Diez planes para escapar de la lluvia en Semana Santa

Asturias ofrece una gran cantidad de alternativas culturales que permiten resguardarse del mal tiempo: desde visitas a museos hasta actividades gastronómicas


Redacción

La primavera ha llegado a Asturias a base de lluvia, viento e intensas nevadas. Y promete seguir así, al menos, hasta después de Semana Santa. A pesar de que parece que el temporal ha amainado, será imprescindible salir a la calle paraguas en mano, porque el orbayu nos acompañará durante estos días a lo largo de toda la región. Pero que el mal tiempo no haga cundir el pánico, porque la oferta cultural asturiana es extensa y está preparada para cualquier imprevisto climatológico. Si la lluvia insiste en quedarse, estas son algunas de las alternativas para disfrutar de la Semana Santa bajo techo:

1. Semana Santa en el parque de la prehistoria

El Parque de la Prehistoria de Teverga celebra la Semana Santa ofreciendo recorridos guiados a la Cueva de cuevas. Pero eso no es todo, también se puede acceder de forma libre a la Galería a los cercados de animales en los que viven algunas de las especies como el bisonte europeo. Además, se realizarán talleres con los que disfrutar en familia y conocer cómo era la vida en la Prehistoria.

2. Dinosaurios que dejan huella

A partir del 29 marzo el Museo del Jurásico de Asturias (Colunga) acoge el taller infantil Dinosaurios que dejan huella, donde niños de 4 a 11 años aprenderán muchas curiosidades sobre el fascinante mundo de los dinosaurios recreando una huella en un molde de arcilla y sacando su impresión en yeso para que se la puedan llevar a casa. El taller tendrá una duración de aproximadamente 45 minutos y se impartirá a las 11:30, 12:30, 16:30 y 17:30. El precio de acceso al taller es de tres euros.

3. El Sidracrucis

La procesión sidrera de Gijón celebra su 14º edición el viernes 30 de marzo. A las 12 del mediodía tendrá lugar el pistoletazo de salida de este recorrido que evoca la tradición de las espichas de Semana Santa en la que los llagares se visten para probar la nueva sidra. Un autocar recorrerá los llagares acompañado de gaita y tambor. De sidrería en sidrería y de llagar en llagar, este peregrinaje será toda una muestra de devoción de sus participantes por la tradición gastronómica asturiana. Diez horas en las que Gijón será la protagonista de los devotos. Entre las sidrerías participantes están Montera Picona, Cabañaquinta, Casa Julio, La Tonada, La Pámpana, La Mata, La Canasta, Bambú y Nueva Uría, por la mañana, y los llagares El Duque, Cabueñes y Bernueces, donde tendrá lugar la espicha final por la tarde. El precio será de 65 euros por persona. El número de plazas es limitado.

4. Centro Niemeyer: fotografía y dibujo

El Centro Niemeyer de Avilés, lugar de acogida de todas las artes y las manifestaciones culturales, alberga hasta el 8 de abril dos exposiciones sobre dos géneros artísticos: la fotografía y el dibujo. Por un lado, la exposición dedicada a Francis Bacon. La cuestión del dibujo confronta el mito mantenido durante años de que Bacon no dibujaba, y así lo afirmó él mismo en varias ocasiones. Un total de 73 obras de las cuales 15 se exponen por primera vez en España. Por otro lado, Begoña Zubero presenta Gente del Po, una oda al paisaje que rodea este río y que se alza como objeto de estudio para la fotógrafa. El precio de la entrada es de tres euros. 

5. Taller de creación histórica

El Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo, en Ribadesella, inicia el 29 de marzo a las 13:00 y 16:30 horas un taller dirigido a los más pequeños: Long Time Ago. Allí podrán crear una cabaña prehistórica a pequeña escala y descubrir algunas de las curiosidades de la época, como por ejemplo que los hombres y mujeres de la Prehistoria no solo vivían en cuevas, sino también en campamentos al aire libre. El precio del taller es de tres euros.

6. Campamento altomedieval

El Centro del Prerrománico Asturiano (Oviedo) acoge durante los días 30 y 31 de marzo un campamento ambientado en la época altomedieval donde se muestran algunos aspectos de la vida civil y militar. Exhibiciones de combate, talleres de arquería para niños y exhibiciones sobre la evolución del vestuario, la alimentación o fabricación de arcos y flechas son algunas de las actividades ofrecidas para todos los públicos.

7. Visita al museo arqueológico en asturiano

El Museo Arqueológico de Asturias organiza visitas guiadas en llingua asturiana el último sábado de cada mes con el objetivo de acercar a los visitantes el mundo del arte y la historia de Asturias mediante la lengua tradicional. Para acudir al museo de esta manera es importante reservar llamando al teléfono 985 106 741 o en el mail splnormalizacion@asturias.org

8. Visita a la Basílica de Covadonga

Una de las joyas de Asturias es, sin duda, Covadonga y su Basílica de Santa María la Real, en Cangas de Onís. Este lugar santo es parada obligatoria para cualquier foriato. Llueva o no llueva, la visita a la cueva no dejará indiferente a nadie. Pero si el mal tiempo anula las ganas de visitar un lugar como este, el Museo Arqueológico de Asturias ofrece una alternativa. Coincidiendo con el triple centenario, el museo acoge la exposición Covadonga y la fotografía, formada por más de doscientas fotografías, pertenecientes a la colección de Museo del Pueblo de Asturias, que muestran la evolución del Santuario desde 1863 a mediados del siglo XX.

 9. La primera sidra del año, en Gijón

El Museo del Pueblo de Asturias acoge, del 29 de marzo al 1 de abril IX primer Sidre l'añu. Una fiesta tradicional en la que participan más de 70 llagares ofreciendo la primera sidra de este año. Además no faltará música tradicional, canción asturiana, talleres, exposiciones, juegos y deportes tradicionales.

10. Turismo bajo tierra

Asturias cuenta con más de 20 municipios vinculados a la minería y, en la actualidad, son varios los museos dedicados al oficio. Incluso es posible visitar las entrañas de las propias minas. Si llueve en el exterior, qué mejor que atecharse bajo tierra.

El Museo de la Minería, situado en El Entrego, exhibe los efectos de la Revolución Industrial y los avances tecnológicos derivados de la minería a través de diferentes exposiciones, maquinaria y un simulacro de mina subterránea. La casa de baños o la enfermería son otros lugares típicos que se pueden visitar dentro del museo.

El Ecomuseo del Samuño ofrece un trayecto de dos kilómetros en un auténtico tren minero que recorre la ruta que transportaba el carbón desde las minas del Valle Samuño hasta el Valle del Nalón. Además, se podrá visitar el Pozo San Luis de La Nueva, donde se encuentran la casa de máquinas, el castillete (conservado en su arquitectura original), el taller y otros espacios del trabajo minero.

La Mina de Arnao conforma la explotación de carbón mineral más antigua de la Península Ibérica, el pozo vertical más antiguo de Asturias y la única mina submarina de Europa. El museo permite conocer las galerías originales de la Mina, pertenecientes al siglo XIX.

Por último, el Pozo de Sotón ofrece una visita en primera persona a las entrañas de la tierra. Los visitantes tienen la oportunidad de sentirse mineros por un día, equipándose por completo. Las paradas serán las plantas 8ª, 9ª y 10ª que se sitúan a una profundidad respecto a la superficie del terreno de entre 386 y 556m. aproximadamente.

Valora este artículo

9 votos
Comentarios

Diez planes para escapar de la lluvia en Semana Santa