectiva, de oportunidades y derechos entre los hombres y las mujeres. La convocatoria está coordinada por la Comisión 8M, a la que se han ido sumando decenas de colectivos del movimiento feminista español y asturiano. A su sombra se han resguardado sindicatos y partidos políticos que ven la necesidad de dar un paso al frente. Solo el PP se ha posicionado claramente en contra. En Asturias, a través de una mujer. La presidenta en el Principado, Mercedes Fernández, ha recordado que el suyo no es un partido que esté a favor de huelgas.

La petición formal la ha tramitado el sindicato CGT y su propuesta no ha sido impugnada por el Ministerio de Empleo, así que tiene validez. Otros colectivos como CCOO y UGT proponen paros parciales, por la mañana y por la tarde. La convocatoria está hecha para todos los trabajadores, sin distinción de género. La idea es poner de manifiesto que sin el trabajo femenino, remunerado o no, el mundo se para. Por eso su eslogan es Si nosotras paramos, se para el mundo.  

Asturias se detiene

Asturias cuenta con un total de 388.400 trabajadores, de los que 187.200 son mujeres. Es decir, representan el 48,1% del total, según los datos de la Encuesta de Población Activa del cuarto trimestre de 2017. Esa proporción no es, ni mucho menos, estable en función de los sectores de actividad. Así, la propia EPA reconoce que de los 14.500 directores y gerentes ocupados en el Principado solo 5.300 son mujeres. Es decir, que no llegan ni al 37%. La presencia femenina también es muy residual en áreas del sector primario, como la agricultura, la ganadería, la pesca o el sector forestal. Tampoco tienen apenas presencia entre los artesanos, las industrias manufactureras, entre los técnicos de apoyo en la industria o en el montaje. De los 2.000 militares contabilizados en la región, ninguno es mujer. Sin embargo, copan áreas de actividad fundamentales. Doblan a los varones en tareas contables, de administración y oficina, así como en restauración, ventas o en profesiones consideradas científicas e intelectuales. De los 69.400 empleos que en este último terreno la EPA contabiliza en Asturias, más de 39.200 corresponden a mujeres, casi el 57%.

Sanidad, educación y judicatura

Pero bajando al terreno de lo práctico, ¿qué pararía en Asturias si las mujeres secundan de manera masiva la huelga general? El Servicio de Salud del Principado (Sespa) tendría serias dificultades para abrir los centros de salud. La Atención Primaria quedaría paralizada. Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad en su página web, de los 666 médicos de Familia que trabajan en Asturias, el 58% son mujeres. También representan el 68% de los 126 pediatras de la red pública, el 82% de los 684 enfermeros y el 83% de los 360 profesionales que componen el personal no sanitario. 

También sería difícil que la Consejería de Educación pudiera abrir los colegios e institutos. La tasa de maestras en Infantil y Primaria está por encima del 80%. En el tramo de edades comprendidas entre los 30 y los 39 años, llegan a representar el 82,1%. En Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional (FP) los números no son tan abrumadores, pero aún así la diferencia es abismal. Están por encima del 60%. Con unas plantillas tan feminizadas, los cargos de responsabilidad  también lo están. La memoria publicada esta misma semana por el ministerio indica que son el 94% de las directoras y el 100% de las responsables de secretaría en las escuelas de Infantil. Son el 60% de las directoras de Primaria y el 77% de las jefas de estudios. En los institutos las diferencias son menos llamativas. Ocupan el 48,6% de las direcciones, el 44,8% de los puestos de secretaría y el 58% de las jefaturas de estudios.

Sin mujeres, la educación en Asturias se paralizaría a todos los niveles, también en la universidad. Según la última matrícula de la Universidad de Oviedo, de los 18.201 estudiantes de grado, 9.870 son mujeres. De 1.844 que cursan un máster, 947 son mujeres, y de 1.486 que en el curso 2017-2018 están realizando un doctorado, 796 son mujeres. La cifra de investigadoras cada día es mayor, aunque ni son más que los investigadores ni están desarrollando sus carreras en igualdad con los hombres. De los 165 grupos de investigación que funcionan en la institución, únicamente 49 cuentan con mujeres como investigadoras principales: 10 en la rama de Ciencias, 9 en Ciencias de la Salud, 13 en grupos de Ciencias Sociales y Jurídicas, 13  en grupos de Artes y Humanidades, y 4 en grupos de Ingeniería y Arquitectura. Frente a 200 catedráticos, no hay ni 100 catedráticas.

El 8 de marzo tampoco los juzgados podrían funcionar con relativa normalidad si todas las mujeres pararan. La judicatura está sumida en un imparable proceso de feminización. Los últimos datos del Consejo General del Poder Judicial, que se corresponden con la plantilla del año 2016, demuestras que en el Principado había 75 jueces y magistradas de carrera frente a 76 jueces y magistrados de carrera. Pero esa paridad es una foto fija que no demuestra qué está pasando. La realidad es que en el tramo de más de 61 años, el 90% son varones. Pero entre los 31 y los 40 años, ellas ya representan el 71,4%. La antigüedad media de las mujeres es de 16,4 años y de los magistrados de 22,7. 

Política y empresa

El 8 de marzo, podrían hacer huelga 18 alcaldesas asturianas. Ese día los concejos de Gijón, Avilés, Castrillón Carreño, Ribadesella, Noreña, El Franco, Candamo, Belmonte de Miranda, Caravia, Ibias, Las Regueras, Muros de Nalón, Ponga, Riosa, San Tirso de Abres, Teverga y Villayón tendrían que buscar sustituto a su regidor. Gobiernan el concejo más populoso de Asturias, algunos de los más turísticos, zonas rurales, de montaña e industriales. Pero son pocas. Representan únicamente el 23% de los 78 municipios en los que se reparten las entidades locales del Principado. No ocupan ni la presidencia del Principado ni tampoco la de la Junta General, donde solo dos mujeres ocupan alguno de los cinco puestos de la mesa: María Josefa Miranda (PSOE) es vicepresidenta y Rosa Espiño, secretaria segunda.

La EPA deja claro que hay pocos cargos de responsabilidad ocupados por mujeres. Tampoco hay demasiadas empresas. Parece casi misión imposible contar una a una, entre todos los sectores de actividad. Pero hay algunos datos que se pueden adoptar como referencia. ¿Cuál es su peso dentro de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), cuya junta directiva se acaba de renovar? Belarmino Feito se ha rodeado de un equipo integrado por 17 personas. En ese consejo consultivo -formado por 18 colaboradores si se incluye al propio Feito- tan solo aparecen cuatro mujeres. La presencia es residual pero no parece tan negativa si se compara con el número de mujeres que presiden las asociaciones que forman FADE. Hay 16 presidentas de un total de 81 colectivos sectoriales.

No solo están llamadas a defender sus derechos las mujeres con un salario, las autónomas o las propietarias de una empresa. Esta movilización también apunta directamente a las amas de casa sin contrato, a las cuidadoras familiares de dependientes, a todas esas mujeres que realizan un trabajo imprescindible para que la sociedad se despierte cada mañana pero que nunca reciben ni reconocimiento ni retribuciones. Si ellas parasen, entonces el colapso del Principado sería total.

  

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

Si nosotras paramos, Asturias se colapsa