La anulación de 25 puestos en la Sindicatura desata una tormenta política

PP, Ciudadanos y Foro exigen la dimisión de Avelino Viejo mientras que el responsable defiende la validez de los nombramientos pese a una sentencia adversa del TSJA

Avelino Viejo
Avelino Viejo

Redaccion

La Sección de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha anulado 25 de los 39 puestos de la Sindicatura de Cuentas al entender que en 24 casos no se justificaba la contratación directa. El TSJA estima parcialmente el recurso interpuesto el sindicato USIPA contra la decisión de la Sindicatura de Cuentas de contratar al director de fiscalización mediante el sistema de libre designación y a 24 empleados por concurso específico y no de méritos, como debe ser habitual.

Ante esta situación, PP, Foro y Ciudadanos han pedido la dimisión del Síndico Mayor, Avelino Viejo, porque, según el diputado de Ciudadanos Armando Fernández Bartolomé, un órgano de este tipo «debe ser ejemplar y no tener sombras de ningún tipo». Por su parte, Viejo ha insistido en que todas las plazas se han cubierto con los procedimientos previstos legalmente y son perfectamente válidos. «Lo único que hace la sentencia del TSJA es remitirnos a la forma de concurso general, no al concurso de modalidad específica; pero la relación de puestos de trabajo queda validada, al igual que la de puestos directivos», han respondido desde la Sindicatura.

«A dedo puro y duro»

El portavoz adjunto del PP en la Junta General, Luis Venta, ha considerado que el Síndico Mayor debería pedir perdón a los ciudadanos y marcharse por llevar a cabo «prácticas muy oscuras» y ha avanzado que los populares pedirán su comparecencia en sede parlamentaria para que dé explicaciones.

Venta ha señalado que, en 2014, el PP ya pidió su dimisión, porque «estaba preparando el terreno para lo que está ocurriendo ahora», que es la contratación «a dedo puro y duro» de personas que, seguramente, hacen los informes «lo más favorables posible el Síndico Mayor».

Por su parte, la portavoz de Foro, Cristina Coto, ha considerado que en este momento «la única salida proporcional» a los hechos es la dimisión del Síndico Mayor, porque este organismo «debe ser ejemplar» y «en modo alguno puede ser el chiringuito de la contratación a dedo de Avelino Viejo».

Podemos, por su parte, no pide la dimisión de Viejo, pero sí que arregle «inmediatamente» la situación de sus trabajadores, ya que el TSJA ha dicho que tiene a la «mayoría de su plantilla sostenida con diversas artimañas» y nombrada «a dedo».

Además, ha defendido que los órganos de fiscalización tienen que tener «una independencia real, no ficticia» y el Síndico Mayor fue alto cargo del PSOE y militante socialista.

Además, el portavoz de IU en la Junta, Gaspar Llamazares, ha considerado que se trata de una sentencia «previsible», por lo que ha pedido que no sea recurrida y que se convoque las plazas de acuerdo a la normativa.

A su juicio, la Sindicatura tiene que dar ejemplo de que sus trabajadores y sus procesos son legales «sin ningún tipo de dudas».

El que ha considerado «excesivo» pedir la dimisión del Síndico ha sido el portavoz socialista en la Cámara autonómica, Marcelino Marcos, quien ha defendido que pese a la sentencia del TSJA «no cabe cuestionar para nada la labor realizada por la Sindicatura de Cuentas». A su juicio, el riesgo que se corre es si por parte de algunas formaciones políticas se quiere cuestionar la labor de la Sindicatura, algo que «sería un grave error».

«Sólo nos remite al concurso general»

La Sindicatura de Cuentas ha negado este jueves que una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias suponga la anulación de puestos de trabajo del órgano fiscalizador asturiano. Más al contrario, fuentes del órgano fiscalizador han asegurado a Europa Press que todas las plazas se han cubierto con los procedimientos previstos legalmente y son perfectamente válidos. Así, desde la Sindicatura han aducido que lo que la resolución judicial anula no son los puestos de trabajo, sino un acuerdo relativo a la forma de provisión, al estimar parcialmente un recurso del sindicato Usipa contra los concursos con una parte específica.

Existe un mes de plazo para recurrir el fallo, aunque las citadas fuentes no han precisado si lo harán. «Lo tiene que analizar la Secretaría General», han indicado.

En cualquier caso, el órgano fiscalizador asturiano tiene claro que su procedimiento de selección fue riguroso, legal y tenía como objetivo buscar el mejor perfil para el cargo. Niegan categóricamente que se trate de puestos adjudicados a dedo.

En este sentido, han argumentado que la actual normativa permite dos sistemas de contratación para un organismo como la Sindicatura. Uno es el de la libre designación, y el otro es el concurso.

Por medio del concurso público se suele evaluar una serie de méritos con una plantilla objetiva. «Pero dentro del concurso, la ley permite que se introduzcan pruebas específicas, como es el caso», han explicado desde la Sindicatura. Así, en los casos afectados se añadió una entrevista y la elaboración de una memoria.

La justificación es el perfil profesional de los auditores, que está «perfectamente regulada» y que tiene un perfil específico. «Con el concurso a secas podría venir alguien con un currículum impecable, pero que luego le preguntes algo de auditoría y que no sepa contestar, porque no se haya actualizado o por cualquier otra razón», han argumentado.

Añaden desde el órgano fiscalizador asturiano que la parte específica del concurso tenía un peso que no superaba el 30 por ciento de todo el proceso, a la hora de puntuar. No obstante, han explicado que si los jueces deciden anular ese sistema de contratación, no existiría ningún problema para quitar la parte específica en futuros concursos de próximas convocatorias.

«Lo único que hace la sentencia del TSJA es remitirnos a la forma de concurso general, no al concurso de modalidad específica; pero la relación de puestos de trabajo queda validada, al igual que la de puestos directivos», concluyen desde la Sindicatura.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La anulación de 25 puestos en la Sindicatura desata una tormenta política