IU cuestiona los filtros del servicio público de empleo

La coalición pregunta por la verificación de las ofertas de trabajo tras denuncias de anuncios que no se correspondía con lo demandado

Oficina de empleo

Redaccion

Al drama del desempleo masivo provocado por la crisis se unió un aumento desesperante de la precariedad en las ofertas de trabajo, con datos que revelan mes a a mes que los contratos temporales superan el 90% de los puestos creados, siempre muy sometidos a los vaivenes de la estacionalidad y numerosos casos de fraude con la extensión de los denominados falsos autónomos. A la desesperanza de quienes acumulan meses o años en el paro se suma además que, en ocasiones, las ofertas a las que acuden no tienen ningún respaldo real. De la sospecha de que pudieran colarse casos de este tipo en el servicio público de empleo asturiano se hizo eco el diputado de IU Ovidio Zapico a través de una pregunta parlamentaria dirigida a la Consejería de Empleo en la que inquiría si «hay algún procedimiento que impida o penalice que se utilicen los instrumentos y plataformas públicas de difusión de oferta de empleo para publicitar en su caso ofertas falsas, fraudulentas o abusivas». En su respuesta, la Consejería señala que  las ofertas del servicio público de empleo «son reales, presentadas por empresas reales y que recogen las condiciones de la oferta que manifiesta el empleador», además de recalcar que que cuando se recibe una, un técnico «revisa el contenido de la misma, contacta con la empresa para completar la información si es necesario y procede a su difusión».

¿De dónde proviene esta sospecha? La denuncia parte de un ciudadano, E.L., que después de revisar distintas ofertas en la web de la administración envió su currículum a una demanda de puesto de administrativo y por el que recibió una contestación positiva y se le invitó a participar en una charla que tuvo lugar en el Auditorio de Oviedo. Allí, E.L. se encontró con algo muy distinto a sus expectativas. «Te encuentras con que te empiezan a dar una charla estrambótica porque lo que estaban ofreciendo era una especie de autoempleo en el que había unos locales en alquiler y que a estos se accede a través de unos microcréditos» que el empleador se ofrecía a mediar para obtener en los casos de «quien no tuviera para el desembolso inicial». A su juicio «estaba buscando a gente necesitada para embaucarles. Lo escándaloso es que el servicio público de empleo no tenga ningún filtro». 

Meses después, a la primera oferta acudió tiempo atrás y a la segunda a comienzos de este 2018, se topó de nuevo con la misma demanda, de comercial de alimentación, esta vez en Avilés y «salí a los dos minutos porque reconocí la charla en cuanto empezó a hablar».

Puestos en contacto con el responsable de la empresa, José Luis Martínez Zapico, señaló que en ningún caso desde la gestoría que dirige se había ofertado un puesto de comercial de alimentación. «¿De alimentación? Lo dudo, a lo mejor lo puso algún cliente nuestro pero nosotros no», señaló. Ante la insistencia en que consta esta oferta con la denominación exacta de comercial de alimentación, recalcó que «pues lo pondrían mal o lo que fuese». En una segunda llamada señaló que en el mismo centro de Avilés sí habían tratado una oferta de «comercial de automoción».

En todo caso, Martínez Zapico, sí reconoció que entre las diversas actividades en las que participa se encuentra una labor de intermediación para participar en un «fondo de comercio» pero que está dirigido «a gente que sea emprendedora y quiera hacerlo, pero lo hacen ellos como empresa». , nada de microcréditos de eso no hablamos nada de nada. El empresario señaló que a lo largo de su trayectoria «viajé mucho a America y la costa occidental africana y ahí tenemos un nicho de mercado», en el que asegura que ofrece su mediación «para alguien que sea emprendedor, que quiera montar su propia empresa y ahí le ponemos todo tipo de facilidades». 

Martínez Zapico aparece en diversos registros como partícipe en 8 empresas, 6 activas y 2 inactivas; en sectores variados desde la asesoría a a la compravente de material automovilístico de segunda mano. También como presidente de la Fundación Hispano Africana Tres Continentes. Esta institución fue objeto de polémica en el año 2002 después de que el Ayuntamiento de Corvera le cediera los locales de varias antiguas escuelas a través de un convenio para establecer allí el domicilio social de una empresa que mantendría relaciones con países de África. Años después el consistorio declaró nula la cesión y se la reclamó (con éxito) en los tribunales. Desde el ayuntamiento se indicó que la asociación no constaba en los registros de fundaciones del Ministerio de Cultura ni tampoco del Ministerio de Educación y Ciencia.

Martínez Zapico insistió en que «todo tiene escritos y documentos, yo no hablo por hablar» y que su «fondo de comercio» representa «un conocimiento muy amplio de lo que es la costa desde Senegal a Angola. Son países todos emergentes que tienen petróleo y gas y muchos recursos naturales». 

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

IU cuestiona los filtros del servicio público de empleo