El asesino confeso de Paz Fernández ingresa en prisión

La jueza imputa de forma preliminar a Javier Ledo la comisión de un delito de homicidio o en su caso de asesinato con agravante de género

.La Guardia Civil ha registrado dos viviendas habituales del arrestado Julio Ledo
La Guardia Civil ha registrado dos viviendas habituales del arrestado Julio Ledo

Redacción

Prisión provisional, comunicada y sin fianza. Tal y como había solicitado la Fiscalía, la jueza titular de primera instancia de Luarca ha dictado la orden para Javier Ledo, autor confeso según fuentes de la Guardia Civil del asesinato de Paz Fernández Borrego, la gijonesa desaparecida en el mes de febrero y cuyo cuerpo fue hallado el pasado martes en el embalse de Arbón, en Navia. Tras seis horas de declaración, la magistrada le imputó de forma preliminar la comisión de un delito de homicidio o en su caso de asesinato con agravante de género, por lo que fue trasladado a la cárcel de Asturias.

Las casi 72 horas que Ledo pasó custodiado por los agentes fueron minando su moral y, finalmente, consiguieron desmontar su teoría y que confesase. A ello contribuyeron las muestras recogidas en las viviendas, que fueron enviadas a criminalística para ser analizadas. A primera hora del lunes, poco antes de que se agotase el plazo legal, fue puesto a disposición judicial. Allí llegó bajo fuertes medidas de seguridad y la Policía Local incluso acordonó la acera para evitar cualquier tipo de incidente. Pese a que ya había confesado, la Guardia Civil continuó buscando nuevas evidencias en el embalse de Arbón, aunque no se produjeron hallazgos.

La investigación se precipitó el pasado viernes, cuando la Guardia Civil detuvo a Ledo como principal sospechoso. La autopsia había confirmado que la víctima murió «de forma violenta» tras recibir varios golpes en la cabeza con un objeto romo y con signos de estrangulamiento. El coañes, de 43 años, se había auto exculpado ante los medios de comunicación e incluso había aportado conversaciones de Whastapp con la víctima para apuntalar su explicación. Sus argumentos no convencieron a los agentes.

El pasado fin de semana, la Guardia Civil estuvo recogiendo pruebas que contribuyesen a esclarecer los hechos. Para ello contó con el apoyo de perros adiestrados en la búsqueda y detección de restos biológicos. Junto a los agentes estuvo en todo momento Ledo, esposado y con rostro serio y confiado. La investigación se centró especialmente en los domicilios que frecuentaba el por entonces sospechoso y en la casa de sus padres. Una de estas viviendas está situada en la calle Hospital, a escasos metros de la pensión en la que tenía reservada la noche Paz Fernández.

Desde el momento de la desaparición, el foco se puso sobre Ledo, aunque él negó los hechos reiteradamente. Incluso el sábado, una vez detenido, aprovechó la presencia de los medios durante uno de los registros para proclamar su inocencia. A pesar de ello, y según señalan fuentes de la Guardia Civil, acabó confesando.

Sigue la búsqueda de Concepción Barbeira y Lorena Torre

Mientras se producía el ingreso en prisión de Javier Ledo, las asturianas Concepción Barbeira y Lorena Torre siguen en paradero desconocido desde hace más de una semana. Los agentes que se encargan de las investigaciones han negado en varias ocasiones que exista relación entre los tres casos.

Las incógnitas de las dos desapariciones y las verdades a medias del presunto asesino de Paz Fernández

Pilar Campo
Los casos que mantienen en vilo a Asturias La Guardia Civil recoge muestras en los domicilios de Javier Ledo. Los dispositivos de búsqueda de Concepción Barbeira y Lorena Torre se mantienen pese a la llegada de «Félix»

La Guardia Civil recoge muestras en los domicilios de Javier Ledo. Los dispositivos de búsqueda de Concepción Barbeira y Lorena Torre se mantienen pese a la llegada de «Félix»

Ni los rastreos con medios aéreos y marítimos a través de la costa, ni las intensas batidas a pie en las que participan más de 300 personas, entre profesionales y voluntarios, han propiciado hasta el momento la localización de Concepción Barbeira y Lorena Torre, desaparecidas a principios de este mes en Castrillón y Gijón, respectivamente, y cuyo paradero abre numerosas incógnitas a la investigación. Unos rastreos que está previsto que se reanuden hoy, si la borrasca «Félix» no lo impide.

Angustia, incertidumbre, esperanza y desesperación

Sus familiares se han incorporado desde el primer día a las tareas de búsqueda y esperan, con sentimientos encontrados, cualquier pista. Las sensaciones se mueven entre la angustia por la incertidumbre de qué ha podido pasarles, la esperanza de poder encontrarlas y la desesperación por la falta de resultados, pero el apoyo ciudadano y el amplio dispositivo que han movilizado los equipos de rescate les anima a seguir adelante. Entre tanto, los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado siguen trabajando, mientras todas las hipótesis continúan abiertas.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El asesino confeso de Paz Fernández ingresa en prisión