Asturias sigue aterida bajo un frío (siberiano) que pela

El frente que barre la península deja una de las madrugadas más frías del invierno, con -7,1º en Pajares y -1,8º en cotas costeras como Gijón


La ola de frío procedente de Siberia ha hecho bajar aún más los termómetros esta madrugada en Asturias. En una de las noches más frías de lo que va de este frío invierno, la Agencia Estatal de Meteorología ha registrado mínimas por debajo de los -7º en el puerto de Pajares, la más baja de las de las pasadas horas. En concreto, han sido 7,1 grados bajo cero en Pajares, seguidos de los -4,1º en Degaña, los -3,7º de Aller, un grado más en Pola de Somiedo y 2,2 bajo cero en Salas. Incluso en cotas costeras el frío y el hielo han mordido con fuerza, con mediciones como los 1,8 bajo cero registrados en el observatorio del campus de Gijón, cuyas afueras han amanecido fuertemente escarchadas. Oviedo ha rozado los -1º y Castropol ha llegado a los -11º bajo cero.

La Agencia Estatal de Meteorología prevé para febrero en Asturias predominio de cielos poco nubosos con intervalos de nubes altas durante la tarde. Aunque las temperaturas máximas podrían subir hoy un poco, más en la Cordillera, el frío seguirá en Asturias y algunas de las mínimas de hoy se registrarán a última hora del día. La alerta amarilla por bajas temperaturas se mantiene en la zona centro-oriental de la Cordillera y el interior del Oriente.

Riesgo notable de aludes

Por otra parte, la Aemet advierte que durante estos días el riesgo de aludes será en Picos de Europa a partir de 1.500 metros. Las nevadas de los últimos días han dejado unos 30 centímetros de nieve nueva que ha propiciado, junto con el viento fuerte de componentes norte y oeste, la formación de placas en orientaciones sur, sureste y este. El manto tiene espesores variables, con sobreacumulaciones en zonas altas y resguardadas y un manto más liviano en áreas expuestas. Por tanto, la estabilidad del manto depende en gran medida de la ubicación del mismo.

Para este viernes, día 23 de febrero, el peligro debido a la fusión comenzará a partir del mediodía, especialmente en solanas y cotas medias y bajas. Los desprendimientos más probables serán coladas y aludes pequeños pero en cotas altas la ruptura accidental de una placa, podrá desencadenar aludes de mayor tamaño. El sábado día 24 se mantiene la situación de nieve venteada y nieve húmeda y en cotas altas, mañana por encima de 1.500 metros y el domingo 25 por encima de los 2.000 metros, el peligro principal seguirán siendo las placas de viento a sotavento y en umbrías, cuya ruptura accidental podrá desencadenar aludes pequeños o medianos.

En estas condiciones, desde el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) se advierte que es especialmente peligroso realizar recorridos a pie por la alta montaña así como la práctica de deportes invernales como el esquí de travesía o la 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Asturias sigue aterida bajo un frío (siberiano) que pela