Médicas que trabajan en centro de salud: el perfil de los agredidos en sanidad

Los agresores son también mujeres pacientes. La cifra de denuncias se mantiene estable en Asturias en los últimos años

Campaña contra la agresión a médicos y profesionales sanitarios
Campaña contra la agresión a médicos y profesionales sanitarios

Redacción

Mujeres, especialistas en Medicina Familiar que trabajan en la sanidad pública, en centro de salud de Atención Primaria, con edades comprendidas entre los 45 y los 56 años, que sufren amenazas físicas o verbales. Ese es el perfil de los médicos asturianos que sufren agresiones durante el ejercicio de su profesión. Un total de 13 médicos asturianos sufrieron alguna agresión durante 2017. La mayoría procedieron de pacientes, aunque hubo alguna también de familiares, y son mujeres. Casi la mitad profieren amenazas contra el facultativo, pero algunos pasan a las manos y amenazan físicamente o incluso les golpean. Así consta en la memoria presentada por el Colegio de Médicos de Asturias coincidiendo con la celebración del día contra las agresiones a sanitarios. No son el único organismo que aprovecha esta fecha para explicar cuál es la situación y para reclamar medidas contundentes de prevención. Sindicatos como el Simpa se han sumado a la campaña. El mensaje es claro: «Tolerancia cero con las agresiones».

La organización médica colegial considera que esta fecha, el 15 de marzo, es clave para tratar de sensibilizar a las administraciones sanitarias públicas, a los propios profesionales y a los ciudadanos «del grave problema que significan las agresiones porque afecta de forma sustancial a la actividad sanitaria y, por tanto, a la propia sanidad, que es uno de los pilares básicos de nuestra sociedad del bienestar». El presidente, Alejandro Braña, recuerda que «es necesario resolver de manera efectiva este riesgo, que no solo es intolerable desde el punto de vista personal, sino que produce una fractura radical de la relación médico-paciente, deteriorándose muchas veces de manera irreversible».

El único dato positivo que se puede extraer de la estadística es que las cifras de agresiones a médicos en el Principado permanecen estables, en una horquilla entre 10 y 14 anuales, desde que el Observatorio nacional de Agresiones a Médicos comenzó a publicar sus datos hace siete años. Las 13 denuncias de 2017 suponen un ligero repunte sobre 2016, cuando había descendido a once. El mínimo fue, sin embargo, en 2014, con 10. Este incremento de casos en el Principado también se ve reflejado en España, donde la cifra total rebasó los 500 casos.

La estadística permite ver cómo han sido esas denuncias en Asturias. El 69% de las agresiones a médicos asturianos en 2017 fueron a mujeres. Por grupos de edad, un 54% de las sufrieron profesionales con edades comprendidas entre los 56 y 65 años y el 38% entre 46 y 55 años. Todas las denuncias parten de médicos que trabajan en la pública. La Atención Primaria copa el mayor porcentaje (46%), seguida de las Urgencias hospitalarias (15%) y del hospital (8%). Las agresiones se produjeron en forma de amenazas copan casi la mitad de los casos (46%). El resto fueron insultos (37%) y los más graves: lesiones (17%). Las causas de la agresión suelen deberse a una mezcla de razones y no a un único motivo (31%). Pero cuando se trata de ver un desencadenante, las discrepancias con la atención médica fueron el 27% y los informes que no cuadran con las exigencias de los pacientes ascienden al 12%. 

  

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Médicas que trabajan en centro de salud: el perfil de los agredidos en sanidad