Redaccion

En la toma de posesión del nuevo delegado del Gobierno en Asturias, Mariano Marín, se contaban las presencias habituales --estaban la autoridades militares y policiales, además de representantes de los partidos, del Gobierno asturiano, la patronal y el arzobispo de Oviedo-- pero también una ausencia. No acudió al acto el delegado saliente, el exalcalde Oviedo, Gabino de Lorenzo que presentó su dimisión antes de la Semana Santa. No había muchos precedentes en el protocolo sobre la participación del anterior delegado en el nombramiento del nuevo porque normalmente se se nombran los cargos al principio de la legislatura y en esta ocasión llegó casi al final por una dimisión por jubilación.

No estaba Gabino de Lorenzo, pero sí, entre otros, el secretario general de la FSA, Adrián Barbón, acompañado de su secretaria de Organización, Gimena Llamedo y que se presentaron a la vicepresidenta al término del acto. También acudieron el presidente de la Junta General, Pedro Sanjurjo, el presidente asturiano Javier Fernández, y el senador socialista Vicente Álvarez Areces. A la entrada en el acto, Soraya Sáenz de Santamaría llegó acompañada de la presidenta del PP asturiano Mercedes Fernández, pero su primer saludo en la sala fue para el senador popular Ovidio Sánchez. 

Al acto acudieron también el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, la presidenta de Foro, Cristina Coto, y el consejero de presidencia y portavoz del Ejecutivo asturiano, Guillermo Martínez, entre otro. 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Gabino de Lorenzo no acudió al acto en la Delegación del Gobierno